Hablan expertos  en asuntos petroleros. Los dictadores han pisoteado la riqueza del “oro negro”  tanto en Cuba como en Venezuela

Written by Germán Acero

17 de agosto de 2022

Lo único cierto es que, por ahora, nunca se sabrá a ciencia cierta el gran costo económico  pérdidas que representó para el gobierno comunista de Cuba la serie de explosiones en el mayor centro de abastecimiento de petróleo en la ciudad de Matanzas.

Ante esto, varios ingenieros de la más alta tecnología en el mundo de la industria del petróleo, como Horacio Medina  de Venezuela y Ricardo Martínez, de Colombia, se atrevieron a comentar que “pasarán años y años para que la isla vuelva a rehabilitar esta zona petrolera”.

“Porque es apenas lógico que se necesitará tanto personal especializado en estas lides traído del exterior como un fuerte crédito económico para acometer esta obra luego de la destrucción que se divisa desde los aires de las tres plantas principales”, opinaron estos genios de los temas del petróleo.

“Además, se sabe que esta planta de abastecimiento petrolero, ya tenía una vieja cantidad de años  de haber  sido construída, creo que en 1980, por lo cual ya estaba obsoleta ante cualquier riesgo como el que sucedió en los últimos días”, dijo Martínez.

Medina, miembro de la junta administradora ad-hoc de Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), designado el 30 de junio de 2020 por la Asamblea Nacional (AN) e ingeniero de Petróleo, quien suma más de dos décadas de experiencia en la industria petrolera, comparó esta tragedia con la sucedida en Tacoa.

“Como se recordará,  el 19 de diciembre del 2020 se celebraron  los 39 años del terrible incendio de la planta termoeléctrica “Ricardo Zuloaga” de Tacoa,  en la localidad de Arrecife, entonces departamento de Vargas del Distrito  Federal, en el cual perdieron la vida centenares de personas”, trajo a colación.

“Aquella mañana dominical  el combustible ardiente que se desbordó tras la explosión de uno de los tanques, avanzó cual lava de volcán por cuanto sendero cercano encontró acabando a su paso con todo tipo de vida animal, humana y vegetal”, sostuvo.

Medina, también gerente de Convenios Operativos y de Nuevos Negocios de PDVSA entre 1980 y 2002, fue además presidente de la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo, asegurando que esa tragedia fue producida por “un error de operación”.

“Enfatizó que, por lo regular, en esta clase de casos, siempre  se le debe prestar atención al mantenimiento a todas las plantas, ya que por tratarse de almacenamiento de petróleo, de por sí están enfrentando y exponiéndose a serios peligros”, sintetizó Medina.

El asesor y consultor de proyectos en materia de Energía, quien también se desempeñó como presidente de la Unión Nacional de Trabajadores Petroleros y Petroquímicos, de los Hidrocarburos y sus derivados (Unapetrol), dijo que por tratarse de un hecho ocurrido en Cuba “hay cierto hermetismo” informativo.

HABLA RICARDO MARTÍNEZ

Martínez, por el contrario, dijo que hay que admitir la información suministrada por las autoridades cubanas en el sentido que “el viernes 5 de agosto de 2022, aproximadamente a las 7:00 p.m. una descarga eléctrica impactó el tanque de petróleo crudo nacional número 52 de la batería de la Base de Supertanqueros de Matanzas, provocando un gran incendio”.

¿SINIESTRO ACCIDENTAL?

“Sin embargo –expresó Martínez– es válido preguntarnos: ¿es tan accidental este siniestro? Para responder esta pregunta recordemos que Cuba presenta una alta tasa de incidencia de descargas eléctricas, particularmente en el verano. Por lo que con una lectura superficial pudiera responderse que el siniestro fue causado por un accidente natural, un rayo o descarga eléctrica”.

“Pero resulta que desde los trabajos de Benjamín Franklin hace más de 250 años, la ciencia ha avanzado muchísimo en la protección contra estos fenómenos naturales de las descargas eléctricas.  Y en Cuba existe una protección muy desarrollada contra las descargas eléctricas bajo los requisitos del Reglamento Electrotécnico Cubano para instalaciones eléctricas en edificaciones”,  recordó Martínez.

“Pero también hay una gran  protección contra rayos, tanques de almacenamiento de petróleo y sus derivados, el cableado estructurado, en las líneas eléctricas, comunicaciones y datos”, insistió el ingeniero colombiano, quien dijo que a todo esto se suma la grave crisis de los apagones en la isla.

“En nuestro país todos estos sistemas de protección contra rayos deben ser proyectados y certificados por entidades que cuenten con la certificación correspondiente de la Agencia de Protección contra Incendios (ACPI). En fin, que todo está escrito y el sistema de protección, al menos en el papel, está blindado y cuando ocurre un desastre como el que ocurrió en la Base de Supertanqueros, innegablemente es que algo falló”, resaltó.

ANTECEDENTES RIESGOSOS

“Y como ejemplo tenemos la práctica de que los grandes tanques de combustibles deben estar protegidos por al menos cuatro captadores. Una primera alerta fue la descarga eléctrica que impactó el 22 de mayo pasado en la Termoeléctrica Antonio Guiteras, a solo unos cientos de metros de la Base de Supertanqueros. Esta descarga eléctrica sacó de servicio a la termoeléctrica más eficiente de Cuba y, aunque se dijo que el rayo impactó un pararrayos, también dijeron las autoridades que este dispositivo de protección se destruyó y no aguantó la potencia de la descarga”, recordó.

Lo único que se ha sabido, a instancias del régimen, es que un trabajador de esa plana ha declarado que “allí existe en la Base de Supertanqueros un sistema de protección contra descargas eléctricas y también existe un sistema de protección contra incendios”.

NO PREVENCIÓN

“Lo que conozco es que no se hacían los mantenimientos adecuados del sistema antirrayos desde hace años. Incluso no sé como se resolvía el tema de las inspecciones de la ACPI y otros organismos, pero te aseguro que hacía mucho tiempo que no se invertía ni reparaba el sistema de protección y aterramiento de las descargas eléctricas», dijo este trabajador, quien por obvias razones, prefirió no dar su identidad.

Y añadió esta fuente: «En caso de estar en perfecto estado este sistema de protección, era muy pero que muy difícil que se produjera el siniestro».

PARARRAYOS SIN CABLEADO

Por otra parte un vecino del lugar dio esta versión: «Yo hablé con los bomberos porque conozco a algunos y ellos me aseguraron que en algunos tanques, el sistema de pararrayos no estaba activo, o sea, no estaba funcionando por falta de cableado”.

Esta fuente indirecta normalmente no debe ser tenida en cuenta como veraz, pero en Cuba, donde predomina el secretismo y la opacidad y toda información sensible, es considerada “secreto de Estado”, bien vale la pena escuchar estos testimonios, tomarlos con reservas y pedir a la dirección de Cuba Petróleos (CUPET) que se pronuncie públicamente”, enfatizó Martínez.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish