EN ESPAÑA: LA CARAVANA DE LOS REYES MAGOS A PUNTO DE SU EXTINCIÓN

Written by Roberto Cazorla

5 de enero de 2022

Si dependiera de Pedro Sánchez (“Pinocho”), en las carrozas de los Reyes Magos, desfilarán pancartas con fotos de Lenin, Stalin, Largo Caballero, “La Pasionaria”, etc. Pero “llegó Isabel Díaz Ayuso y mandó a parar”: Las carrozas serán más apoteósicas que otros años.

Un Reportaje Especial y Exclusivo  para LIBRE de Roberto Cazorla

Nuestro corresponsal en España

Desde que llegué a este país, aquel 1° de agosto de 1963, una de las celebridades que más me confirmó el deseo de seguir viviendo, fue porque comprendí que el comunismo no iba a terminar con mi vida, fueron las fiestas navideñas. La celebración de la despedida de año en la Puerta del Sol de Madrid, siempre fue uno de los espectáculos más impactantes que quien escribe había contemplado. Exceptuando los 7 años y pico que mal gobernó José Luis Rodríguez Zapatero (El Muñeco Diabólico), que todo ese tipo de fiesta comenzó a decaer porque, se trataba de un desgobierno socialista-comunista y ellos, como todo el que nace atravesado, no soportan que dichas fiestas, que tienen carácter religioso, se celebren.

Lo mismo ocurrió con la Caravana de la víspera del día de los Reyes Magos. Durante tan fatídico desgobierno, llegaron a tal desprecio por dicha fiesta, a burlarse tan malignamente de lo que creyentes españoles (que son la inmensa mayoría), que llegaron a poner a reyes gays. Desde entonces dicha moda no ha parado. En todos los anuncios, manifestaciones, etc., si no hay algún gay, transexual, etc., no se está a la moda. Hay que hacerles la pelota. Desde el desgobierno de Zapatero, existe una asignatura en los colegios encargada de explicarles a los niños desde los 5 años, a conocer la vida sexual, subrayando la homosexualidad. Se les tiene que explicar lo que significa el sexo anal, bucal, etc.  Tal desmadre, tan malévola asignatura, la explican transexuales y gente perteneciente al colectivo gay, a los que el desgobierno actual le ha dado luz verde hasta el punto de que se creen los descubridores de América. Cuando no son más que carroña empecinada en vaciarle las neuronas a la infeliz niñez y adolescencia. Sin duda tienen el diablo no en el cuerpo, sino los cinco sentidos que no les permite ver más allá de la punta de sus narices.

Gracias a Dios y a todos los santos, que, en estas festividades, tenemos de presidenta de la comunidad de Madrid, a una señora que los tiene tan bien puestos como los tenía el “Caballo de Espartero”. La señora es de derecha, del Partido Popular, pero debido a que éste, como hizo el “maricomplejín” Mariano Rajoy, se han bajado los pantalones delante de los socialistas-comunista, Isabel Días Ayuso, ha decidido seguir su “guerra” por su cuenta y con el batallón de seguidores que son millones. Por lo tanto, este año, aunque el Pinocho Pedro Sánchez se le ha metido entre ceja y ceja mover la vida de cada español como si fueran las piezas de su ajedrez particular, Días Ayuso ha dicho “¡Eh, chaval, ¿y tú qué te has creído? Aquí mando yo”.

LA HOZ Y EL MARTILLO

No sé si ello ocurre en el resto del mundo (supongo que sí), pero lo que se trae el diabólico presidente de España, Pedro Sánchez, alias “chulo de verbena”, respecto a la pandemia, es un “cachondeo” (relajo) de siete pares de C. Dos o tres meses antes de las fiestas navideñas, todo iba viento en popa. Porque a él le sale de sus entretelas, permitió la apertura de los comercios que habían permanecido cerrados durante meses, de pronto, se le atravesó la poca inteligencia y dio marcha atrás. De nuevo una pandemia más devoradora aún que la anterior, por lo tanto, a cerrar hasta las funerarias si es preciso. Prohibir todo tipo de fiesta navideña, que se reúna la familia completa, etc., etc. Repito: la Presidenta Díaz Ayuso dijo “nananina jabón candado”, echó abajo las aberraciones del draconiano Sánchez.

Ello se ha visto en el entusiasmo que le ha inyectado a la ciudadanía con relación al día anterior de las Reyes Magos sacando a la calle las decenas de carrozas que ha sido una de las mayores ilusiones de niños y mayores, pues nada es más palpable que la felicidad que lanzan desde sus rostros todos los padres que, entonces, se compartan como aquellos niños que fueron. Con ello quieren acabar los perros comunistas. Claro, ello huele a fiesta religiosa, por lo que hay que ir eliminándolo por capítulos. Limitándolas hasta que llegue el momento (es lo que quieren los comunistas) de que ni los niños más niños sepan qué sentido tienen los Reyes Mayos. Mezquina actitud de los de la Hoz y el Martillo que, maldito sea el día en que nacieron. No les basta con haber creado el desgraciado “coronavirus” que lanzaron en todo el planeta a través de sus malditos satélites, ya que jamás, en la historia de la humanidad, una pandemia, en menos de 6 meses, ha azotado a los cinco continentes.

UN “TROMPÓ”

Desde meses anteriores a las fiestas navideñas, a través de los canales televisivos españoles (a los que Pedro Sánchez, en cuanto se robó el poder, les concedió nada menos que100 millones de euros a cada uno para tenerles comprados como a hambrientas meretrices), comenzó una campaña asquerosa sobre la falta de juguetes que tendrían los Reyes Magos porque dicho material venía de China (nación que no se la traga la tierra) y que los contenedores permanecían en los puertos de toda Europa y del resto del mundo, por lo que tal celebración iba a ser la más paupérrima de la historia. Todo para meterle el miedo a la gente, y así vivimos, con un gigantesco signo de interrogación debajo de cada palpitar de nuestros corazones. No sé cómo se las habrá arreglado la presidenta Días Ayuso, pero este año, la festividad de los Reyes promete ser más apoteósica que nunca. Quizá con el propósito de pegarle un “trompón” en plena quijada al chulo que nos mal gobierna desde el Palacio de la Moncloa.  Esperamos que el próximo año (en el que aún estará Díaz Ayuso en la presidencia) tome la misma actitud de no permitir que dichas fiestas que son las que más simbolizan la religión con la que nacimos y hemos crecido, nos la arrebaten las víboras alimentadas por la baba de Lenin y Stalin. Esperamos que no ocurra lo mismo que en Cuba, que los españoles tengan un poco más de inteligencia y no se la dejen clavar con arena para que jamás se la puedan sacar, como les ocurrió a los cínicos cubanos que sostenía: “¡Si Fidel es comunista, que me pongan en la lista!”. Pues miren por dónde aún, tras 63 años, siguen encabezando la malévola lista de criminales chupa sangre.

Incluso, durante el desgobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Alias “Satanás amante de Nicolás Maduro”), hubo mal nacidos que, desde ciertas carrozas, que una de sus alegrías fue siempre la de lanzarle todo tipo de caramelos a los miles de niños que, desde las aceras aplaudían, muchos les lanzaban “gravillas” (diminutas piedras), llegando a provocar heridas a los niños, incluso en los ojos. Algo que, en esta ocasión los padres han tenido que estar doblemente precavido porque, la mala uva está en el ambiente, el odio y el deseo de venganza se respira en cada rincón de este país que se llamó España. Esperamos que la policía que bajo las órdenes de la señora Díaz Ayuso, se esmere doblemente y procure evitar el más mínimo accidente capaz de afectar a las criaturas que ellos (los comunistas) quieren convertir en “monstruos de la laguna nagra”.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish