EL TRÁGICO ROMPECABEZAS DE SURFSIDE

Written by Adalberto Sardiñas

7 de julio de 2021

En realidad, ¿qué pasó? El resultado, trágico, fatal, incomprensible, lo sabemos: más de 160 personas, que inocentemente dormían a esas horas de la madrugada, perecieron en la más bizarra e irónica de las circunstancias. ¿Dónde se siente más segura la persona, que, en su hogar?, sea éste, a ras de tierra, o a 500 pies de altura, como sucedió en ese hermoso edificio, el Champlain South Tower, en Surfside, uno de los lugares más deseables, no sólo de la Florida, sino del mundo. Pero para estos desafortunados, la seguridad no estaba ahí, ni en ningún otro lugar.  El arcano había decidido que no quedaba espacio de seguridad para ellos en este mundo, y decretó su partida de una forma brutalmente abrupta. ¡Y cruel! Difícil de explicar, y aun más difícil de aceptar por los familiares de las víctimas de ese funesto episodio, que dejará, para siempre, su huella en las playas de la Florida.

  El edificio, de 12 pisos, de 136 condos, de majestuosa elegancia, ocupado por residentes permanentes, y vacacionistas, se erguía a poca distancia de las fabulosas playas de Surfside. A la 1:40 de la madrugada, sin previas señales ni avisos, se vino abajo con las consecuencias que hoy se lamentan. 163 personas quedaron fatalmente atrapadas, sin posible salvación, entre los miles de toneladas de concreto y acero que una vez mantuvieron en pie esa estructura. Y junto a las heroicas labores de infructuoso rescate, día a día, por más de una semana, se formulaba la misma pregunta; ¿cómo pudo haber pasado semejante calamidad, tan sorpresivamente? Nadie lo sabe. Las conjeturas abundan, como también las hipótesis y sus asociadas variantes. Notables expertos, con reputación mundial, habiendo investigado los ataques a las Torres Gemelas de New York,  Oklahoma, y otros desastres de esta naturaleza, no tienen una idea cierta de qué pudo haber causado el colapso     de la mitad del edificio, y la otra quedado intacta.

A estas alturas, con el transcurso de más una semana, nadie sabe nada. Todo es especulación.  ¿Error en la construcción inicial? ¿Erosión de los cimientos debido al salitre por la proximidad del mar? ¿Falta de adecuado mantenimiento? Supuestamente, el edificio, construido en 1981, 40 años atrás, fue inspeccionado y aprobado para su habitabilidad por las autoridades locales y estatales. ¿Es lógico esperar este desplome, tan repentino, sin señales de inminente peligro? Esta pregunta, hecha a los expertos, todavía queda en el aire, sin respuesta concluyente. Tomará muchos meses de exhaustivo estudio para que los eficientes expertos hallen la causa de este derrumbe. Es un reto del que, posiblemente, se saquen algunas conclusiones para prevenir, en el futuro, tragedias como la de Surfside, en un área que, aunque hermosa, merece especial cuidado por la naturaleza de su terreno.

  Para tratar de armonizar la complicada complejidad de este rompecabezas, haciendo su trabajo, la prensa ha tratado de recopilar, pedazos de información, aquí y allá, para darle consistencia a alguna de las versiones circulantes en cuanto a la posible causa del desastre.

En abril 9 del año en curso, el presidente de la junta que administra el edificio de condominios, Jean Wodnicky, escribió una carta a los residentes explicando el descubrimiento de profundas grietas en el garaje, que se extenderían exponencialmente en el futuro. Además, existían otras grietas en el edificio que merecían reparación. En un meeting posterior se les presentó a los dueños y residentes un plan de reparación que debería ser pagados por ellos, y cuyo costo ascendía a 15 millones de dólares. El plan fue aprobado, pero antes de comenzar el proyecto, la parte sur del edificio colapsó. ¿Fueron estas grietas, o rupturas, factores fundamentales para el desastre? No se sabe. Incluso ingenieros especializados en estas labores, están dudosos. Es probable, que éste sea uno de los factores que se tomarán en cuenta cuando se inicie un rigoroso estudio de la construcción de esa masiva estructura. Habrá muchos otros. Se escudriñarán todos los cálculos del proyecto inicial, utilizando la más avanzada tecnología del día, hasta llegar a un punto conclusivo sobre el origen de este derrumbe inusual, al menos, en este país.

Pasada la primera semana del infausto evento, los infatigables esfuerzos en búsqueda de sobrevivientes continúan, a la par de las preguntas. ¿Qué pasó y por qué? ¿Dónde está la culpa, el error, o la fuerza invisible capaz de consumar esta catástrofe? Éstas, y otras preguntas, reclaman respuestas que, en su debido momento, llegarán.

 Con el paso de los días, y ya vamos por el décimo, la misión de rescate, se va tornando en una lenta y penosa búsqueda de cadáveres.  No de sobrevivientes. Los rescatistas lo saben. Eso, y el hallazgo de objetos, y otros artefactos, que quizás ayuden a la identificación de algunas víctimas, y cuya posesión, tal vez, les traiga un poco de paz y conciliación a sus familiares, si estos sentimientos, en momentos como éstos, son acaso posibles.

La vida se ha ido, y en Collins Ave, sólo queda el triste recuerdo de la tragedia con sus 163 víctimas.

BALCÓN AL MUNDO

El presidente Joe Biden planea dictar una orden ejecutiva para frenar, o disminuir, la influencia y control de los grandes negocios sobre la economía. No es que el presidente sea anti business, pero tiene que complacer esa parte de la agenda comprometida, que acordó, en los días de campaña, con la izquierda radical. ¿No es esto lo que han estado pidiendo Liz Warren, AOC y Bernie Sanders? Las promesas de campaña deben ser cumplidas, y el presidente está haciendo buena su parte del acuerdo en aquel manifiesto de 17 páginas firmado con Bernie.

                                                       *****

  ¡Sorpresas traen las crisis! Y el coronavirus no podía ser la excepción. Primero la disminución de la fuerza laboral por el incentivo ofrecido por el gobierno con excelentes remuneraciones como incentivo para no trabajar. Segundo un aumento en todos los artículos, desde la gasolina hasta la comida. Y ahora, lo que resultaba impensable hasta hace unos meses: la gente está pagando por los automóviles, nuevos y usados, un precio mayor que el “window price” sugerido por los fabricantes.     ¡Eso sí es una sorpresa, vía     Covid -19!

                                                       *****

  La Corte Suprema decidió que individuos previamente deportados, que retornen al país, ilegalmente, y que soliciten asilo, permanecerán en custodia, sin derecho a fianza, mientras sus casos son procesados.

*****

La alianza progresista demócrata está presionando al presidente Biden para que incluya en su agenda, sobre el plan de infraestructura, medidas restringentes pertinentes al cambio climático. También restricciones designadas a terminar la dependencia de la nación en el uso de gas natural como fuente de combustible.

Pero congresistas de estados productores de esa fuente energética, protegiendo sus propios intereses políticos, están resistiendo la idea, arguyendo que, de concretarse esos planes, el partido perdería varios asientos en la Cámara y el Senado de los estados afectados.

La unidad demócrata no es tan homogénea como nos dicen.

                                                     *****

  Las cosas en Afganistán no andan bien, y se van a poner peor después del 15 de julio, cuando casi la totalidad de las tropas americanas abandonen el país. Más de la mitad del armamento y equipo militar pertenecientes a USA, ya se ha ido. Las fuerzas armadas afganas son de eficiencia ínfima y su disposición a resistir a los talibanes es ridículamente lamentable. En breve tiempo, luego de la retirada americana, las hordas embrutecidas talibanes se apoderarán del poder, a menos que Joe Biden, decida regresar (cosa extremadamente improbable) después de haberle prometido al presidente de esa nación que “América nunca los abandonaría”.

Esta será una prueba de fuego para el presidente americano. Un bautizo hereje desde la montañosa región inconquistable. Afganistán, después de todo, es una ficha importante en el ajedrez geopolítico de la extensa zona.

¿Terminaremos con un vacío como el dejado por Obama en Siria?

Pronto lo sabremos.

Temas similares…

Dos décadas sin María Félix

Este año se conmemora el 20 aniversario del fallecimiento de la reconocida actriz mexicana María Félix, quien dejó una...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish