El relato histórico por entrega: El Clandestinaje en Cuba

Written by Enrique Ros*

21 de julio de 2021

Un estudio minucioso de la lucha clandestina cubana, a cargo del historiador Enrique Ros (†)

Una obra que reconoce la valentía, entrega y sacrificio del pueblo cubano en la batalla por su libertad

Acciones comandos.  La conspiración del  30 de agosto y la crisis de los cohetes (II de IV)

 ATENTADO AL CHÉ GUEVARA

A Ernesto Guevara se trató de hacerle dos o tres atentados por distintas organizaciones. Uno de éstos por militantes del Directorio Revolucionario Estudiantil. Veamos el plan y los actores.

El Directorio tenía bastante C-4 que habían recogido Fernando Gómez Fonseca y Laureano Pequeño y lo tenían almacenado en la casa de Linares cuyo hijo tenía una motocicleta. Eran estos los dos elementos esenciales (el C-4 y la moto) para la operación. Ya conocían el camino rutinario que cada mañana recorría Guevara con las ventanillas bajas por el tabaco y su asma. Cruzaba siempre la calle 23 a buscar Zapata frente a Partagás.

«El plan era –nos lo narra Laureano Pequeño– pasar con la motocicleta por el carro de atrás de la escolta, lanzarle un C-4 y tirarle la otra por la ventanilla a Guevara. Nadie, con excepción de los tres que participaríamos, conocía del plan. Eran los días en que ya algunos teníamos amplias sospechas del Mongo Medina Bringuier. Hay una reunión del Directorio en casa de Cuca Martínez (la hermana de Alicia Alonso). Están en la reunión Hans, dos o tres más, y Mongo. Yo les digo: «Hay una acción preparada. Quiero carta blanca para hacerla. Necesito para la operación 4 granadas». Las granadas que teníamos estaban en mal estado. Había que acondicionarlas. Nadie (mucho menos Mongo) sabe en que consistirá la operación. Pero el 26 de septiembre yo caí preso. La acción no pudo realizarse».

EL FRENTE UNIDO OCCIDENTAL (FUO)

A mediados de 1962 se había creado en Pinar del Río el Frente Unido Occidental (FUO), con ramas que se extendían hacia La Habana y Matanzas, su dirigente principal era Esteban Márquez Novo (Plácido), su segundo era Luis García Menocal Sigle. Se organizó en 8 comandos territoriales y 3 áreas generales: inteligencia, entrenamiento y respaldo. Ya, antes, a mediados de 1960 Esteban Márquez había organizado, también en Pinar del Río, el Movimiento Revolucionario Constitucional organizando algunas acciones como las realizadas en Lomas del Toro. Luego de algunos encuentros se había acogido al asilo en la embajada argentina, el avión en que salió hace escala en Caracas desde donde voló a Miami. Meses después partía en el barco Riple hacia su tierra Pinar del Río. Muriendo Esteban Márquez Novo en acción (Fabián Escalante: «Cuban Project»).

ARRESTADOS MILITANTES DE VARIAS ORGANIZACIONES

El 5 de septiembre de 1962 realiza Seguridad del Estado una gran redada.

Acusados de pertenecer al Frente Anticomunista de Liberación (FAL) se encontraban René Arturo López León, Carlos Domínguez Valdés, Jorge de Zaldo Lamar, y otros 15 militantes.

Del Movimiento 30 de Noviembre han detenido, entre otros, a Juan Isla Pérez, Ramón Cueto, Sara Carranza, y Rafael Fernández Chacón.

Han sido apresados varios de Unidad Revolucionaria: Prudencio Antonio López, José Antonio Rodríguez y Antonia Mer. Responsabilizándolos con acciones subversivas realizadas por Rescate Revolucionario Democrático habían sido arrestados Francisco Manuel Álvarez Margolles y Migdalia Pérez Morales. Por el Movimiento de Recuperación Cubano (M.R.R.-C) caen presos Arsenio Guardiola, Mauricio Marrero y Juan Gali-Menéndez. En el acta hacen constar que Juan Gali-Menéndez «tuvo una reunión con N/Activo manifestándole que poseía el material para confeccionar cápsulas incendiarias suficientes para quemar 15 rutas de ómnibus y 3 comercios. Posteriormente se le detuvo tripulando un auto en compañía de Mauricio Marrero, a los que se le ocuparon 80 cápsulas incendiarias…)».

Había sido arrestado también Luis González Pérez en la herrería de sus dos hermanos, Antonio y Manuel. El día de su detención se le ocuparon 8 cajas conteniendo alrededor de 200 cocteles molotov, unos de la organización del Movimiento Acción Cubana y brazaletes de la Triple A. Era evidente que las organizaciones mantenían una unidad de acción.

Surge en marzo del 62 una nueva organización ésta en la provincia de Las Villas, que estaba relacionada con la Legión Constitucional democrática, el Movimiento Demócrata Cristiano, la Junta Interna Cubana de Resistencia y el Frente Anticomunista Magisterial la dirigían Mariano Pinto Rodríguez, antiguo fiscal, y Luis Puig Tabares, cónsul honorario de Bélgica en Cienfuegos.

CASTRO RECONOCE EL DAÑO INFLIGIDO

El lunes 22 de octubre presenta el delegado cubano ante las Naciones Unidas, Mario García Incháustegui, un informe en el que se denuncia «documentadamente». las agresiones norteamericanas contra Cuba en los últimos tiempos». Menciona el documento el ataque «por una embarcación pirata el 12 de mayo a una lancha patrullera del gobierno de Cuba». No a una lancha de pescadores. No a una lancha de recreo. La «embarcación pirata». ataca a una «lancha patrullera».

Luego se refiere el Jefe de la Delegación Cubana en las Naciones Unidas al «bombardeo naval». realizado por el Directorio Revolucionario Estudiantil el 24 de agosto de ese año. «La noche del 24 de agosto de 1962, el Primer Ministro del Gobierno Revolucionario Dr. Fidel Castro denunció que, a las 11:30 minutos de la noche de ayer, el litoral de la ciudad de La Habana fue atacado por barcos artillados que hicieron numerosos disparos de cañón calibre 20». En este tono melodramático continúa García Incháustegui describiendo la acción comando del Directorio Estudiantil.

«El ataque, sorpresivo y traidor, reviste la cobardía, el espíritu criminal y filibustero de sus gestores, el gobierno de los Estados Unidos y los agentes mercenarios reclutados por él y que actúan impunemente desde las costas de la Florida haciendo escarnio de las elementales leyes y normas internacionales».

Ante el alto organismo internacional, la misión cubana informa que «en rueda de periodistas…el dirigente de esa organización contrarrevolucionaria (DRE), Juan Manuel Salvat, coordinador de dicha operación de bombardeo naval, presentó a Leslie Nóbregas y a Isidro Borja, que mandaba la nave». No podía faltar la coletilla: «Hacemos responsable al Gobierno de los Estados Unidos de ese nuevo y cobarde ataque a nuestro país». En la misma exposición se refiere el delegado cubano al ataque de «una embarcación pirata…al barco «San Pascual”, de 350 pies de eslora y al buque mercante de bandera inglesa «Newland”, que se encontraba a poca distancia». El ataque, que se produjo en Cayo Francés, a 16 millas de Caibarién, fue adjudicado por el delegado castrista al a organización Alfa 66. Exponía el vocero de Castro que la nave «Newland». fue intensamente ametrallada por la embarcación de la «Organización Alfa».

La denuncia continuaba describiendo otras acciones. Admite García Incháustegui que el 13 de octubre «una embarcación pirata atacó, con ráfagas de ametralladora calibre 30, a las dos de la madrugada, cerca de Cayo Blanco, próximo a la ciudad de Cárdenas, a una lancha deportiva en que viajaban varios ciudadanos cubanos». Sin inmutarse ni tomar aliento, continúa expresando que «como consecuencia del ataque, resultaron heridos dos milicianos, quienes fueron secuestrados por los agresores llevándolos primero a la posesión británica de Cayo Sal y, posteriormente, trasladados en forma ilegal a territorio norteamericano». El que «los ciudadanos». resultaron ser «milicianos armados». carece, para este vocero, de toda significación.

Eran un exilio y una oposición interna combatiente.

Como se ve, las acciones comando de las organizaciones del exilio se repetían incesantemente. Lo confirma, ese 22 de octubre, la propia delegación cubana ante las Naciones Unidas al repetir que:

«todas estas acciones vienen a sumarse a centenares de violaciones denunciadas por Cuba, desde el primero de julio de este año, a través del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, del espacio aéreo y marítimo de Cuba».

Y vuelve a mencionar, en particular, al grupo estudiantil al expresar que «un cable de la AP, proveniente de la ciudad de Caracas de Septiembre 9 de 1962, informa que un representante del titulado Directorio Revolucionario Estudiantil, aseveró que esa organización revolucionaria atacará cualquier buque soviético que sorprenda en aguas territoriales cubanas».

No habían caído en oídos sordos estas denuncias cuando se formularon originalmente. Horas después de ocurrida la acción, el Departamento de Estado expresó que tenía pruebas de que el Directorio Revolucionario Estudiantil anticastrista era responsable del ataque de la noche anterior al litoral del Puerto de La Habana, y el Departamento de Justicia anunciaba una investigación para determinar si la Ley de Neutralidad de los Estados Unidos había sido violada como consecuencia de este episodio.

Al mismo tiempo aumenta visiblemente la presencia de soldados y armas soviéticas en Cuba. La Agencia Central de Inteligencia le ha estado informando al Presidente Kennedy desde el mes de julio, la introducción en la isla de armamentos atómicos; pero los informes son desestimados por el mandatario norteamericano que está más interesado en una campaña electoral de respaldo a varios senadores. Su carencia de visión provoca una crisis cuya ocurrencia pudo haber sido evitada.

(Continuará la semana próxima)

Temas similares…

La belleza del deshielo

La belleza del deshielo

Un glaciar costero deshelándose produce bloques de hielo. Estos se desprenden y caen al mar formando “iceberg” -o...

LIBRE EN LA MESA

LIBRE EN LA MESA

Por María C. Rodríguez Canelones rellenos de atún INGREDIENTES 14 placas para canelones cocidas 5 latas de atún...

Los Saludables Boquerones

Los Saludables Boquerones

Por Pepa Morán El boquerón es un ingrediente básico de la cocina mediterránea y se consume tanto en crudo (macerados...

0 comentarios

Enviar un comentario