GUILLERMO ÁLVAREZ GUEDES, El Gran Cómico del Ñooo

Written by Alvaro J. Alvarez

18 de abril de 2023

Guillermo Álvarez Guedes (GAG) fue un famoso comediante reconocido internacionalmente por su humor y acento cubano, reconocible al instante.

 El miércoles 8 de julio de 1927, nació en la calle Castillo (Luego Antonio Maceo) Unión de Reyes, pueblo de juglares y rumberos situada 34 Km al Sur de la ciudad de Matanzas. 

Creció y se formó al lado de sus hermanos en una finquita situada a escasos dos kilómetros de la Ciénaga de Zapata.

Su padre Conrado Simeón Álvarez Hernández y su madre Rosa Guedes Fernández ya tenían a Eloísa, Félix Ramón, Roberto, Conrado, Hilda cuando nació Guillermo, luego llegaría Rafael, el séptimo y último de los hermanos.

Desde pequeño supo que su mundo era el del espectáculo, su primera presentación en público, según contaba: “fue cuando tenía seis años, un jodedor de La Habana fue a Unión de Reyes a buscarse unos pesos, decía que iba a hacer un concurso en el cine del pueblo, y que se iba a llevar al ganador para hacerlo famoso. No se llevó a nadie ni un carajo. Me gané el premio, que fueron cinco pesos, y me quedé esperando que el tipo me llevara para La Habana. Aquel día me alegró que la gente se riera, pero no tanto, porque lo que yo pretendía era hacer algo serio”. 

Aunque no pudo disfrutar del viaje a la capital, esta pequeña presentación no solo le dio la certeza de saber que podía arrancar sonrisas, sino que también marcó para siempre su profesión. 

Los amigos y lugareños lo recuerdan como un niño que disfrutaba cantar y bailar para los demás.

Aunque la familia no desaprobó su carrera como comediante, solamente su hermana Eloísa lo alentó en su empeño.

Se trazó su destino desde niño, al pueblo iba una orquesta o hacían una verbena y allí iba y hablaba con el director para que lo dejaran cantar. Cuando había bailes, bailaba. Ya entonces era alto, flaco y con bigote. A los 13 años abandonó el hogar para trabajar en el Circo-Teatro Arango, que era el apellido del dueño y por cierto muy buen cómico. Llegaron a Güines para hacer unas funciones, pero se le apareció su hermano mayor Roberto, que lo convenció para regresar a casa. Como Roberto estaba de vendedor de lámparas, recorriendo la Isla, se lo llevó con él. 

Casi al año, regresaron al hogar y entonces empezó en su mente a darle vueltas a un gran plan: irse para Nueva York, con la ayuda del hermano de un amigo, que vivía en la Gran Manzana. 

A finales de 1946, con solamente 19 años ya estaba listo para emprender su aventura, su padre tuvo que darle el permiso y con la ventaja que los cubanos no necesitaban visa para viajar a EE.UU, llegabas al aeropuerto, comprabas el boleto y al llegar a Miami, te ponían en el pasaporte un permiso o visa por 29 días. Luego cuando tomó el tren El Meteoro de Oro, con $7.50 en sus bolsillos.  

Ya en Nueva York, vivió en la calle 100, entre Amsterdam y Columbus. De día trabajaba de “bell boy” o lavaba platos o cortaba yerba en un cementerio. Por las noches estudiaba inglés. Luego consiguió un empleo en un restaurante (cadena) de comida rápida, que se llamaba Laurel Drinks,donde además de salario, recibía propinas. Todo el tiempo su único alimento eran, perros calientes. 

A mediados de 1949, lo cogió Inmigración y se lo llevaron preso para Ellis Island. Allí estuvo tres meses hasta que le celebraron juicio y lo deportaron para Cuba.

Ese mismo año ya estaba trabajando en Unión Radio, en Prado 109, en su primera prueba interpretó el personaje con naturalidad. Violeta Casals (1916-1992) después de examinarlo, le sugirió: “que abandonara la actuación e hizo un informe diciendo que no lo mandaran más nunca allí, que no era actor ni un carajo”. 

“Tuve la suerte que un tipo que se llamaba Francisco Muñiz Mallorquín (1923-2011), que tenía fama de hijo de puta, pero conmigo se portó muy bien, me enseñó el informe de Violeta Casals y me dijo, léelo tú mismo”. Guillermo le dijo: “dame otra oportunidad con otro productor, porque ella no entiende lo que yo hago, ella nada más sabe de teatro griego”.

Marcos Behmaras (1926-1966) un escritor joven que Gaspar Pumarejo (dueño y fundador de Unión Radio (CMCF) desde el 6 de octubre de 1947), acababa de contratar para escribir la crónica roja, lo oyó y gritó: “yo quiero a ese muchacho”. 

A los dos o tres meses de estar en Unión Radio, surgió en Radio Progreso el programa “Héroes de la Justicia”, que escribían Marcos Behmaras y Enrique Cuzcó y era sobre la vida de gánsteres famosos (los héroes debían ser los que los atrapaban, pero los gánsteres eran los verdaderos protagonistas). Sotolongo, el jefe de programación de Radio Progreso, lo llamó y le dijo que le iba a dar otro programa escrito por Behmaras, y ahí fue cuando empezó a hacer “El abogado de los Pobres”.

A los 22 años, el productor y director de programación de la CMQ Gaspar Pumarejo lo contrató para trabajar en Carnaval Trinidad y Hermanos, un programa que escribía, Álvaro de Villa que salía al aire de lunes a sábado y donde también trabajaban Leopoldo Fernández, Aníbal de Mar y Germán Pinelli. De Villa, que lo había oído en Unión Radio, le pidió que le llevara un personaje, y le hizo uno de un guajiro que cogía tremendo impulso para empezar a cantar décimas y con ese entró en Carnaval Trinidad y Hermanos. 

Él no se consideraba tan gracioso, lo que pasa es que era natural, decía las cosas de la calle y hacía reír porque las decía con naturalidad y las situaciones eran naturales. Uno de los que se dio cuenta enseguida fue Alfonso Beltrán, el que interpretaba a Rodolfo en Los Tres Villalobos, y el otro fue el escritor Félix Pita Rodríguez, que escribía para CMQ Radio. 

Su trabajo entonces era dramatizar crímenes callejeros para la radio. Lo de la comedia salió solo, cuando lo llamó a la televisión el mítico productor-empresario Gaspar Pumarejo que el martes 24 de octubre de 1950 sacó al aire su Unión Radio TV, el primer Canal de TV en Cuba.

Cuando en 1951, llegó para trabajar en Cabaret Regalías, de CMQ-TV, programa dirigido por Carlos Suárez y escrito por Francisco Vergara, éste quería que hiciera el personaje de un borracho. Guillermo Álvarez Guedes le planteó que un borracho en TV no era fácil, pero Vergara insistió. Esa noche cuando salió a la calle, se encontró con Alicia Rico, que tenía una borrachera del carajo y estaba tocándole la cara a todo el mundo. Entonces se basó en ella para hacer el personaje, un borracho muy confianzudo que tocaba a la gente y fue un éxito desde el principio. Guillermo siempre le gustó aclarar que su personaje era un: “borracho cubano, hablaba como cubano y no tenía nada que ver con el teatro vernáculo, era un personaje natural, no teatral”. 

El programa más popular de la televisión cubana en la década de 1950 fue el “Cabaret Regalías”, que transmitía CMQ-Canal 6. Lo conducía, el actor Rolando Ochoa y lo patrocinaban los cigarros Regalías el Cuño. Cuando esa marca cigarrera dejó de pagar el espacio, en 1954, entró los cigarros Eden como patrocinador y el programa empezó a llamarse “Casino de la Alegría” y siguió gozando del favor del público. Nada le arrebataba la teleaudiencia, ni la Escuela de Televisión, de Pumarejo, que salía al aire por las noches a través de Telemundo-Canal 2, ni el Béisbol televisado.

Después estuvo en Radio, en el programa de Crusellas & Co. “A Reírse Rápido”, que escribía Enrique Núñez Rodríguez y donde trabajaban Idalberto Delgado y Aurorita Pita. 

Guillermo empezó una sección llamada Willy y Rita en compañía de Rita Montaner, pero Rita tuvo una bronca con Crusellas y dejó de ir al programa, entonces en el mismo espacio comenzó a salir otro programa Viernes a las 8, que Guillermo Álvarez Guedes compartía con Minín Bujones (1925-1997). Le pidieron a Rita que regresara, escribieron un libreto en el cual ella venía, le entregaba un ramo de flores a Minín Bujones (que hacía el papel de La Gallega Fifita) y le daba las gracias.

Cuando lo vio dijo que no lo iba a hacer, entonces la gente de CMQ, que tenían unas ganas de botarla del carajo, le mandaron el libreto con un alguacil, ella lo recibió, firmó, no fue al ensayo y la botaron por incumplimiento de contrato. A la hora de discutir la renovación del suyo, Álvarez Guedes pidió mucho dinero y le dijeron que no, que eso no lo ganaba nadie. Entonces le propusieron otra escena en el que tenía que meterse en una jaula con tres leones, se metió e hizo el programa. Con esto Viernes a las 8 aumentó el rating y cuando fue a negociar tuvieron que darle lo que estaba 

pidiendo.

El contrato era por dos programas de televisión, Viernes a las 8 y Casino de la Alegría, que salía al aire los miércoles a las 8:30 de la noche y el otro de CMQ Radio, A Reírse Rápido, que salía de lunes a viernes, a la una menos cinco de la tarde y en 1957 era el segundo mejor en el rating.

Por supuesto, fue su comienzo en la TV lo que lo lanzó a un centro de atención aún mayor a nivel nacional y mundial. También tuvo sus apariciones en Jueves de Partagás, en CMQ-TV.

Apoderándose de la bulliciosa escena de la vida nocturna de La Habana en la década de 1950, Álvarez Guedes consiguió muchos papeles en televisión y cine, a menudo interpretando a «el borracho». Su estilo de comedia incluía elementos físicos y hablados como cuando les decía: “yo te conozco a ti”.

Heredero del Teatro Bufo Cubano, Álvarez Guedes es una mezcla entre el humor que transpiraban los personajes del negrito y el gallego, los que hicieron famoso el escenario del Teatro Alhambra (1890-1935 en Consulado y Virtudes) y la creatividad y originalidad que desplegaban los actores en el Teatro Shanghai, en Zanja #205.

En 1953 se estrenó El Solar, un espectáculo musical creado por Alberto Alonso para el Club nocturno Montmartre (Calle P y 23, Vedado). Formaban parte del elenco, Guillermo Álvarez Guedes, Carlos Pous, Luis Carbonell y los cantantes Benny Moré, Rita Montaner y Olga Guillot. También en 1952 comenzó su carrera en el cine. Filmó varias películas, y fue productor y director de tres de ellas. Entre sus filmes podemos encontrar:

1952.- Yo Soy el Hombre. Director, Raúl de Molina y los actores: Olga Guillot, Alicia Rico, Armando Bianchi, Miguel de Grandy, Álvarez Guedes, Candita Quintana, Ñico Saquito, Olga Chaviano, Anita Vázquez, Lina Salomé, José Sanabria, Lolita Berrio. Fue la primera película hecha en los nuevos estudios del Biltmore, de Manolo Alonso.

1953.- Thief in Silk, (San Rifle en La Habana) dirigida por Sol Planells, Lawrence Hazard como escritor con los actores; Phillip Reed, Jean Bradley, Guillermo Álvarez Guedes, Enrique Alzugaray, Eduardo Casado, Ernesto Monato, José Suárez Suárez, Reyes Gavilán, entre otros.

1957.- The Big Boodle (La Pandilla del Soborno) película norteamericana filmada en La Habana, dirigida por Richard Wilson, con Errol Flynn, Pedro Armendáriz, Guillermo Álvarez Guedes, Enrique Cruz Álvarez, Rogelio Hernández, Rossana Rory y Aurora Pita, Gia Scala, Velia Martínez, Luis Oquendo, Carlos Mas, Francisco Cañero, Carlos Rivas, entre otros.

1966.- Dios Te Salve, Psiquiatra. Dirigida y Producida por el propio Álvarez Guedes, también actor. Como escritor, Bernardo Viera Trejo junto a los actores: Many Munne, Gina Romand, Manolo Villamil, Olga Lidia, Sonia Noemí González, Héctor Salazar y Miguel Ángel Herrera. 

1976.- A Mí Qué Me Importa Que Explote Miami, con canciones de Willy Chirino y elenco formado por Blanca Guerra, Adolfo Blum, Armando Roblán, Trini Alonso, César Campa y María Eugenia Dávila.

1978.- Bla, Bla, Bla, igualmente dirigida y producida por Álvarez Guedes, en la que intenta, a través de la comedia, unir a las minorías de habla hispana en EE.UU, para la defensa de sus derechos. Con Guillermo Álvarez Guedes, Alejandro Suárez, Rebeca Silva, Maribel Horsley, Víctor Alcocer, Graciela Lecube, Frida Castro, Zully Montero, Raymundo Hidalgo-Gato, Ofelia González, Israel Ramos, Norberto Kerner, Manolo Martínez, Miriam Cruz, John Brown, María Conchita Alonso, Carol Myles y María Duval.

1990.-La Chica del Alacrán de Oro, dirigida por Víctor Manuel Castro y Francisco Cavazos como escritor. Los actores, Lorena Herrera, Rafael Inclán, Humberto Elizondo, Álvarez Guedes, Rebeca Silva, Roberto “Flaco” Guzmán y Alberto Rojas.

1993.- Que Todo Quede Entre Cubanos. Producida y Dirigida por Guillermo Álvarez Guedes.

Elsa Guerra Águila contó que lo conoció cuando empezaba a trabajar de modelo de la empresa Bacardí en los estudios de la CMQ, en los inicios de la TV. Al principio lo veía como una persona arrogante, hasta que se lo presentaron y se hicieron amigos.

Se casaron en 1955, en un Bar que estaba en 25 y O, en El Vedado, dándole valor a su personaje de Borracho en la TV. La Luna de Miel fue en la Playa de Varadero, que después resultó ser su lugar preferido y la que nunca olvidaron.

Guillermo en una entrevista dijo: “Yo soy serio, pero no soy serio para impedirle a la gente que ría, sino para permitirle que ría y no es una seriedad, es una sinceridad, una naturalidad. 

Nunca estuve de acuerdo con esas caracterizaciones de afearse uno y ponerse un sombrerito y vestirse mal, nunca, no hace falta caricaturizarte para hacer reír”. 

Álvarez Guedes logró ser extremadamente gracioso y muy serio a la vez, caerle bien a casi todo el mundo sin dejar de inspirar un profundo respeto, pero los personajes típicos del teatro vernáculo, el Negrito, el Gallego o la Mulata, nunca lograron eso.

Álvarez Guedes logró que la gente se riera de sus chistes y después recordarlo como alguien de quien no podrían burlarse.

Si alguien intentaba hacerse el gracioso, le decía: “Oye, déjate de gracia, que el único capaz de vivir del cuento se llama Álvarez Guedes”.

En 1957, se convirtió en productor musical junto con Ernesto Duarte Brito y su hermano menor, Rafael, crearon el sello Producciones Gema, nombre que cambiaron en 1960 por el de Gema Records. 

Gema abrió sus oficinas en el # 1456 de la calle de Zapata, en El Vedado y en 1960 tenía su propia tienda para vender sus discos y los de otras marcas, en la esquina de Ayestarán y Aranguren. Gema contó inicialmente con la dirección y asesoría musical del experimentado Ernesto Duarte Brito (1922-1988), pero muy pronto, el autor de “Cómo fue” se separó para crear su propia disquera. Entonces entró Bebo Valdés (1918-2013), que, con su dirección musical y su genial desempeño en los arreglos, daría a Gema una identidad propia.

El primer disco que grabaron fue del propio Guillermo Álvarez Guedes cantando la rumba “Recordando a Malanga”, de la autoría de su hermano Rafael. El primer LP fue Sabor, el primer disco de larga duración de Rolando Laserie, quien, en 1957, era la gran revelación. 

El segundo sería “Con el Calor de tu Voz” de Elena Burke acompañada por una orquesta dirigida por Rafael Somavilla, premiado como el Disco del Año 1959.

Los hermanos Álvarez Guedes dan muy pronto muestra de sagacidad y olfato de buenos descubridores de 

talentos. Con Gema, entre 1957 y 1958, grabaron sus primeros discos, tres de los grandes cantantes: Elena Burke, Rolando Laserie y Fernando Álvarez. También grabaron el sencillo Descarga Número Uno y Descarga Número Dos (Chico O’Farrill), donde participaron grandes estrellas: Emilio y Osvaldo Peñalver en los saxos alto y tenor; Richard Egües, en la flauta; Tata Güines en las tumbadoras; Pedro Jústiz Peruchín, en el piano; en la trompeta Alejandro Vivar, El Negro; Israel López, Cachao en el bajo; Walfredo de los Reyes en las pailas y E. de la Osa, en el trombón.

Ellos encabezaron un catálogo de excelencia, abarcador de diversos géneros y estilos y que incluirán nombres como: Celeste Mendoza, Miguelito Cuní, Frank Domínguez, Tata Ramos, Felipe Dulzaides, Gina León, René Cabel, Arty Valdés, Pío Leiva, Pacho Alonso, Omara Portuondo, Senén Suárez, Regino Tellechea, el Trío Taicuba, Chepín, Aurelio Reinoso, Alberto Cruz, Pancho el Bravo, Guillermo Portabales, la orquesta Rumbavana, Willy Chirinos, Jesús Caunedo, Walfredo de los Reyes, Roberto Ledesma, Felo Bohr, Servando Díaz, Justi Barreto, Julio Gutiérrez, Los Guaracheros de Oriente, el Dúo Cabrisas-Farach, Luisa María Güell, y muchos otros encontraron en Gema una oportunidad para continuar en el mercado del disco.

Gema abordó también la línea humorística, muy en sintonía con la propia carrera de Guillermo Álvarez Guedes y publicaron discos con el argentino Pepe Biondi acompañado por Arty Valdés. Grabaron a Juana Bacallao en los temas Noche de Ronda y La Chismosa, lo que podrían ser unas de los escasos registros fonográficos de la gran diva histriónica cubana. Años después en Puerto Rico, se publicaron varios discos con los famosos chistes de Guillermo.

A comienzos de 1958, Rafael Álvarez Guedes consiguió un acuerdo con RCA Victor de México para distribuir su catálogo en el país azteca. En diciembre de 1959 tenía ya distribuidor oficial en Venezuela y había logrado establecer la marca Gema Records en Estados Unidos.

En agosto de 1960 hicieron un acuerdo de distribución recíproca con el sello español Hispavox, para grabar a la cantante chilena Monna Bell, que triunfaba por ese tiempo en Cuba con sus éxitos, Un telegrama y La Montaña, tras su paso exitoso por el Festival de la Canción de Benidorm en España. Luego en septiembre la cantante chilena expresó su satisfacción por sus grabaciones con arreglos y dirección musical de Bebo Valdés, quien aún trabajaba como Director Musical en Gema.

El último programa de televisión que hizo Álvarez Guedes en Cuba fue con Rosita Fornés, escrito por Armando Couto. El comediante, actor, escritor, cantante, productor y empresario musical, salió de Cuba el 23 de octubre de 1960, rumbo a Nueva York junto con su esposa, Elsa Guerra Águila, sus hijas Elsa de 5 e Idania de 3. Dio la casualidad que en el avión iba también, la guarachera de Cuba, Celia Cruz y su esposo Pedro Knight.

Los Álvarez Guedes se llevaron consigo un gran número de matrices grabadas en la Isla, muchas de ellas aún pendientes de publicar. Desde allí los dos hermanos continuaron su pasión por la producción discográfica, ahora con Gema Records radicada en Puerto Rico, lanzando discos con las grabaciones realizadas en Cuba o nuevas producciones con músicos y cantantes cubanos emigrados y la de músicos y agrupaciones puertorriqueñas, tanto establecidas como emergentes.

El sello Gema continuó operando en Cuba, hasta que el 29 de mayo de 1961 día que Castro se robó todos los sellos y marcas discográficas.

En 1961 se fueron a Puerto Rico y ese mismo año viajaron a Miami, donde se establecieron hasta 1968. Entonces volvieron a Nueva York y en 1971 se mudaron a Madrid. En 1976 volvieron a Puerto Rico y en 1980 se instalaron definitivamente en Miami.

El olfato musical de los Álvarez Guedes volvió a hacer diana, Gema Records fue decisiva en el lanzamiento de la nueva formación creada por Rafael Ithier, el hoy legendario Gran Combo de Puerto Rico, cuyo primer disco es producido por Gema en 1962, el LP “Menéame los Mangos”, con el cantante dominicano Joseíto Mateo, al que le sucederían un importante número de discos, que serán trascendentes en la discografía de la agrupación. Desde entonces, Guillermo Álvarez Guedes y Rafael Ithier mantendrían una perdurable amistad.

El catálogo de Gema Records, en cuanto a la producción de LPs, continuaría inicialmente la codificación numérica del sello Gema en Cuba, con la serie 1000, aunque después se ampliaría a series 3000 y 5000, y producciones especiales. En la historia de la discografía cubana, boricua y del Caribe, Gema y Gema Records tendrán siempre un lugar relevante entre las discográficas más prominentes y con un legado cultural indiscutible.

El primer disco de chistes, de los 32 que grabó, fue presentado en Madrid en 1973, en un homenaje a la bailaora sevillana Pastora Imperio. Esa grabación lo consagró como el comediante que inventó el “Ñó”.

Su único disco en inglés, “How To Defend Yourself From The Cubans”, fue el #14 y ha vendido más copias que los 31 grabados en español.

En 1983, con 56 años, abarrotó el Teatro Carnegie Hall de Nueva York.

En el United Palace, 4140 Broadway en Manhattan, se atrevió a ofrecer dos funciones seguidas, para casi 4,000 personas y dejó un tumulto afuera.

El show de Guillermo Álvarez Guedes era él solo, a chiste limpio. No hay orquesta. No cuenta con bailarinas. No hay cambio de luces.

Contrariamente al refrán: “Nadie es profeta en su tierra” Guillermo sí 

triunfó en Cuba antes de la llegada del huracán del 1 de enero de 1959.

Cuando Álvarez Guedes dejó la Isla y luego llegó a Miami tenía la esperanza de hacerse un nombre aún más grande en el mundo del entretenimiento.

“Para buscarte la vida como actor en aquella época tenías que ser actor de telenovelas y para trabajar en telenovelas debías tener lo que llamaban acento neutro”, cuenta Álvarez Guedes. “Cuando me lo dijeron a mí yo dije: ¿Qué coño acento neutro? Yo tengo acento cubano, yo no sé qué es hablar neutro. Me gusta mucho más la radio que la televisión. Es más abierta, más amplia y puedo hacer radio hasta en calzoncillos”.

Comenzó a grabar álbumes de comedia que cautivaban cada vez más a sus oyentes. El sentido del humor de Álvarez Guedes resonó tanto entre sus oyentes situaciones y eventos que no solo todos los cubanos, sino todos los hispanohablantes y no hispanohablantes por igual podían apreciar y comprender. Impulsó la cultura cubana a escala mundial e incorporó varios aspectos del acento, la jerga y los gestos cubanos para resonar entre los cubanos en Miami, en la Isla y en todo el mundo.

A partir de la década de los ‘70 se dedicó a escribir libros y cuentos de humor que gozan de gran aceptación en el mundo de habla hispana y están matizados, en su generalidad, por un trasfondo político. Entre sus textos, que suman más de 20, podemos encontrar “Malas palabras, Buenas palabras y Otras palabras” y cuentos como “Leleo y La muerte espectacular de un maracucho artrítico”.

En 1988 Álvarez Guedes tuvo su programa cómico de televisión en Telemundo.

En 1991, su sobrina Hilda Rabilero, la hija de su hermana Eloísa, decidió huir de Cuba y viajar a los EE.UU a través de República Dominicana. Para ello contó con la ayuda de su tío Guillermo Álvarez Guedes. En 1995 comenzó a trabajar en Unión Radio y luego en la WQBA y en La Poderosa. Hilda ha mantenido su presencia en los medios de comunicación de Miami y actualmente conduce un espacio diario en América Radio 1260 AM (antigua Caracol).

La carrera de Álvarez Guedes puede ser reconocida y recordada por su carácter transgresor. Sus discos y rutinas de “stand-up” incluyen varios aspectos vulgares que, aunque en ocasiones inauditos, fueron muy apreciados y reconocidos como un marcador de sus raíces cubanas. 

Guillermo Álvarez Guedes siempre alentó a sus oyentes a ver el lado más ligero de la vida y a través de su programa radial variado de tres horas, Aquí está Álvarez Guedes que incluía música, chistes, comentarios deportivos y noticias, allí le recordaba a su audiencia y seguidores que hicieran una broma de todo.

Comenzó en el 2000, a través de WCMQ FM Clásica 92.3 de Miami, actuando junto a Adrián Mesa hasta el 31 de diciembre de 2009, que no se puso de acuerdo con la gerencia en cuanto a su contrato. El lunes 13 de junio de 2011, después de año y medio de ausencia, regresó de 12 a 2 de la tarde y siempre con Adrián Mesa, recordándole a su audiencia y seguidores que hicieran una broma de todo.

En Miami, las rutinas de comedia de Álvarez Guedes jugaron con la idiosincrasia de la cultura y el idioma cubanos, con blasfemias cubanas como «coño» y «comemierda» (imbécil en sentido figurado).

Un día Álvarez Guedes dijo: “la palabra comemierda, es la palabra más bonita que tenemos, no es una palabra castellana, no es una palabra española, es una 

palabra cubana y estamos muy orgullosos de eso».

Le preguntaron ¿te mandan muchos chistes? y él contestó:

“La mayor parte de los chistes que me mandan son de sexo por eso no utilizo casi ninguno. Me escriben de aquí, de Cuba, de Australia, de Alemania, de todas partes. Ahora, algunos me los pasan por Internet a la dirección de la emisora, pero lo que han hecho siempre es mandarlos por correo a la dirección que está en los discos, en los casetes y en los libros. 

Cojo los que me sirven y los adapto. Pero la mayoría son de sexo, ese es el humorismo más fácil que hay. De todas formas, algunos me sirven”.

¿Por qué dices algunas malas palabras y otras no? otra pregunta:

“No puedo darte una explicación es porque siento que algunas son demasiado fuertes. Después de mucho tiempo de pensarlo, por ejemplo, es que he venido a decir “cajones”. En Venezuela estuve por decir una mala palabra, arrecho (encabronao) pero no llegué a hacerlo porque no tenía dominio sobre ella. No estaba seguro de que cuando la dijera la gente no iba a molestarse”. 

A una pregunta sobre su nostalgia con Cuba, respondió: «No tengo nostalgia, al principio de llegar al exilio recordábamos demasiado a Cuba y soñábamos todas las Nochebuenas con regresar, con aquello de -El próximo año en Cuba-, pasaron demasiadas Nochebuenas como para seguir esperando por eso hoy, después de ver el cuadro de Cuba y conocer la gente que viene para acá, honestamente no me interesa en absoluto el regreso».

A la hora de preparar sus actuaciones se aprendía el orden en que organizaba los chistes y en cada escenario evaluaba a su público durante los primeros minutos de presentación, para saber aquellos aspectos que causaban más risa a los espectadores y enrumbar en ese sentido su show.

A mediados de los años 90 estuvo a punto de cumplir uno de sus sueños dorados: un programa que llegara al público de la isla a través de Radio Martí. Aunque no lo logró, el objetivo del espacio ya lo había conseguido en parte con la divulgación espontánea en la isla de sus prohibidas grabaciones, que solían cerrar fiestas y reuniones familiares.

La censura en la Radio y la TV de Cuba, sometida por el régimen comunista, no pudo evitar que sus inolvidables grabaciones, se pasaran de unas manos a otras y dejaran risas por todos los rincones de la Isla, sin importar el pensamiento político.

Álvarez Guedes fue uno de los íntimos amigos de Mario Moreno “Cantinflas”.

Sobre Guillermo Álvarez Guedes Alexis Valdés dijo: «Un verdadero maestro del arte de contar un chiste, nadie como él y un sabio del humor y de la Radio y de muchas cosas más».

En 2016 el alcalde Tomás Regalado presidió el acto de su Estrella en la Calle 8, allí estaba su esposa Elsa (1935-2021), familiares y Adrián Mesa (fallecido el 8 de septiembre de 2021).

En 2017, en el programa especial de Fin de Año de Tu Cara Me Suena, a la actriz y humorista española Yolanda Ramos le tocó imitar, nada más y nada menos, que a la leyenda del humor cubano Guillermo Álvarez Guedes y su cómica canción «Cada vez que pienso en ti».

Los 32 discos de Álvarez Guedes solo tienen un contrincante de peso: “los episodios de la Tremenda Corte”. Aunque muchos cubanos han contado los chistes de Álvarez Guedes, lo impresionante es que solo él podía contarlos con esa gracia particular o simplemente a un don que le dio Dios.

En febrero de 2020, los productores de ¿Qué Pasa USA? Today … 40 Años Después, anunciaron el estreno de la obra ¡Ñooo! Un Tributo a Álvarez Guedes, un homenaje al célebre comediante cubano más versátil de todos los tiempos, que se convirtió en un ícono del buen humor dentro y fuera de su patria. Cinco funciones en el Adrienne Arsht Center. 

A pesar de su humor atrevido, el humor de Álvarez Guedes era más juguetón que agresivo y se ganó la 

reputación de ser un hombre amable en la comunidad de Miami.

«Ayudó a mucha gente», dijo Delio Regueral, amigo de la familia.

El escritor y periodista moronero, Raúl Rivero dijo desde Madrid: «Lo recuerdo con mucho cariño y respeto, por su fantástica trayectoria. No solo era un gran humorista, sino también un gran lector de poesía, un hombre culto, tolerante y cercano que ayudó a mi familia cuando fui encarcelado en 2003”.

La cantante Albita escribió en Facebook: «La cultura cubana está de luto, pero siempre lo recordaré con una sonrisa. Adiós, Guillermo».

«Gracias, Guillermo una vez más por haberme dado mi primera oportunidad de grabar un disco bajo el sello GEMA de tu propiedad», señaló el pianista y compositor Meme Solís, en referencia a la producción La Burke canta.

El 15 de julio ingresó a la unidad de cuidados intensivos del Hospital Coral Gables debido a dolores de estómago. Luego lo pasaron a un cuarto, donde era visitado por familiares y amigos, hasta que fue dado alta después de cierta mejoría, pero falleció en su casa de Kendall el 30 de julio de 2013, a los 86 años.

Guillermo y Elsa tuvieron cuatro nietos: Ian Paul, Carolina, Carlos Jesús y Guillermo. 

Le preguntaron: ¿Por qué te pones tan serio cuando vas a hacer chistes? 

“Para que me presten atención y oigan lo que voy a decir”. 

Sin duda alguna Álvarez Guedes, satírico, irreverente y antidogmático se hizo famoso con sus chistes, el Ñoo, Come…, Cagalitroso fueron parte de su curriculum vitae, pero fue un artista muy versátil, escritor, empresario que dejó una huella imborrable en la industria musical cubana.

Fue un cubano, leal, que gustaba compartir con sus amigos y durante muchos años se reunía con ellos para almorzar, en el restaurante El Crucero.

Temas similares…

ESO QUE LLAMAN AMOR

ESO QUE LLAMAN AMOR

Por Gustavo Torroella (1954) ¿CÓMO PUEDO SABER QUE ESTO ES AMOR? El señor Adán y la señorita Eva se han enamorado. No...

0 comentarios

Enviar un comentario