Hablan familias afectadas. “Esta otra pandemia cambió por completo nuestro estilo de vida”

Written by Germán Acero

5 de enero de 2022

Muchas familias de Miami tuvieron, de la noche a la mañana, que cambiar su estilo de vida debido a la aparición de la nueva variante del coronavirus, denominada Ómicron, ya que antes habían tenido que lidiar con el COVID-19 y Delta, las cuales les han causado estragos en su entorno personal de salud.

La situación ha sido tan calamitosa que incluso los niños han tenido que adaptarse a un nuevo estilo de vida tanto en sus casas como en las escuelas durante el día y durante la noche.

Además, el uso del tapabocas también se convirtió en una nueva prenda de uso obligatorio para enfrentar las epidemias que comenzaron a causar estragos entre los núcleos familiares, ya que muchos de sus miembros, resultaron contagiados y tuvieron que someterse entonces a rígidas cuarentenas.

REUNIONES

FAMILIARES

Lo que más afectó  esta situación, a la larga, fueron las reuniones familiares, donde se hacían visitas los fines de semana, ya fuera para ir a un mall de compras o pasar un buen fin de semana metidos en la piscina o preparando un asado en la parrilla.

Poco a poco se fueron acabando esta clase de costumbres sociales, además, de la celebración de las fiestas de cumpleaños, en las cuales se reunían las familias ya fuera para hablar en una larga y animada tertulia o departir con sus seres queridos, que muchas veces venían de otros estados del país.

Pero lo peor vino desde dos años para atrás cuando comenzaron a hacer las primeras apariciones de los síntomas del COVID-19 porque muchas familias, en carne propia, sufrieron entonces la muerte de alguno ser querido lo cual convirtió todo esto en una verdadera tragedia de salud personal.

“La vida comenzó a acabarse porque los virus comenzaron a golpear a nuestras familias y, ahora, con la aparición de la ómicron, la cosa empeoró porque cuando alguien siente cualquier síntoma en sus vías respiratoria, entonces, lo asimila inmediatamente con un contagio de ese virus”, dijo Mauricio Arias.

“Todo es más difícil este año porque, prácticamente, se acabaron las reuniones en familia para celebrar la Navidad y el Año Nuevo. Nos tocó adaptarnos a pasarnos la vida en reuniones de menos de cinco personas”, insistió Tatiana Sánchez.

“Y, lo peor, que ahora para asistir a cualquiera de esas reuniones, la mayor recomendación es hacerse una prueba de contagio, para evitar mayores males entre las familias que viven en suspenso y aterradas por tantos contagios”, expresó Gladys Pulido.

“Para algunas familias esta situación los tiene al borde del caos porque, irónicamente, en la mayoría de estos núcleos hay personas de la tercera edad, las cuales son las más propensas a contagiarse por el virus”, insistió José Manuel Jr.

“Las conversaciones de hoy en día giran solo alrededor de este problema de salud ya que, a cada rato, entre ellos mismos viven haciéndose recomendaciones para que no salgan a la calle y, mucho menos, vayan de compras a las tiendas porque allí hay muchos riesgos de contagios”, afirmó Rossi Arias.

“Finalmente, el enclaustramiento ha traído, de paso, muchos problemas porque los niños quieren vivir de una forma y los mayores de otra. Y, entonces, vienen las peleas a diario. Y los inconvenientes que hacen imposible vivir en familia tranquilamente”, sintetizó.

Temas similares…

Why Cuba Matters

Why Cuba Matters

Join the author, Néstor T. Carbonell, as he shares a critical analysis of the Castro-Communist regime and explores the...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish