El título 42 los dejó en el limbo. Bajo el miedo y el temor a la deportación en la frontera celebraron el Día de las Madres

Written by Germán Acero

16 de mayo de 2023

Este año no fue el mejor para las madres inmigrantes porque días antes de festejar su día venció el Título 42 que prácticamente cambió todas las posibilidades de buscar una legalización en el futuro en los Estados Unidos.

Muchas madres desconsoladas y llenas de llanto aún esperan en ciudad Juárez (México) la oportunidad para entrar a Norteamérica mientras cientos de soldados de la guardia fronteriza de los Estados Unidos montan allí guardia para impedir su acceso debido a los cambios en las políticas migratorias.

La mayoría de estas mujeres, que vinieron con sus hijos desde diversas partes de centro y Suramérica, tienen que cocinar la comida en fogones, mientras tratan de conciliar el sueño en las tiendas de campaña donde a cada momento son abordadas por los guardias fronterizos.

“Cuando estábamos en nuestros países festejábamos esta fecha con todo el entusiasmo y el fervor de la familia, pero ahora todo ha cambiado en nuestras vidas y estamos en uno de los momentos más difíciles de nuestra existencia”, recalcó.

“Hay días que no tenemos nada para comer y el frío acá en la frontera nos impide poder dormir. Muchas veces nos hemos enfermado, pero no contamos con médicos ni con medicinas para aliviar nuestros crueles padecimientos de salud”, denunció María.

“Hay almas caritativas que nos han traído comida y ropa para poder subsistir, pero el sufrimiento que llevábamos por dentro no nos permitió estar felices en la tradicional fecha del Día de las Madres”, insistió la dama procedente de Guatemala.

Alfredo, uno de sus hijos, supone que no estuvo bien que se hubieran venido de su país porque aquí no hay ninguna clase de oportunidades para pasar a los Estados Unidos “y menos ahora cuando se ha vencido el título 42”.

 “Mis hermanos están muy enfermos y mi madre, que ya tiene muchos años, se ha visto muy mal de salud. La estancia en este lado de la frontera ha sido muy dura debido al clima hostil que no nos permite estar bien de salud porque sufrimos de los bronquios”, aseguró.

Adela, por su parte, opinó que está muy mal porque no ha podido conseguir donde vivir con sus hijos y su esposo ya que los refugios están llenos de gentes que día a día llegan desde diversas partes de Centroamérica en busca de una oportunidad en los Estados Unidos”.

“Aquí ahora mismo se vive el peor caos en la frontera porque hay una multitud que desesperada, busca una oportunidad para cruzar el río Bravo, donde han muerto miles de personas, que se han ahogado debido a la turbulencia de las aguas”, relató.

“Se le está dando preferencia en los refugios a los ancianos y a los niños y algunas madres que están embarazadas. El cierre de la frontera para impedir que entren más inmigrantes ha provocado histeria entre la gente”, afirmó.

“Mi hijo mayor consiguió un dinero para comprar en una tienda de aquí un biscocho para celebrar el Día de las Madres. Así lo han hecho otras personas. Celebramos con otros de los migrantes esta fecha”, sintetizó.

«Le están poniendo las cosas más difíciles a uno», declaró Michel, un albañil venezolano de 35 años que prefiere no dar su apellido mientras intenta en vano pedir cita a través de la aplicación móvil desde Ciudad Juárez (México). Se le agotó el tiempo, pero a partir del viernes estará activa 23 horas al día.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario