El voto hispano tendrá alta influencia. Las elecciones de noviembre, una “prueba de fuego” para los republicanos y demócratas

Written by Germán Acero

31 de agosto de 2022

Al menos en el Estado de la Florida las elecciones de noviembre próximo se vislumbran como una verdadera “prueba de fuego”  tanto para los republicanos como para los demócratas ya que se sembrarán raíces políticas con miras a las elecciones presidenciales.

Porque al menos los republicanos aspiran durante estos comicios a volver a recuperar el poder en la cámara y el senado de los Estados Unidos para enfrentar más a fondo la oposición contra el actual presidente Joe Biden quien hasta el momento no ha tenido oposición.

Pero también la clave está en la participación de los hispanos en las próximas elecciones de noviembre en los Estados Unidos ya que se ha demostrado, al menos en estas primarias, la importancia de este sufragio en las grandes decisiones de la política norteamericana. 

Estas elecciones primarias sentaron un gran precedente porque, según  el portavoz del Departamento de Elecciones de Miami-Dade, Robert Rodríguez, aproximadamente más de 88,000 personas habían sufragado el martes.

“El condado de Miami-Dade está experimentando una participación de votantes más alto de lo esperado, de acuerdo con los pronósticos de Rodríguez, quien destacó la asistencia de forma presencial a las urnas y las votaciones por correo que fueron numerosas.

MEDIO MILLÓN POR CORREO

Según el reporte de Rodríguez el martes por la mañana se recibieron 499,955 boletas de votación por correo en el condado de Miami-Dade. De esas papeletas, 228,747 de esos votantes, estaban registrados como demócratas.

“Cuando se trata de la votación anticipada, los demócratas y republicanos registrados emitieron una cantidad similar de votos anticipados en el condado de Miami-Dade”, insistió Rodríguez, quien dijo que no hubo denuncias de fraude.

LOS ANTICIPADOS

“De los primeros 513,623 votos anticipados, 183,264 fueron emitidos por republicanos registrados y 183,666 fueron emitidos por demócratas registrados”, reveló Rodríguez, quien estuvo al tanto de los reclamos de votantes.

Hasta el pasado martes por la mañana, aún no se habían devuelto 169,813 boletas de votación por correo en el condado de Miami-Dade. Los votantes tuvieron tiempo  hasta las 7 p.m.  para devolver su voto postal.

“Este arranque electoral, de todos modos, fue muy significativo, porque demostró que la gente sí está dispuesta a que se cambien ciertas cosas en el condado y, de lógico, han comprendido que la única manera de hacerlo es votando por sus candidatos de preferencia”, relató Rodríguez.

EL VOTO DE NOVIEMBRE

“Pero, de lógica, las elecciones de noviembre próximo son más significativas, porque está de por medio la elección de puestos claves, en gobernaciones de algunos estados, además, de congresistas federales en toda la nación”, apuntó.

“El aumento de los hispanos con derecho a voto y el número de candidatos de origen hispano que aspiran a algún cargo electo está transformando las elecciones en EE.UU., en las que la minoría hispana ha comenzado a tener voz propia”, comentó el líder hispano Fabio Andrade.

HISPANOS, DECISIVOS

“El voto hispano se ha convertido en los últimos años en decisivo para los candidatos que aspiran a llegar a la Casa Blanca en EE.UU., sin embargo, en las elecciones legislativas, especialmente en las celebradas en 2014, todavía no ha alcanzado el poder real que los 25,2 millones de hispanos con derecho a voto podrían lograr”, explicó. 

“La tradicional falta de participación en las elecciones de medio término y la escasa representación de esta comunidad en los estados denominados “clave”, en los que los candidatos al Senado, la Cámara de Representantes o la gobernación estatal están empatados, son dos de los motivos que explican este escenario”, sostuvo.

“Junto al número de votantes, aunque a un ritmo inferior, también crece cada elección el número de candidatos de origen hispano que aspiran a conseguir algún cargo electo en cualquier nivel de la administración, un hecho que adelanta la posibilidad de que en un futuro cercano se elija el primer presidente hispano del país”, insistió.

“En noviembre los ciudadanos de EE.UU. mayores de 18 años elegirán a los representantes que formarán parte del Senado y de la Cámara de Representantes los próximos seis años los primeros, y los siguientes dos los segundos, además de 36 nuevos gobernadores de estado y decenas de cargos ejecutivos estatales”, recordó.

“En las próximas elecciones está previsto que casi 230 millones de personas tienen derecho a voto en EEUU y, como viene ocurriendo desde hace más de una década, la comunidad hispana tiene cada vez más protagonismo en este electorado”, aseguró.

10 ESTADOS REÑIDOS

“La primera razón de esta afirmación es la situación geográfica de los votantes hispanos. En los 10 estados donde la elección al Senado está más reñida o empatada (Alaska, Arkansas, Colorado, Georgia, Iowa, Kansas, Kentucky, Luisiana, New Hampshire y Carolina del Norte), en los que su voto podría determinar quién controla la Cámara Alta los próximos dos años la representación hispana, de media, no supera el 5% de los votantes, salvo en Colorado”, explicó.

“Lo mismo ocurre en los 16 distritos electorales más competitivos de este año donde la media de votantes hispanos es de 13,6%. En cinco de ellos, la representación hispana es inferior al 5% y en dos muy superior a la media: en el distrito 26º de Florida los votantes hispanos representan el 62% del electorado; en el distrito 26º de California el 31%; y en el 2º de Arizona un 19,1%. Una variabilidad que preocupa a los candidatos y a los propios partidos”, reiteró.

“Al margen de su poder sobre el resultado final de las elecciones o sobre los temas que ocupan la agenda, otro de los fenómenos que se están registrando desde hace algo más de una década es el aumento del número de candidatos de origen hispano que aspiran a ocupar algunos de los puestos electos en los gobiernos nacionales o estatales”, concluyó.

Los demócratas se juegan la mayoría en ambas cámaras del Congreso, necesaria para aprobar reformas. Aunque no está claro que vaya a perder el Senado, la popularidad del presidente Joe Biden está cayendo mientras sube la inflación, y se enfrenta a la evolución de la pandemia y la crisis económica. 

Recuperar la posición hegemónica en el mundo y superar las discrepancias en el Partido Demócrata será clave para imponerse a los republicanos, que también están divididos entre seguir a Donald Trump o a los conservadores más moderados.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish