EN CUBA: “HEMBRA CONTRA HEMBRA”

Written by Roberto Cazorla

11 de agosto de 2021

Dichas delatoras que cuentan con el respaldo de la dictadura, físicamente están a mil años luz de lo que es una mujer…, una señora poseedora de la plausible feminidad que admira el género masculino. Todas parecen una reproducción de “Pepito el Toro”.¡Cuán negro es el futuro que les espera!!!

El 12 de mayo de 1944, se estrenó en Estados Unidos, el filme “Hembra contra hembra” (Título original: “Cobra Woman”), protagonizada por María Montez, Jon Hall, Sabú y Lon Chaney Jr., dirigida por Robert Siodmak. Me he acordado de dicha película cuando he visto varias fotografías de las mujeres cubanas ejerciendo la violencia de la clásica “feminazi” contra las “Damas de Blanco”, (“especie” de dama que pienso está en peligro de extinción). Dichas maltratadoras que cuentan con el respaldo del desgobierno regicida, físicamente están a mil años luz de lo que es una mujer…, una señora poseedora de la plausible feminidad que tanto admira el género masculino. Todas parecen una reproducción de “Pepito el Toro”. (¿Se acuerdan de aquella escritora cubana llamada Mercedes Antón, y que en los medios artísticos le llamaban “Pancho Villa?), pues ésta, comparada con las delatoras, chivatas y arrastradas, subvencionadas por el régimen comunista, hubiese podido presumir de “La Dama de las Camelias”.

El que haya vivido en la Cuba pre-comunista, y tenga que ser testigo de tanta bajeza, de tanta maldad procedente de mujeres que se han vendido como perras (con respeto a la raza canina) al sistema y que, por cuatro pesos son capaces de delatar a la madre que las parió. Si físicamente son repulsivas, ¿cómo serán en su interior? ¿Tendrán hijos? ¿Habrán sentido por un momento el sentimiento materno? No lo creo. Que en una isla que siempre vivió en paz (con los problemas de todo el mundo, pero jamás incorregibles), sea el escenario de una, “guerra” denominada “Hembra contra Hembra”, es un salvajismo que solo podría existir en la Edad de Piedra. 

“DINASTÍA”

Acaso esas chivatas malignas que abominan al resto de las mujeres que no piensan como ellas, (sobre todo las plausibles “Damas de Blanco”), ¿pensarán que la dictadura comunista será eterna? ¿No se les ocurre pensar que “el que la hace la paga”?  Contrario a como yo pensaba hace un tiempo, que la perversa dictadura no terminaría jamás, desde el pasado 11 de julio, pienso lo contrario: ¡Está a punto de caer! Y, cuando ocurra, ¿dónde se van a esconder esas ratas andróginas que tanto daño han causado al pueblo cubano, especialmente a las mujeres? Por supuesto que vendrá un gobierno democrático, en el que, espero, funcione la justicia y a cada una de ellas, le castiguen aplicándole la condena merecida. Se formará el “sal “pa” fuera” y, desde aquí, les recomiendo que se lancen desde el último piso del edificio Foxa porque, lo que les va a caer encima no podrán soportarlo, de acuerdo a la verdadera justicia que espero funcione y a cada cómplice de la dictadura comunista, le pase factura.

¿A dónde ha ido aquella cordialidad que existía entre los cubanos, aquel respeto por la vida, aquellas cualidades que lo convertían en “diferente” al resto de los latinoamericanos?

Pensar que los culpables de tanto hundimiento moral y material, son los Castro y su banda de “alcaponianos”; que todos los degenerados que forman la “dinastía” asesina siguen chupando de la teta, viviendo como lo que son: millonarios y privilegiados. Mientras el pueblo ya no puede más, se está quedando sin aliento y hasta el aire se lo han racionado. No nos extrañemos que se haya iniciado el desplome de esa “dinastía” el pasado 11 de julio. Me encantaría contemplar cómo se le castiga a tantos vendidos, a tantas mujeres comisaria productos del fracaso y la venganza. Sí, porque cada una de ellas, no representa otra cosa que un planeta de frustraciones, de rencores y, como andróginas que son, supongo que hasta les faltará un hombre para que las complazca y las sitúe en el punto “neurálgico” del feminismo que no han conocido.

¿Se imaginan a este tipo de mujer, pegándole trompadas a las presas por no aplaudir a la dictadura? ¿Pueden pensar hasta qué punto son capaces de llegar semejantes monstruos? Que tanto veneno haya penetrado en la mente de mujeres cubanas, cuesta asimilarlo. Pero es una realidad, ellas siguen imponiendo el terror, la humillación, el desprecio, y violan los derechos humanos porque obedecen órdenes de la cúpula dirigida por los asesinos sedientos de sangre inocente.

CELINA REYNOSO

Crear ese tipo de mujer (por llamarles algo), es uno de los capítulos del guión que siguen todos los comunistas del mundo. Aún recuerdo los comienzos de la sanguinaria revolución cubana, cómo un grupo de actrices, cuando se enteraban que, frente a la embajada de Estados Unidos, había algún conocido en la cola para solicitar visado, figuras como Fela Jar, Marta Jiménez Oropesa, Ana Lasalle, Verónica Lynn, la terrorífica Celina Reynoso, y un largo etc., la emprendían contra los que querían huir del país, con un bate de béisbol, rajándole la cabeza a muchos que llegué a conocer. Por lo tanto, este tipo de mujer que ha encontrado en la cochina revolución el espacio para sacar a flote toda su carencia femenina, para ejercer a lo “Benito Juárez”, se sienten realizadas y poseedoras de un tesoro que resulta para ellas imponerles su voluntad hasta a los perros callejeros. Otra cosa no se puede esperar cuando se nace frustrada, carente de los privilegios que dignifican a la verdadera mujer. 

¿Por qué las andróginas demuestran tanto odio contra las “Damas de Blanco”? Pues porque pacíficamente, se juegan la vida, demostrando lo que para ellas significa vivir en libertad, no ser esclavas en el siglo XXI. ¿Qué invadirá a las repulsivas “ejecutoras” chivatas, cuando la emprenden a golpes contra mujeres cuyo delito es acudir los domingos a una misa en una de las iglesias de Miramar? ¿Cuánto cobran las sádicas “carceleras”? ¿Ignoran el refrán “¿se volteó la tortilla?”.

Son tan cretinas, que no tienen ni remota idea de lo que se piensa de ellas por estos lares europeos cuando aparecen en los noticieros televisivos o en Internet, exhibiendo la víbora enroscada que llevan en su interior. Se les odia, se les maldice y se les desea lo peor. Soy de los primeros en maldecirlas y desearles que pronto tengan que rendir cuenta delante de un tribunal democrático que de verdad respete los derechos humanos.

Amigo lector, fíjate bien en sus rostros, no los olvides porque, la vida da muchas vueltas y no sabemos si algún día tengamos delante a alguna de ellas, será entonces cuando le cantaremos las 40 pero al estilo dragón: lanzándole fuego para que ardan desde el resentimiento que las ha movilizado, hasta la desgracia de no haber podido ejercer como verdaderas mujeres, no como demonios, que es como se les conoce fuera de la isla.

Temas similares…

Dos décadas sin María Félix

Este año se conmemora el 20 aniversario del fallecimiento de la reconocida actriz mexicana María Félix, quien dejó una...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish