El mes de Martí en Miami. “La voz de Martí sembró una tierra fértil y próspera para que se cultivará la libertad en Cuba»

Written by Libre Online

3 de enero de 2023

Ernie Abreu, un amante de la libertad, comprometido en colaborar con organizaciones que luchan por la libertad como Rescate Jurídico, advirtió que “los gritos de Martí sembraron una tierra fértil y próspera para que se cultivara la futura libertad en Cuba”.

“Las guerras independentistas desatadas en los países latinoamericanos en la primera mitad del siglo XX, sus padeceres, sus gritos de libertad ahogados como en la Cuba de José Martí, fueron tierra fértil para que emergiera, con todas sus fuerzas, la emblemática obra martiana por la libertad de América”, opinó.

“En ella resaltaron las figuras de hombres decididos a dar su vida por la libertad de sus naciones. Uno de ellos fue el General Don José Francisco de San Martín, quien fue para Martí, uno de los “Tres hombres” -junto a Bolívar- que se erigieron como los hacedores indiscutibles de la América libre”, dijo.

“La historia americana nutre el pensamiento martiano y el cubano se alimenta de ella. Don José de San Martín, su idea clara y convicción profunda de formar la Gran Patria Americana, encontró su eco en el pensamiento y la acción de José Martí: hacer de esa Gran Patria Americana, la Patria de todos los latinoamericanos, “Nuestra América”, comentó Abreu.

“Martí se diferenció de Rubén Darío -quien manifestó un deseo de retorno a la época de la España imperial y católica- al revelar un rechazó contundente al imperialismo español buscando de igual forma la unión de la América de habla castellana en comunión con los ideales sanmartinianos”, agregó Abreu.

“Fue tanta la lucha de Martí y su influencia, que todo su pensamiento se extendió desde las fronteras de la isla caribeña y se esparció sobre la América toda. El bagaje ideológico martiano se nutrió desde las raíces de la propia América, de sus hombres, de sus tradiciones, de sus luchas, de sus dolores, de sus festejos, de sus anhelos, hasta la cumbre de ver hecha la libertad”, sostuvo Ernie.

“Y fue en este punto donde emergió “Nuestra América” como un grito de libertad el 10 de enero. No hay batalla –escribió Martí– entre la civilización y la barbarie, sino entre la falsa erudición y la naturaleza. Porque el hombre natural es bueno, y acata y premia la inteligencia superior”, recalcó Abreu.

“Por esta conformidad con los elementos naturales —repitió una y otra vez Martí—y desdeñados es que han subido los tiranos de América al poder; y han caído en cuanto les hicieron traición”, destacó Abreu a propósito de todo lo que ahora está ocurriendo en América Latina”.

“El poder natural de “Nuestra América”, según Martí, se afianzó con la presencia de hombres que lucharon intensamente por su libertad y unión. Uno de ellos fue Bolívar, así como Antonio José de Sucre y el mismo Antonio Nariño, quienes siempre se ciñeron al ideal democrático”, recordó Abreu.

Ernie también destacó que Martí siempre consideró que la guerra no era más que un acto de justicia que se encaminaba a liberar al hombre y a preparar el camino para una paz perpetua que se vería muy bien en el equilibro del mundo.

“Para Martí, además, la guerra de independencia fue un suceso de gran alcance humano y se vio muy oportuno que el heroísmo juicioso de las Antillas prestó una firmeza y un trato justo de las naciones americanas junto con equilibrio aún más vacilante del mundo a lo que era la libertad”.

Martí finalmente consideró también que la guerra sin odios le iba a hacer un servicio a la justicia y a la libertad universal propiciando la integración de los pueblos y en general de la América tras reflexionar que ya se sabía que mil veces la justicia ya se había perdido por la exageración de la violencia.

“No hay más que un modo de vivir después de muerto: haber sido un hombre de todos los tiempos – o un hombre de su tiempo”. Eso fue José Martí: un hombre de todos los tiempos, y un hombre, así como se quiera ver, que trató de vencer a la muerte, pero la dio sin embargo por su patria”, enfatizó Ernie.

“Morir no es nada, morir es vivir, morir es sembrar. Vale y vivirás. Sirve y vivirás. Ama y vivirás”, fueron frases que Martí acuñó en vida”, concluyó Abreu, quien se refirió en todo este escrito a la obra de Martí como héroe y apóstol de la libertad.

Temas similares…

VALENCIA, LA PATRIA ABUELA

VALENCIA, LA PATRIA ABUELA

Por Gerardo Álvarez Gallego (1954) “Se viene de padres de Valencia y madres de Canarias”, escribe José Martí, con...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish