EDUARDO INDA, POLITÓLOGO Y PERIODISTA ESPAÑOL: LA CENTELLA QUE HACE ARDER A LOS COMUNISTAS ESPAÑOLES

Written by Roberto Cazorla

8 de diciembre de 2021

“El hecho que más me sorprendió cuando visité Cuba fue el ritual que todos los cubanos repetían cada vez que les preguntaba por la dictadura. Se quedaban en silencio, miraban a su derecha, e izquierda y, si certificaban que no había chivatos, rompían su silencio con un lenguaje balbuciente; pasados unos minutos con parrafadas en las que determinaban que aquello era uno de los regímenes más represivos sobre la faz de la tierra. Me fui sin conocer un solo cubano que no hicieron lo mismo”.

Está entre los que fustigan a la dictadura cubana cuando tiene un micrófono delante, o desde la silla que ocupa semanalmente en un programa tremendamente combativo que emite el Canal 6, comparable con la repugnante televisión cubana; como la que se emitían (y se sigue haciendo) en la ex Unión Soviética. Nuestro defensor, dice lo que ninguno de los tertulianos. Como Santiago Abascal, los tiene que no les caben en el triángulo de sus ingles.

De acuerdo a la situación política española, lanzar a los “cuatro vientos”, “cantarle las 40” a los socialistas-comunistas, tiene el valor que demuestran los disidentes cubanos que, desde el pasado 1 de julio, se han puesto la “cartuchera” de la valentía, logrando promover los cimientos de la dignidad de ¿millones? de compatriotas dentro de la isla, además consiguiendo que, en el exterior, muchos se enjuagaran las neuronas. El que no reconozca que desde entonces existe un antes y un después en la “tranquilidad” de los asesinos que tienen a la isla encarcelada, es que “se chupa el pulgar”.

Cuando en esta parte del mundo en la que una cantidad de ciudadanos tienen diarrea cerebral, que, dentro de tanta miseria humana, egoísmo, corrupción e hijos de mala madre, surja un Eduardo Inda, es algo que, como cubano exiliado, me provoca deseos de pegar saltos como un niño el día de Reyes. Inda es el fundador y director de periódico digital “OKDIARIO”, desde el que se satura de poner a parir a todo “quinqui”.

Como la dictadura más sanguinaria en la historia americana resulta la de Cuba, desde el pasado julio, las tertulias (compuestas por cretinos que no tienen ni P. idea de la realidad cubana), opinan sin faltar los que culpan al “bloqueo” estadounidense de la maldición que cayó en la isla aquel 1 de enero de 1959. Y es cuando Inda se luce derrochando un tsunami de verdades, poniendo a los “compañeros” en “una cutícula”.

Como periodista ingénito y politólogo que está al día en cuanto a los acontecimientos que están abatiendo al mundo, procura estar al día. Es por lo que suele viajar con frecuencia.

VIAJE A CUBA

“El hecho que más me sorprendió cuando visité Cuba fue el ritual que los cubanos repetían cada vez que les preguntaba por la dictadura. Se quedaban en silencio, miraban a su derecha, a su izquierda y, si no había chivato, rompían su silencio. Primero con frases cortas, lenguaje balbuciente, y pasados unos minutos con parrafadas interminables en las que determinaban que aquello era uno de los regímenes más represivos sobre la faz de la tierra. Me fui sin conocer un cubano que no lo hiciera”.

Eduardo Inda nació el 15 de julio de 1967 en Pamplona (Navarra, España). Se educó en la Universidad de Navarra y su trabajo, desde hace muchos años, se basa en el periodismo, y reportero, además de haber cursa política, lo que le permite profundizar en temas que no todos tienen el valor. Fue director del diario nacional “El Mundo” entre 2002 y 2007. El 2011 dirigió el diario deportivo “Marca” y, posteriormente, regresó a la dirección de “El Mundo”. Actualmente es fundador y director del diario “OKDIARIO”. Es tertuliano en varios espacios radiales y televisivos, destacando en la emisora “ES RADIO”, en la tertulia mañanera de Federico Jiménez Losantos, otro de los más combativos del socialismo-comunismo, y combatiente de la dictadura macabra cubana.

“Mi viaje a Cuba (que me cuesta recordar sin alterarme) fueron unos días agridulces. Por un lado, resultaba aterrador ver la pobreza en la que vivía aquella gente, con niños desnutridos cuyas tripitas dibujaban estampas similares a las de esos muchachos africanos de Biafra que nos conmovieron durante décadas. A eso se sumaba la total ausencia de libertad de una ciudadanía que ya odiaba al malnacido  Fidel Castro y a su hermano corrupto y narcotraficante Raúl”.

Encabeza la lista de los enemigos del villano “presidente por accidente”, Pedro Sánchez. Sobre la pluralidad existente en este país, sostuvo: “En España tenemos a “Newtral”, que es muy serio y objetivo en sus planteamientos. Pero hay otros que están al dictado de partidos políticos como “Podemos”. Es un hecho incontrovertible. Pregunto por qué siempre se denuncian noticias de medios de centro derecha o críticos con el Gobierno actual, y prácticamente nunca se denuncian bulos o meteduras de pata de medios de izquierda”.

DIAZ-CANEL

Respondiendo a la pregunta desde “Wikidata”, respecto a la crisis de desinformación:

“Que haya un comité de la verdad, suena a regímenes totalitarios. ¿Cómo determinas que algo es verdad al 100%? No es fácil. El primero que utilizó los bulos fue el señor Sánchez cuando publicamos la tesis que robó. Toda España sabe que robó su tesis. Lo de los bulos se utilizan para deslegitimar, al contrario, no para descubrir una mentira”.

Volviendo al drama cubano: “Eran tiempos en los que la izquierda española se negaba a llamar “dictadura” a un régimen que mata físicamente y de hambre a la población desde 1959. Desde aquella Nochevieja en la que depusieron a un Fulgencio Batista que, con ser malo, se antoja un pigmeo en perfidia al lado de los Castro y de ese montoncillo tontorrón del tres al cuarto que es  Miguel Díaz-Canel al que le deseo un tan justo como certero magnicidio. La palabra “tirano” si la empleaban para calificar, con justicia, por cierto, a un Pinochet que por aquel entonces llevaba ya casi una década fuera del poder. Aquella euforia dialéctica se apagaba ipso facto cuando se invitaba a los progres a pronunciarse en los mismos términos sobre el hijo de perra de Daniel Ortega o sobre el multimillonario Hugo Chávez. Debe ser que hay satrapías buenas, las de izquierdas, y malas, las de derechas. Y uno que pensaba que todas eran infinitamente perversas”.

Para orgullo nuestro, insiste: “Le enésima sublevación de la población cubana contra la dictadura ha vuelto a traer a colación la eterna batalla dialéctica entre la izquierda social-comunista y la derecha liberar español. Produce tanto asco como repugnancia moral contemplar a Pedro Sánchez negarse a tildar de “dictadura” al régimen cubano, observar a la vicepresidenta Ribera encubrir el bulto con un mensaje que provoca vergüenza ajena, “no hay que caer en mensajes un tanto complicados”, y no digamos ya certificar la catadura de la nueva ministra portavoz, Isabel Rodríguez, que ha evitado mojarse aduciendo que no quiere “comprometer al Gobierno”. La fórmula acordada se estudiará más pronto que tarde en las facultades de Politología e Historia como ejemplo de conductas nauseabundas: ¡Cuba es una no democracia!”.

Desde estas páginas de “LIBRE”, señor Inda, nuestro más profundo agradecimiento y, que Dios lo conserve para bien de la humanidad.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish