El retorno de Adolfo Luque. El ídolo en su pedestal

Written by Libre Online

27 de octubre de 2021

Después de dos años de mutismo en calidad de coach, Adolfo Luque ha recobrado su personalidad al ser designado manager del Club Marianao.-Su primer gesto evidenció la valentía de sus determinaciones, al dejar al joven Hiram González la custodia del right field aún después regresaron al elenco los tres astros que estaban indispustos.- En opinión del “Havana Perfecto”, debe dársele más oportunidades a los jugadores jóvenes del patio.

Por René Molina (1950)

Adolfo Luque ha vuelto a la posición que le corresponde en nuestro baseball. Hay hombres a los que no se concibe en planos secundarios, y el inolvidable Havana Perfecto es uno de ellos… Las  circunstancias a transigir temporalmente, aceptando un cargo de coach en el club Habana a raíz de liquidarse el brote rebelde protagonizado por el núcleo de inelegibles que puso tienda a parte en el stadium Tropical; pero en la afición se mantenía viva la llama de sus simpatías y se observaba el hecho como algo transitorio, alentando todos la esperanza de que tarde o temprano se abriera la brecha que le permitiera recobrar su verdadera personalidad.-La oportunidad surgió la semana pasada, cuando el eficiente Reynaldo Cordeiro dimitió como manager del Marianao después de sostener una prolongada entrevista con el propietario del club Dr. Alfredo Pequeño. La renuncia del joven mentor, surgida de modo inesperado, abría las puertas a Luque… Mucho antes de que el equipo anunciara de modo oficial su designación, en los corrillos baseboleros se daba por descontada.

Sólo un obtáculo podía impedir la culminación de lo que resultaba anhelo popular… Luque pertenecía al Habana y únicamente Mike González podía rescindir el contrato que le unía a los claveles rojos… Sin embargo, el supuesto problema quedó resuelto satisfactoriamente. Rivales en el campo de juego, pero viejos camaradas en la lucha común por la supervivencia del baseball durante sus etapas cruciales, Miguel Angel no podía ni pretendía negar a Luque el derecho a reconquistar un merecido galardón… Había sido él quien le devolvió al seno de la Liga Cubana firmándolo en calidad de coach hace dos años, cuando aparentemente quedaron cerradas para el viejo líder las puertas del baseball profesional que tanto ayudó a dignificar; y bajo ningún concepto podía ser quien se opusiera a su total rehabilitación… Un cordial estrechón de manos selló la despedida y del recinto salió el Adolfo Luque que siempre estuvimos acostumbrados a ver y que ya comenzaba a dibujarse, opacado en su condicón discreta de asistente… Era otra vez el piloto exigente que obliga a cada atleta a su máximo rendimiento; era el Luque de los gestos agresivos, de los berrinches, del amor propio llevado a extremos heroicos.

Su primer gesto en la dirección del Marianao tuvo la gallardía y la valentía que le es característica…Al hacerse cargo de las riendas del equipo estaban enfermos Claro Duany, Don Richmond y Roberto Estalella… Se vio precisado a utilizar en los jardines al zurdito Hirám González, quien hacía su entrada en el elenco conjuntamente con él, a raíz de un cambio en el cual los “Tigres” cedieron a “Bicho” Pedroso… El ex caribe respondió integramente a la prueba que se le sometía, y a la terminación del pleito Luque informó a la prensa que mantendría a Hirám en el jardín derecho mientras rindiese buena labor… Sólo un hombre acostumbrado a responsabilizarse con la marcha de su combinado era capaz de imponer su criterio por encima de las murallas del convencionalismo… Para los expertos y el fanatismo en general cualquiera de los tres jugadores inaptivos por enfermedad son superiores al joven oriental, y esto hacia suponer que tan pronto uno de ellos reportase, sería instalado en esa posición… Sin embargo, Luque hizo caso omiso de la opinión generalizada y ha mantenido a Hirám González en el line-up, a pesar de que Claro Duany está bien del ataque gripal que le afectó, Richmond no padece ya complicaciones estomacales, y Estalella tiene en perfectas condiciones la rodilla lastimada.

Acaso la reacción del equipo haya coincidido con el ingreso de Luque. Tal vez una y otra cosa se relacionen estrechamente… De un modo u otro, lo cierto es que el Marianao ha ganado tres juegos consecutivos bajo las órdenes del Havana Perfecto hasta el momento de ordenar estos comentarios, y está impresionando sobre el césped en forma convincente. Luque define esa recuperación en palabras sencillas y concretas: “Conmigo hay que jugar a la pelota… Yo me puedo equivocar, pero doy todo cuanto tengo, y en los equipos que están bajo mis órdenes exijo que todos den cuanto tienen… Prefiero un jugador discreto que se esfuerce al máximo que una estrella consagrada que actúe conservadoramente”… Sus palabras han sido pronunciadas en distintas épocas, y siempre ha sabido ratificarlas sobre el campo de juego… Mil ejemplos pudieron aducirse, pero basta recordar la tarde inolvidable en que disparó su pistola sobre el pitcher norteamericano Radcliff, después de una violenta discusión en los cuartos de vestir del stadium Tropical… Luque había observado ciertas irregularidades en la forma de lanzar del fornido yankee y le aplicó la grúa a mediados del encuentro… Cualquier otro piloto hubiese esperado el término del juego para sermonear al pitcher explotado, pero Luque no pudo resistir la tentación de pedir cuentas inmediatamente a quien ponía en tela de juicio la integridad del baseball cubano, y de la entrevista a puertas cerradas surgió la detonación que pasará a la historia como “el portazo de la Tropical”, aún cuando el plomo quedó incrustado en el marco de una puerta depués de pasar por entre las piernas temblorosas del extranjero.

Ahora mismo está ilustrado con hechos sus declaraciones, al mantener a Hirám Gonzalez en el right field, en justa reciprocidad a la faena que realiza el muchacho. Sobre su determinación Luque nos manifestó: “Considero que Hirám González es un buen jugador… Necesita oportunidades de lucimiento para probarlo y mientras no se le concedan nadie sabrá su real calidad… En estos últimos años aún  estamos cometiendo el error de cerrar las puertas a los novatos cubanos. Creo que es un sistema erróneo, porque aquí hay excelentes muchachos que pueden mejorar hasta alcanzar el estrellato si se le ofrece el chance… Naturalmente, no pueden emplearse varios a la vez, porque se corre el riesgo de presentar un team débil, pero si pueden ser alternados en el line-up con más frecuencia, lo que bastará para que desarrollen sus facultades… Si mantenemos esa política de hacer equipos eminentemente extranjeros, correremos el riesgo de que dentro de pocos años estaremos huérfanos de estrellas cubanas”… Y para concluir sentenció: “Un gran jugador no se hace en pocos días; pero si bastan pocos días para precisar si un hombre tiene o  no madera de gran jugador…”

Sobre el Marianao y sus futuro inmediato Luque no quiso ser muy explícito al interrogarle… “No me gusta anticipar… Creo que el Marianao tiene un buen equipo… Dispone de excelentes bateadores, y el cuerpo de pitchers debe trabajar en la rotación más descansada… Cuando me hice cargo de la  dirección puse como condicional única que debían dejarme trabajar libremente, sin estorbos, sin recomendaciones, sin consejos… a mí me gusta acreditarme los triunfos o cargar con las derrotas sin intervenciones ajenas… El Dr. Alfredo Pequeño no puso reparo en ninguno de mis pedidos y por eso acepté… Confieso que cuando fui a la práctica inicial el conjunto lucia un poco desorientado… No obstante, los primeros triunfos nos han servido de mucho y en la actualidad observo mejor disposición, más entusiasmos”.

Hasta ahora el elenco marianense no ha tenido oportunidad de ver el reverso del Luque que están comenzando a conocer… Los tres primeros triunfos han allanado cualquier pequeña dificultad, y al final de cada programa no han faltado risas jubilosas en los cuartos de vestir… Sin embargo será en los días aciagos cuando puedan aquilatar la real personalidad del mentor veterano… En el team hay varios que han jugado bajo sus órdenes anteriormente.

El público neoyorkino jamás se resignó a ver al inolvidable Babe Ruth en calidad de coach del Brooklyn… Nuestra afición tampoco había podido acostumbrarse a ver a Luque como coach del Habana…Porque los hombres como ellos no pueden concebirse fuera del primer renglón en las páginas consagradas a los deportes.

Temas similares…

Duro y por el Centro de la Goma

Duro y por el Centro de la Goma

“Mi historia no está escrita”... No importan los mimos de la prensa, ni los aplausos del público, ni que haya llegado...

0 comentarios

Enviar un comentario