EL PARAÍSO PERDIDO

Written by Esteban Fernández

19 de enero de 2022

Éramos felices y no lo sabíamos, vivíamos en un vergel y no nos percatábamos de eso, solo peleabamos entre Almendaristas y Habanistas.

No estábamos conformes con nada, hasta si le subían unos centavos al pasaje de las guaguas unos jóvenes revoltosos bajaban las escalinatas de la Universidad protestaban y hasta quemaban algunas.

No agradecíamos -y tal parecía que ni cuenta nos dábamos- que teníamos una de las clases medias más grande del planeta. ¿Quiénes sabíamos que nuestro peso estaba a la altura del dólar? Nunca escuché decir eso.

Los emigrantes eran muy pocos y los inmigrantes muchos. Jamás escuchamos loas a la libertad de prensa y al derecho de críticas de absolutamente todos nuestros gobernantes.

Lo teníamos todo, playas bellas, el cielo mas azul del planeta, la tierra más fértil, pero nos quejábamos de todo, llamábamos ladrones a todos los políticos, sin embargo, cuando algunos salían pobres de los cargos públicos decíamos: “¡Que tonto fue por no haber robado!” Todavía hoy se utilizan nuestros defectos como justificación al castrismo.

Se hablaba de discriminación racial cuando en la vida cotidiana todos considerábamos a los negros, a los blancos, a los mulatos y hasta los chinos aplatanados nuestros amigos y hermanos.

Había mil errores, corrupción, sectores y zonas donde había pobreza, muchos odiaban el golpe de estado de Batista y en nuestras mentes convertíamos en millones nuestros defectos. Mirábamos las manchas del sol sin agradecer su brillantes.

Unos perversos malandrines, bribones, asesinos, delincuentes comunes, fueron vistos como nuestros salvadores, al cabecilla de ellos como un José Martí, y hasta como un resucitado Jesucristo. Algunos se alejaron de Dios aceptando de buena gana que su puesto lo ocupara un Satanás nacido en Birán.

Y un primero de enero, hace exactamente 63 años, a la Isla bella y prospera le cayó encima una bomba atómica muchos mas catastrófica que la de Hiroshima, un millón de terremotos y huracanes, una plaga muchísimo peor que las de Egipto, un virus mucho mas devastador que el Corona… Y la mayoría tuvo la estupidez de aplaudir y recibir como héroes a los enviados del Diablo…

De una punta a la otra la tierra fue anegada con la sangre de compatriotas, la prosperidad fue aniquilada, y descubrimos que hasta de abajo de las piedras salían envidiosos, criminales y delatores.

La capital ayer iluminada y bella parece que fue bombardeada, lo mejor de la nación fue encarcelada, a veces hasta por “el grave delito” de ser religiosos.

Un par de tipejos -apoyados por el populacho- que debieron haber sido abortados por su madre, acabaron con la quinta y con los mangos.

Con tantos países que existen en el orbe terrestre nos tocó a nosotros el mayor de los castigos. No es justo. Y lo triste es que todavía no nos ponemos de acuerdo para barrer del mapa a las alimañas que han pulverizado a nuestro país.

Y 63 años más tarde, a 90 millas de sus costas, algunos nos quieren hasta quitar el derecho de exponer nuestra nostalgia y de recordar con amor el paraíso perdido.

No busquemos mas excusas, la culpa de todo la tuvo un monstruo, nuestra ignorancia, la envidia y maldad de muchos y sobre todo los que hoy siguen apoyando y participando en la barbarie.

Temas similares…

Alejandro de Humboldt en Cuba

Alejandro de Humboldt en Cuba

Considerado “el segundo descubridor de Cuba”, el naturalista y explorador prusiano Alejandro de Humboldt (1769-1859)...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish