FERNANDO SÁNCHEZ DRAGÓ: PRESENTÓ SU ÚLTIMO LIBRO “HABÁNAME»

Written by Roberto Cazorla

18 de agosto de 2021

“De las dictaduras de derecha se sale, de las comunistas no, y Cuba es una prueba de ello. De todas maneras, es bueno que el mundo visibilice la miseria, la tiranía y el crimen que el comunismo es. Sobre todo, porque produce una generalizada y “perversa fascinación en la gente”.

gnoro la razón por las que la mayoría de los intelectuales españoles, hasta el pasado-reciente 11 de julio, cuando miles de cubanos se lanzaron a la calle a demostrar, pacíficamente, su cansancio y el asco que ya les tupía la arteria aorta que resulta la dictadura comunista, el “paisaje” en la que muchos siguen considerando “La Madre Patria”, ha dado un vuelco dejando a la mayoría “boquiabierta”. El desfile de intelectuales (destacando los escritores), se han unido a las decenas de manifestaciones celebradas en Madrid, Barcelona y el resto de las principales ciudades. La gran mayoría, al unísono, han afirmado: “La dictadura comunista de Cuba es la más cruentas del siglo XX y XXI, tras la existente durante la ex Unión Soviética”.

Uno de los escritores que más condena a la dictadura cubana “sin pelos en la lengua”, es Fernando Sánchez Dragó que, precisamente, acaba de presentar su último libro “Habáname” (Harkonnen Books), que, como señal de colaboración con el “alzamiento” pacífico en Cuba, ha obligado a una tercera edición. “Se trata de una novela que nació como guion de cine con Miami y La Habana como protagonistas. Nunca llegó a la pantalla, pero ahora sí está disponible para los lectores”, dice el autor. Y continuó diciéndole a Federico Giménez Lo santos en su programa radial “Las mañanas de Federico”: “El protagonista iba a ser Andy García, pero que no llegó a rodarse. Cuento la peripecia de dos hermanos gemelos separados por dos Cubas diferentes, con la alargada sombra de Fidel Castro. Lo escribí en 1996 y fui a Cuba y Miami, las dos Cubas en realidad, para documentarme. Me las recorrí de punta a punta. En Cuba me encontré con una especie de España congelada que hablaba casi como en el Siglo de Oro. Me encerré en el legendario Hotel Nacional y me entró una fiebre creadora brutal”.

CÓMPLICES Y VIVIDORES

La producción literaria de Sánchez Dragó sobrepasa los 50 títulos y ha sido en dos ocasiones “Premio Nacional de Literatura”. También está en posesión de los premios “Planeta”, “Fernando Lara”, “Espiritualidad Martínez Roca”, “Nacional de la Federación del Gremio Profesional de Editores” y el “Ondas”, entre otros. De acuerdo a tan prodigioso currículo, los cubanos exiliados tenemos que sentirnos orgullosos y agradecidos que un personaje de su categoría, casi universal (ha sido traducido en decenas de idiomas), condene a “cuatro voces” a la dictadura comunistas que ha convertido a Cuba en el país más miserable de Latinoamérica.

“De las dictaduras de derecha se sale, de las comunistas no, y Cuba es una prueba de ello. De todas maneras, es bueno que el mundo visibilice la miseria, la tiranía y el crimen que el comunismo resulta. Sobre todo, porque produce una generalizada y “perversa fascinación en la gente”. Ese “cuento de hadas con 100 millones de muertos” que define Antonio Escamotado de vez en cuando queda en el entredicho ante la hipnotizada masa de seguidores, el elenco de intelectuales cómplices y vividores de él y la caterva de artistas millonarios que disfrutan de los placeres de La Habana porque ellos sí pueden. Pero quedar expuesto no significa que sea reconocido como la perversión que es. Además del silencio cómplice está la justificación. El asunto se ve según la orilla por la que se transite”.

Seguramente que este breve “monólogo”, se lo inspiró la actitud cínica de Pedro Sánchez, alias “Frankenstein”, así como lo que opinan todos los corruptos que lo rodean, además de los componentes del partido “Unidas Podemos”, creado en la Venezuela del necesario que se muriera, Hugo Chávez. Para esos desnaturalizados en Cuba hay una democracia “envidiable”, y, en Venezuela la gente hace cola “porque tiene mucho dinero para comprar”, según el leninista Iñigo Errejón, alias “Peter Pan”.

Pedro Sánchez, “Mentirita”, acaba de lanzar una nueva ley que penaliza a todo aquel que haga apología del franquismo, a lo que Sánchez Dragó responde: “¿Quiénes son los miembros de este Gobierno para prohibir que yo y cualquier hijo de vecino expresemos opiniones elogiosas o, simplemente, ecuánimes sobre la persona que gobernó España durante casi 4 décadas?”.

SANTIAGO ABASCAL

Aunque de joven estuvo entre rejas acusado de comunistas, cuando salió y conoció algunos países bajo el dominio de la ex Unión Soviética, regresó a España convencido de que el comunismo es la peor enfermedad que puede matar a un pueblo. “Con Franco había libertad en la calle; ahora estamos más vigilados. La censura durante la dictadura era muy relativa. Allí se crio Cela y Torrente Ballester. No pasaba nada”, declaró a la Agencia de Prensa Efe. “Eran años felices porque no había el control de ahora, donde todo está legislado y somos espiados continuamente. Estamos más controlados, más legislados, más vigilados. Entonces había libertad en la calle y en las costumbres. Visto lo que está pasando en España… creo que si nosotros, los de entonces, los sublevados contra Franco, hubiéramos sabido que la democracia era esto, ¡este asco!, no nos habríamos rebelado contra él. Yo, al menos, no”.

Sánchez Dragó es votante del Partido “VOX” que preside Santiago Abascal, al que considera amigo. Dicho partido es el único en España de derecha al cien por cien, el que no se anda con tapujes, como está resultando el “Partido Popular” que hundió en la miseria moral Mariano Rajoy. Los comunistas, a todos los que somos de derecha y votamos a “VOX” nos llaman fascistas, Dragó dice al respecto: “Fascista es el que impone sus ideas por la violencia y “Vox” la está padeciendo, está siendo víctima de los comunistas. No le perdonan el triunfo. ¿Qué es ser fascista? Históricamente es el que seguía la doctrina de Mussolini. Ahora es intentar imponer al prójimo tus ideas por la violencia. Y los que más ejercen como tales son los separatistas y sectores de la extrema izquierda. Insisto y defiendo que “Vox” no es fascista. En ningún acto ha generado violencia, en cambio, la están padeciendo ellos. Las grandes corporaciones financian la llegada de migrantes porque les interesa importar mano de obra barata. Situaciones como esas son las que “Vox” promete acabar”.

Desde aquí felicitamos y agradecemos al escritor más galardonado de España, por condenar a la dictadura comunista de Cuba y por colaborar con el partido de derecha “VOX”, el único que tiene vergüenza y…  ¡Madre! 

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish