“EL PENSAMIENTO DE MARTÍ DEBE RATIFICARSE AHORA PARA CONSTRUIR UN MUNDO MEJOR”

Written by Germán Acero

12 de enero de 2022

Líderes de la comunidad de Miami, como la señora  Edilia Sánchez Crespo, no podrán faltar a la celebración del mes de José Martí, ya que ella considera  que “el pensamiento del apóstol debe construirse ahora más firme que nunca para construir un futuro mejor de libertad”.

Sánchez   Crespo dijo que “no hay que olvidar que el pensamiento pedagógico de Martí  se fundamentó en la educación para las ideas modernistas de finales del siglo XIX, lo cual se ha mantenido, igualmente, como un gran legado de libertad para las nuevas generaciones”.

“Martí, por eso hay que recordar, que siempre pensó en que cada  ciudadano  debía  prepararse  y  educarse para  así  ser  el  progreso de su país. Esta fue una frase simbólica de  Martí acerca de la educación “, insistió.

“Y, como lo dejó bien cimentado el apóstol, declaró que “Ser culto  es el único modo de  ser  libres”.

“Estas palabras profundas y con una  connotación visionaria  han trascendido fronteras.  Y hasta el día de  hoy  son necesarias  para  librar  a  los pueblos  del  analfabetismo”, expresó Sánchez.

“Porque  un pueblo sin educación jamás verá la libertad del pensamiento, debido a  que  la  ignorancia  predomina y será lo suficientemente maligna,  para  extinguir cualquier  movimiento de  libre  pensamiento”, recalcó Edilia.

“Entonces, ese esfuerzo constante  de  llegar  a  tener  una  educación  para  todos  debe  ser  una meta  del  gobierno, tal y como lo dejó bien consolidado el apóstol ya que es  la  única  solución  que  existe  para  acabar  con  las  injusticias sociales  que  prosperan  en la  sociedad cada  día”, agregó.

 “Por eso Martí observó en un ensayo, que guardo como un tesoro,  que la “Educación Popular al  venir  a  la  tierra, todo hombre  tiene  derecho  a  que  se  le  eduque, y después, en pago él  debe  de  contribuir  a  la  educación de  los  demás”, destacó Edilia.

Martí -según Edilia-percibió la educación a finales del  siglo XIX ,   expresando que “Debía  ajustarse a un programa  nuevo de  educación,  que  empezara  en  la  escuela  de  primeras letras  y  acabara  luego  en una  Universidad brillante”.

  “Para Martí, el analfabetismo en  la  sociedad, conllevaba   a  traicionar  sus  propios principios  políticos,  y  a  mantener  la  mentalidad colonial. Entonces sin tener un pueblo preparado, la economía y  la  política  de  un país  jamás  podrán ser  interpretadas  objetivamente  y por  ende no se desarrollarán”, destacó Sánchez.

Martí rechazó, como si fuera poco, la idea  de  quedar  en  el  amparo  del  poderoso  o  clases elitistas. Porque esto conducía a la explotación  del  hombre  común, además  de  venderle  al  extranjero los bienes de la patria”, resaltó.

 “Martí, por eso, deseaba prevenir  que  el  pueblo  trabajador  no  buscara  la  educación como salida  de  su condición  y  males  sociales. Así el poderoso no iba a aplastar  el  esfuerzo  y  el sacrificio  de  los  marginados  para  convertirlos  en  esclavos  de  sus  ambiciones”, explicó.

“La educación en mayor o menor medida  para  una  nación es  una  táctica  segura  y  positiva para  alcanzar  el  desarrollo,  ya  sea  en  lo  económico,  en  lo  político  o  en  lo  social.  Para Martí la preparación pedagógica podía  romper  las  barreras  de  la  ignorancia,  y  a  independizarse  de  la educación  europea”, afirmó Sánchez.

En “Nuestra América” dice: ¿Cómo han de salir  de  las  universidades  los  gobernantes  si  no hay  universidades  en América  donde  se  enseñe  lo rudimentario del arte del  gobierno, que  es  el  análisis de los elementos  peculiares  de  los  pueblos de América? , agregó.

“Adivinar salen los jóvenes al  mundo, con antiparras  yankees  o  francesas,  y  aspiran a  dirigir  a  un pueblo que  no conocen.  Igualmente, según Martí, la juventud debe aprender a conocer su historia  y  su cultura. Cada individuo tiene el derecho de determinar qué  quiere  y  qué  desea  aprender”, añadió.

“Ilustrarse libremente es una base  sólida  para  formar  una  nación  poderosa  democráticamente.  Los nuevos políticos tendrán que conocer su país, y  a  su pueblo para  así  poder  dirigirlos. Esto se logra en sistemas de enseñanza libres, donde  todos  tengan  la  oportunidad de  estudiar  y  aprender  de  su propio “vino”,  enfatizó Sánchez al recordar el pensamiento de Martí en este campo.

“Por eso, él planteó que desde la edad  temprana ,  corresponde  aprender  sobre  el  derecho a  ser  libre,  y  la  educación  y  la cultura  son  el  camino  para  encontrar  el  porvenir.  Según Martí, el aprendizaje debe salir  de nuestras  propias  escuelas,  y  de  las  de  los  países  donde  supuestamente  existe  un desarrollo  pedagógico”, sintetizó.

“Porque sí se sigue mirando  hacia  atrás,  lo  único  que  se  realiza  es  obstaculizar  el espacio  y  el  tiempo.  Martí mediante su lucha por la  soberanía  de  la  educación  quiso  ser  capaz  de   motivar  a  la  juventud  para  que  se  diera  cuenta  de  la  realidad  y  así  estableciera  su propio camino”, señaló Edilia.

“Martí, siempre pensó que fuera de  innovar  una  novedosa  política  educativa  con los conceptos  europeos, sería  mejor  cultivarse  en su  propia  idiosincrasia. Porque esta identidad propia jamás permitirá fomentar el  amor  por  el  conocimiento  de  lo foráneo, sino de  lo conforme  a  la necesidad  de  cada  país”, concluyó.

Temas similares…

Why Cuba Matters

Why Cuba Matters

Join the author, Néstor T. Carbonell, as he shares a critical analysis of the Castro-Communist regime and explores the...

0 comentarios

Enviar un comentario