EL FIASCO REPUBLICANO SE EXTIENDE A TRUMP

Written by Adalberto Sardiñas

21 de noviembre de 2022

Fue una gran sorpresa. Nadie se la esperaba. Desde los encuestadores más notables, hasta los más competentes analistas, concluían, unos días antes del 8 de noviembre, que se produciría una “ola roja”, que, en el argot político, vaticinaba una arrolladora victoria del Partido Republicano, con la seguridad de recuperar, nos decían, la mayoría en la Cámara Baja, y, posiblemente, también la del Senado.

  Y no fue así. En realidad, fue un desencanto. Un fiasco. Un desastre para los republicanos en lo colectivo, y para Donald Trump, en lo personal. La mayoría de los que recibieron su endorso perdieron hundiendo las esperanzas de la “ola roja” en un momento que ofrecía enormes oportunidades para los republicanos.

  Donald Trump es la figura descollante en el Partido. Es considerado en este momento, el “front runner” para la nominación del Partido Republicano en las elecciones presidenciales del 2024. Es, de hecho, el establishment del partido. Y su intervención en los recientes comicios ha sido, simplemente, desafortunada, al escoger, sin apropiado análisis, un grupo de candidatos extremistas mediocres, de segunda categoría, de pobre prospecto para prevalecer, y luego, descender en cada evento apoyándolos con su acostumbrada retórica incendiaria.

  Los resultados han sido desalentadores a pesar del triunfo de J.D. Vance in Ohio, Ted Budd, in Carolina del Norte, y otro grupito reducido, apoyados por Trump. El resto, ha sido todo cuesta abajo.

  Balduc, Dr. Oz, Doug Mastrianno, Masters, Adam Laxalt, varios gobernadores, y docenas de aspirantes a la Cámara, todos endorsados por Trump, perdieron en su intento, dejando a la Cámara con una escuálida mayoría de menos de diez escaños, y, por el momento, al Senado en manos de los demócratas, pendiente de los resultados en Georgia, el 6 de diciembre, que, de ganar Herschel Walker, tendríamos otro Senado empatado.   

  Donal Trump alega, como un fútil intento de opacar su responsabilidad en el fiasco de las pasadas elecciones, que los culpables fueron aquellos candidatos que no secundaron con firmeza su reclamo de fraude electoral en las elecciones del 2020 que le “hurtaron” la presidencia.

  El balance de estos comicios de medio término contrae consecuencias cuyas dimensiones se irán desarrollando, y materializando, con el arribo de los próximos meses.

  Pero el impacto inmediato, de enorme repercusión, es el triunfo arrollador del Gobernador de Florida, Ron DeSantis, en su reelección por casi 20 puntos de ventaja. Esto cambia la dinámica, y la ecuación del paisaje político, no sólo estatal, sino nacional. Se inicia una nueva conversación. Por primera vez se le presenta a Donald Trump un opositor formidable. El gran ganador de la noche el pasado martes 8 de noviembre, fue Ron DeSantis.

  Dentro de las posibles repercusiones post electorales, se encuentra el potencial aislamiento, de manera discretamente gradual, de figuras políticas, como senadores, congresistas, y gobernadores, que, velando por sus propios intereses, optarían por una distancia más amplia y discreta con el ex presidente.  Por otra parte, el Partido Republicano, forzado por el fracaso a la mano, y el triunfo convincente de DeSantis, tendrá que tomar decisiones cruciales, de las que no estará ausente Donald Trump.

  Para Trump, la pérdida de muchos de sus aliados es un serio contratiempo. Empero, su verdadero dolor de cabeza es, sin duda, la impresionante dimensión de la victoria de Ron DeSantis. El Partido Republicano, el verdadero, el conservador del centro, sin extremos, el de Eisenhower, los Bush y Ronald Reagan, tiene que regresar a su posición histórica natural. Debe pasar balance tomando en cuenta la lección del 8 de noviembre. El votante americano ha sido claro en su mensaje en estos comicios de medio término: no a los excesos extremistas de la izquierda y la derecha por igual. 

  Conviene destacar, que siendo la economía un factor empíricamente decisivo en los comicios presidenciales, y de medio término, no lo fue en esta ocasión. La población, en su mayoría, decidió ignorar los dictados del bolsillo y la inflación, y, sorprendentemente, yendo contra su propio interés económico, votó por la normalidad, y contra la conspiración electoral, sostenida por el ala minoritaria ultraconservadora republicana.

  Tal vez la pérdida más costosa para el Partido Republicano en estos comicios ha sido el abandono de los independientes. El mensaje fue claro. Los independientes estaban, obviamente, descontentos con la dirección que lleva el país, pero también lo estaban con el mensaje que enviaban los candidatos republicanos.

  En medio de todas las hipótesis, figuraciones, caracoleos y alucinaciones para encontrarle una explicación aceptable a este fracaso político, salta una que tiene una debatible legítima validez.

   El votante americano, especialmente el centrista independiente, ignoró el crimen, el aborto, la economía y la inflación, para votar contra la retórica histérica de los obsesionados con unas elecciones robadas que nunca fueron. 

  Aunque es muy temprano para conclusiones definitivas, ya se observan movimientos dentro de los círculos republicanos buscando respuestas al descalabro. Kevin McCarthy, que dos semanas atrás parecía el próximo Speaker of the House, y que tal vez lo sea, ya, con los resultados hasta ahora conocidos, no luce como el candidato tan seguro para la posición.   Tampoco Mitch McConnell tiene asegurado el liderazgo como jefe de la minoría.

  Incuestionablemente que la resaca que dejó en su paso la elección de medio término ha sacudido, más que a cualquier otra figura, a Donald Trump. Su posición de control en el Partido Republicano, todavía firme, no lo será tanto después de los varios desafíos que le saldrán al paso en el largo camino hasta noviembre del 2024. Los resultados de Florida pudieran ser el impulso catalizador para una restructuración real del Partido Republicano.

  Uno de sus baluartes en el campo publicitario, Fox, ya no estará a su lado. Su presidente, y dueño, Rupert Murdoch, le ha dejado saber que no apoyará su candidatura y que lo haría en favor de su opositor Ron DeSantis.

 ¡Vaya que nos dejó sorpresas la consulta del 8 de noviembre!

BALCÓN AL MUNDO

Joe Biden y Xi Jinping se reunieron en Bali, Indonesia, para tratar asuntos de relevancia que atañen a los intereses de ambas naciones, y a la estabilidad mundial, hoy puesta a prueba por la invasión rusa a Ucrania.

Una vez más se puso de manifiesto el status de paria de Rusia y de Vladimir Putin. No se le invitó a la reunión del G 20 y ha quedado, ante el mundo, completamente relegado.

China ha adoptado, veladamente, una posición “neutral” en el conflicto ucraniano, al no respaldar pública y enfáticamente al dictador ruso, ni, por lo que se sabe, ayudarlo con el suministro de armamento.

Aunque luzca irónico, USA y China, tienen el objetivo común de ver a Rusia emanar del conflicto con Ucrania profundamente debilitada y están en el camino de lograrlo, pese a los serios desacuerdos que permanecen entre ellos como el tema de Taiwán, la presencia militar amenazante China en el Mar Sur, y las constantes discrepancias comerciales.

Pero, si al final, se logró, aunque ligeramente, un alivio en las tensiones, la reunión valió la pena.

*****

Dos mísiles rusos cayeron en un granero en Polonia, según la AP, y se investiga si fue accidental o una provocación intencional. Se dice que dos personas resultaron muertas por la explosión. Esto no constituye un evento de menor importancia puesto que Polonia es un país de considerable rango dentro de la NATO. El caso se investiga.

Una chispa de esta naturaleza puede iniciar un conflicto de inmensas proporciones. La historia europea nos enseña que pequeños actos, nada trascendentales en sí, pueden traer enormes tragedias. Ejemplo: 1914 y la Primera Guerra Mundial.

*****

  En la noche del martes pasado, el ex presidente Trump, desde su palacio de Mar–a-Lago, en Palm Beach, Florida, anunció su candidatura a la presidencia por el Partido Republicano para los comicios del 2024.  Pronto lo harán, tal vez para principios del año entrante, los gobernadores Ron DeSantis de Florida y Glenn Youngkin de Virginia.

Habrá competencia dentro de las filas republicanas.

*****

  El planeta tierra cuenta ya con 8 mil millones de habitantes. Sucedió el martes pasado. Nos lo confirmó las Naciones Unidas y nos agrega que se debió a que la gente, el bicho humano, ha crecido en longevidad y que, la fertilidad ha aumentado en ciertos países. Todo esto contra las apocalípticas amenazas del cambio climático, el calentamiento global y otras profecías devastadoras.

  Lo cierto es que, con la muerte y nacimiento de cada ser humano, cada día, el mundo muere y nace, en una noria interminable. Así ha sido por los siglos sin fin y continuará hasta el fin de los milenios.

  “Una generación pasa y otra generación surge, pero la tierra permanece por siempre”

   Eclesiastés.

Temas similares…

MY FREE EXPRESSION. Un anochecer

               Estaba anocheciendo. A los 86 años, médico retirado, vivía con mi esposa unido por 60 años, visitados...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish