EL JUEGO DE QATAR CON EL TERRORISMO EN EL MEDIO ORIENTE

Written by Adalberto Sardiñas

14 de mayo de 2024

Los fatales acontecimientos que han venido estremeciendo la región del Oriente Medio, con miles de muertes y astronómicas pérdidas, han servido para confirmar, y recordarnos, si aún hay alguien que lo ignora, la extrema fragilidad y peligrosidad del área, que amenaza con desbordar las fronteras regionales para engolfar a varios países del candente vecindario, incluyendo a poderosas fuerzas externas. Pero, además, la crisis que mantiene el área, y buena parte del mundo, en estado de inestable inquietud, nos alerta, de manera inequívoca, el estado de penetración que las organizaciones terroristas, con el apoyo de los petrodólares de varios países árabes, y la hipócrita duplicidad cómplice de Qatar, gravitan sobre la seguridad de esta nación en particular, y de Occidente, en general.

Decir, como algunos alegan, que las protestas contra Israel, y en favor de Hamas, que ya duran meses, son “una rebelión juvenil”, carece de seriedad, de certeza, y de fundamento lógico. Son, y han sido desde el principio, en realidad, orquestadas y promovidas por grupos costeados y logísticamente apoyados por Qatar con el propósito de promover y difundir la ideología islámica. Sin embargo, y esto debe destacarse, por ser absolutamente cierto, que una significativa porción de los manifestantes, por plena ignorancia, o, por vía de un adoctrinamiento intoxicante, sufría de un obtuso desconocimiento acerca de las razones exactas para sus manifestaciones de protesta. Sin embargo, al margen de este interesante factor, y en honor a la verdad honesta, resulta innegable que estas manifestaciones están manejadas por grupos altamente organizados, con objetivos claramente definidos contra la nación americana.

También resulta cuestionable, aunque nada sorprendente, la doble posición de Qatar en este conflicto. Por un lado, pretende venderle a Estados Unidos la imagen de una plataforma neutral para sostener negociaciones de paz, rodeada de legitimidad, y, por la otra, es la cueva que cobija a cientos de líderes terroristas de Hamas, a los cuales protege y enriquece con enormes donaciones, que nunca llegan a los palestinos, sino que se almacenan en sus cuentas bancarias personales. Bajo ningún prisma de objetiva decencia, el Protectorado de Qatar es digno de una confianza plena para mantener negociaciones que culminen en una paz por breve que fuere. Sus pasadas actividades como protector de terroristas no garantizan ese futuro.

No en fechas lejanas, en el 2019, en el Medio Oriente se creó una coalición de estados árabes, integrada por Arabia Saudí, el UAE, Bahrain y Egipto, imponiéndose un boicot contra Qatar como castigo por sus actividades en apoyo al terrorismo. En esos días, y hasta el presente, se han producido cientos de artículos, ensayos, e investigaciones por prominentes intelectuales árabes, exponiendo los nexos de Qatar con grupos terroristas, con la “Hermandad Musulmana”, y sus continuados esfuerzos de propaganda, con grandes cantidades monetarias, destinadas a las universidades y colleges en este país, con el propósito de “educar a América”. ¿Educar?

Por supuesto que el plan de “educar a América” tenía otro fin que el educativo per se. Se trataba de adoctrinamiento ideológico. De penetración de carácter político para dominar segmentos del sistema educacional americano.

Más tarde, en 2020, Najat Al-Saeed, una investigadora y profesora universitaria de los emiratos árabes, abundando en el tema, publicó un meticuloso ensayo en el periódico “Al Hurra”, titulado “Qatar y el Financiamiento de las Universidades Americanas”, describiendo la alianza entre la izquierda radical americana y los activistas de la “Hermandad Musulmana” con generosos fondos provistos por el gobierno de Qatar.

En vista de estos antecedentes, y muchos otros, prolíficamente publicados en los principales periódicos y revistas del mundo árabe, y África del Norte, surge la inevitable pregunta: ¿es Qatar el apropiado centro para dirimir la cuestión de un cese al fuego, o de una paz, temporal o duradera, para poner fin a esta crisis, u otra semejante, entre judíos y palestinos? ¡Definitivamente no! ¿Qué tipo de neutralidad, o imparcialidad, podría ofrecer Qatar, cuando funge de padrino financiero a grupos terroristas como Hamas? Posiblemente esto sería muy aceptable para los palestinos, pero dudamos que lo sea para los israelíes.

A esta altura de nuestro enfoque, es esencial recordar que, durante los diez últimos años, el Principado de Qatar, a través del Instituto para la Educación, ha invertido más de seis mil millones de dólares en 28 universidades americanas, con el específico “goal” de diseminar la ideología islamista desde el punto de vista qatarí; siendo, durante ese periodo de tiempo, el líder financiero externo para la “educación” en centros docentes de Estados Unidos.

¿Han sido estas actividades desconocidas o ignoradas por los gobiernos americanos? ¡Por supuesto que no! Los gobiernos, éste y anteriores, han conocido, detalladamente, esas donaciones; pero, a su vez, decidieron por la inacción, embaucados por el sutil encanto del dinero fácil para una educación que ha resultado ser comprometida, con peligrosas consecuencias, como resulta evidente con los desórdenes de las protestas actuales.  

Es posible, y aquí entramos en el siempre riesgoso campo de las hipótesis, que este desgano oficial americano, este fallo de nuestros gobernantes en confrontar una potencial amenaza a su debido tiempo, este descuido negligente hacia nuestra política en el Medio Oriente, dando paso a un inexplicable vacío, se deba, en parte, al hecho de que muchos de los consejeros presidenciales, y de los funcionarios del departamento de Estado, sean graduados de ese sistema académico corrupto.

Las protestas que se han venido realizando, pese a toda la propaganda diseminada por Al Jazeera, y sus colegas de la prensa radical americana para convencernos de lo contrario, no han sido, en su mayor parte, pacíficas. 

Han sido, no un uso, sino un oprobioso abuso de la Primera Enmienda. Han sido antidemocráticas, caóticas, y destructivas, más allá de lo material. 

En el espacio cronológico de ocho semanas, hemos experimentado un atentado brutal contra la democracia, en nombre de la democracia, por el extremismo irracional de las dos tendencias que conforman la estructura política nacional, manipuladas por fuerzas e intereses foráneos.    

BALCÓN AL MUNDO

El candidato presidencial de la coalición oposicionista para las cuestionables elecciones en Venezuela, el 28 de julio, Edmundo González Urrutia, previamente mayormente desconocido, es ahora tan popular, que, si las elecciones fueran efectuadas hoy, saldría victorioso por un margen de, al menos, 35 puntos sobre Nicolás Maduro.

González Urrutia, de 64 años, es abogado y diplomático, habiendo ocupado el cargo de embajador de Venezuela en varios países. Hombre de finos modales, inteligente y culto, es la antítesis de su oponente. El total respaldo de María Corina Machado le hace el candidato favorito para arroyar en las mencionadas elecciones. En la última encuesta aparece con 39 puntos sobre Maduro.

Pero la pregunta que todos se hacen en Venezuela, y fuera de ella, es si habrá elecciones. Es posible que, ante estos anticipados anuncios, previendo su inexorable derrota, Maduro, con cualquier excusa, las suspenda. Hay que tener en cuenta que los dictadores no son más que garrapatas que se adosan al poder enloquecidamente, y, Nicolás Maduro, es uno de ellos.

*****

Las fuerzas israelíes penetraron en Rafah, ciudad fronteriza con Egipto, de acuerdo a lo planeado, a pesar de que Biden suspendió el envío de armamento que se había previamente aprobado. Biden, por su interés político personal, quiere a toda costa un cese al fuego, aunque los objetivos de Israel no se hayan alcanzado. El ejército israelí desestimó las exigencias de Biden, demostrando que Israel no es una estrella más en la bandera americana.

*****

El voluminoso cineasta Michael Moore se enfureció contra el alcalde de New York cuando éste califico a los manifestantes contra Israel como agitadores radicales siguiendo su propia agenda. Quizás se sintió tocado porque se considera uno más del grupo. Dondequiera que se produzca una manifestación contra Estados Unidos, o uno de sus aliados, ahí siempre estará Michael. Estos izquierdistas radicales, son incorregibles.                                           

Temas similares…

JAN Y CUJE

JAN Y CUJE

Por Roberto Luque Escalona *Más de dos mil detenidos por los bochinches pro-palestinos, en realidad, anti-semitas. La...

0 comentarios

Enviar un comentario