El Champion y La Serie del Caribe

Written by Libre Online

30 de enero de 2024

José «Chamby» Campos

Este jueves comienza “La Serie del Caribe”. Un torneo de béisbol donde participarán por primera vez siete equipos representando a siete países del área del Caribe.

Esta es la tercera ocasión que este evento se realiza en nuestra ciudad y el estadio de Los Marlins será el anfitrión de todos los partidos. La edición del año 1990 se jugó en el mismo sitio, pero cuando lo que existía allí era el afamado Orange Bowl, un estadio de football americano totalmente inepto para llevar a cabo un juego de pelota. En 1991 la acción fue movida al también desaparecido Estadio de Miami antes que fuera nombrado Bobby Maduro Stadium. Ambas series fueron un fracaso financiero, pero sirvieron para llamar la atención de Las Grandes Ligas.

Este año la isla de Curazao, Nicaragua el cual estará haciendo su debut, y uno de los países originales, Panamá, se estarán uniendo a los tradicionales participantes; estos son República Dominicana, actual campeón, Puerto Rico, Venezuela y México. 

Como punto de referencia recordaremos que esta competencia está en su segunda etapa. La primera se inauguró en 1949 y continuó hasta febrero de 1960 cuando el tirano que desgració la isla de Cuba declaró que el deporte profesional era ilegal.

Hablar de La Serie del Caribe es hablar de la pelota invernal cubana o como “criollamente” se le llamaba, “El Champion”.

La liga cubana no solo era la mejor organizada sino la más fuerte, la mejor económicamente y la más antigua de las otras 3 participantes. Estas fueron las razones por la cual Cuba fue seleccionada y accedió a ser la primera sede. El Gran Estadio del Cerro abrió sus puertas el 20 de febrero de 1949 al llamado de “Play Ball”. 

No por gusto o exageración, en ese momento Cuba contaba con el segundo mejor beisbol del mundo. Prueba de ese clamor fue el dominio de los equipos que formaban El Champion frente al resto de las ligas de los otros países.

La Habana 1949

El título original en la temporada se lo llevaron Los Alacranes del Almendares con una impecable marca de 6 victorias y 0 derrotas. El invicto conjunto fue dirigido por Fermín Guerra. El formidable elenco de lanzadores estaba compuesto por Agapito Mayor, Conrado Marrero, Tata Solís, Vicente López, Jorge Comellas, Octavio Rubert y Edward Wright. En sus filas se encontraban entre otros Héctor Rodríguez, Willy Miranda, Avelino Cañizares, Al Gionfrido, El Chino Valdivia y Andrés Fleitas.

Panamá 1952

Miguel Ángel González al mando de su propio equipo, Los Leones de La Habana; se llevaron el trofeo con una marca de 5 triunfos y un solo revés. El pitcher norteamericano Tomas Fine ganó dos juegos, uno de ellos por la vía de “cero carreras y cero hits” que es hasta el momento el único que se ha lanzado en dicha serie. La parte ofensiva fue liderada por Edmundo “Sandy” Amoros, Lou Klein, Andrés Fleitas, Spider Jorgensen, Fernando Pedroso.

Panamá 1956

Cuando Los Elefantes de Cienfuegos, guiados por Oscar Rodríguez; se coronaron campeones de la liga y representaron a la Perla de Las Antillas comenzó una racha de 5 campeonatos seguidos. Ya nunca más otro país volvió a ver el trofeo de campeón. La marca durante el torneo fue de 5 triunfos y 1 derrota.

Cienfuegos contó con un cuerpo de lanzadores integrados por Camilo Pascual, Pedro Ramos, El Látigo Gutiérrez y Sandalio Consuegra todos unidos en batería con Rafael Noble. La ofensiva la llevaron el primera base Bob Boyd, Curt Roberts, Milt Smith, Humberto Fernández, Ossie Álvarez, Prentice Brown y Archie Wilson.

La Habana 1957

Los campeones de la liga ese año fueron Los Tigres de Mariano bajo la tutela del genial Napoleón Reyes. El cuadro de lanzadores estaba formado por Jim Bunning, Bill Werle, Mike Fornieles, Conrado Marrero y Enrique Maroto. Los héroes ofensivos fueron Solly Drake, el inmortal Orestes Miñoso, el cátcher Hal Smith y entre los que defendieron el infield estaban Harold Bevan, Julio Bécquer y José Valdivielso.

El número final para el conjunto isleño fuero 5 ganadas y 1 perdida.

San Juan, Puerto Rico 1958

Este torneo vio por primera vez a un equipo repetir como campeón cuando los muchachos de Napoleón regresaron con el trofeo.

Los felinos prácticamente se presentaron al Clásico con la misma novena terminando con 4 éxitos y 2 fracasos. Napo de nuevo fue el manager y recibió la ayuda de casi todos los que lo habían logrado el año anterior. En el montículo volvió a dominar el pinareño Pedro Ramos quien sin duda fue el as de un staff que volvía a contar con Mike Fornieles y Bill Werle y al cual se unía Bob Shaw. 

Miñoso y Solly Drake continuaron con las mismas actuaciones del año anterior siendo un terror en el plato junto a la nueva adquisición del segunda base Casey Wise. También regresaron a sus posiciones Julio Bécquer y Rafael Noble.

Caracas, Venezuela 1959

Después de haber sido los primeros en conquistar La Serie, los Alacranes del Almendares y su pintoresco director Sungo Carreras, consiguieron su segunda corona con una marca de 5 victorias y 1 derrota.

El trabuco cubano contó con el cuadro maravilla de Rocky Nelson, Tony Taylor, Jim Baxes y Miguelito de La Hoz. Los outfielders Carlos Paula, Bob Allison, Angel Scull y Leo Posada. Detrás del plato se encontraban Dick Brown y Enrique Izquierdo.

Los lanzadores formaron probablemente el elenco más profundo de un equipo cubano; liderado por el gran Camilo Pascual. Le siguieron Art Fowler, Orlando Peña, Mike Cuéllar, Tommy Lasorda, Gonzalo “Choli” Naranjo y Patato Pascual.

Panamá 1960

Cuando ya se sabía que esta campaña sería el final de la Serie del Caribe, Los Elefantes de Cienfuegos bajo las órdenes de Tony Castaño dejaron sus nombres grabados para la eternidad como los últimos campeones.

Al igual que en la primera edición del año 1949, la representación cubana terminó invicta con 6 triunfos. 

Los paquidermos contaron con un pitcheo a la altura de Camilo Pascual, Pedro Ramos y Orlando Peña. El cuadro estaba cubierto por El Borrego Álvarez, Cookie Rojas, Hilario Sablón y Leo Cárdenas. Los jardines fueron patrullados por George Altman, Tony González y Dan Dobbek. Los receptores lo fueron José Azcúe y Rafael Noble.

Como podemos ver, El Champion fue la única liga donde sus cuatros integrantes fueron “Reyes en el Caribe” no solo por sus 7 coronas en 12 intentos sino porque lo lograron en las cuatro naciones sedes.

Desafortunadamente este año cuando este espectáculo se está celebrando en La Pequeña Habana, es bochornoso que la Confederación del Caribe ni los promotores hagan ninguna mención de la ilustre liga invernal de la Cuba alegre de otros tiempos. Que de paso sea dicho, sin ella no hubiera existido.

Temas similares…

J.D. Arteaga al mando de UM

J.D. Arteaga al mando de UM

Por José “Chamby” Campos Comenzó la temporada de béisbol universitario y el programa más prestigioso de la ciudad...

Súper Bowl LVIII

Súper Bowl LVIII

Por José “Chamby” Campos Concluyó la temporada 2023-2024 el pasado domingo con un tremendo partido de Súper Bowl, el...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish