Edificios ‘hijos’ de las nubes

Written by Libre Online

22 de septiembre de 2021

Un centro cultural y artístico, un museo científico-tecnológico y un espacio público polivalente, en distintas ciudades chinas, son destacados exponentes de la arquitectura más vanguardista y estilizada, que se inspira en una de las manifestaciones más bellas y omnipresentes de la naturaleza: las formaciones nubosas.

Por Ricardo Segura

Al observar alguno de sus diseños más recientes, podría afirmarse que los arquitectos de MAD Studio últimamente tienen la cabeza en las nubes,  pero esos notables edificios tienen los pies bien puestos sobre la tierra, al estar firmemente cimentados y sólidamente construidos.

Tres de los proyectos de esta firma (www.i-mad.com) con sede en China y que se caracteriza por su arquitectura futurista basada en una interpretación contemporánea de la visión oriental de la naturaleza, se inspiran en esas grandes formaciones algodonosas de vapor de agua que flota en la atmósfera: las nubes.

Sus formas redondeadas, su color blanco y su aspecto etéreo  hacen pensar en nubes mágicamente convertidas en edificios, pero en lugar de estar destinados adisiparse y convertirse en lluvia, han sido diseñados y edificados para durar siglos y ser visitados y utilizados por  millones de personas.

EL PABELLÓN CULTURAL

CLOUDSCAPE EN HAIKOU

En abril de 2021 abrió sus puertas el centro Cloudscape en Haikou, un espacio público y cultural urbano único diseñado por MAD, para ser utilizado por los ciudadanos y visitantes de esta ciudad portuaria, en el extremo sur de China.

Esta edificación con una forma fluida y escultural de hormigón es el primero de los dieciséis pabellones costeros que se construirán para rejuvenecer esta histórica urbe y mejorar el espacio público a lo largo de la costa.

En el lado sur del pabellón hay una biblioteca y un espacio de lectura con capacidad para 10.000 libros, así como un área audiovisual multifuncional gratuita y abierta para uso público.

Por su parte, el área norte del edificio cuenta con una cafetería, baños públicos, baños sin barreras, duchas, una sala de guardería, un área de descanso y un jardín en la azotea.

El edificio, ubicado en una zona tranquila entre la tierra y el mar, es sumamente escultórico, y sus formas orgánicas también crean espacios interiores únicos, donde las paredes, suelos y techos se fusionan de maneras impredecibles, a la vez que se difuminan los límites entre el interior y el exterior.

Las aberturas circulares del edificio recuerdan los agujeros forjados por la vida silvestre o los mares, difuminando el límite entre la arquitectura y la naturaleza.

Los diferentes tamaños de esas aberturas permiten que entre la luz solar al interior y se cree una ventilación natural para enfriar el edificio, una ciudad con clima cálido durante todo el año. A través de esos agujeros, la gente observa el cielo y el mar. 

El espacio principal de lectura en forma de cascada, que conecta el primer y segundo piso, también permite actividades de intercambio cultural, mientras que la zona de lectura infantil, que está separada, cuenta con lucernarios, huecos y nichos que estimulan el deseo de los niños de explorar.

La forma estructural del Cloudscape crea varios espacios y plataformas semi-exteriores, que también sirven como espacios para que la gente pueda leer y contemplar el mar.

EL ‘CENTRO DE LA NUBE’

EN ARANYA

El edificio Aranya Cloud Center que MAD proyectó para la localidad de Aranya en Qinhuangdao, en el noreste de China, se situará cerca de la pintoresca costa de Beidaihe y ha sido diseñado para aparecer como una ‘nube flotante’.

Una vez finalizada, esta construcción que se erigirá en las proximidades del mar, ofrecerá un nuevo espacio público polivalente para Aranya, una de las comunidades artísticas y culturales costeras más vibrantes de China.

El edificio, que tendrá grandes espacios abiertos y paredes móviles, está diseñado para albergar una variedad de funciones,  contando con una sala de conferencias de prensa, un pequeño teatro y un espacio para exposiciones. Por fuera, estará rodeado por un paisaje esculpido denominado ‘jardín de piedra blanca’.

Cuando se vea desde la distancia, el Aranya Cloud Center será como una «nube flotando en el bosque» con una forma pulida y reflectante activada por la luz, el cielo y el paisaje cambiantes.

En su entrada, una piscina reflejará el edificio y las nubes del cielo, difuminando los límites entre arquitectura y naturaleza, y entre interior y exterior.

La forma de nube se consigue mediante una serie de estructurales monumentales en voladizo, la más grande de las cuales alcanzará 30 metros de longitud. Como resultado de estos voladizos, la sólida masa blanca del edificio parecerá flotar sobre una planta baja acristalada, cuando se vea por dentro o desde fuera.

El espacio interno principal del edificio, la sala de usos múltiples, parecerá extenderse hacia el cielo a través de un techo giratorio. Una serie de tragaluces permitirán la entrada de mucha luz natural al interior.

EL MUSEO DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA DE HAINAN

El futuro Museo de Ciencia y Tecnología de Hainan se situará en la costa oeste de la ciudad de Haikou (Hainan, China), estará rodeado de estadios deportivos y un Parque Nacional de Humedales y será una importante atracción turística para el puerto de libre comercio de Hainan.

Con el telón de fondo de una rica selva tropical, el pabellón principal de este museo tendrá la forma de una nube y contará con un espacio de exposición permanente, un planetario, un teatro de pantalla gigante y un teatro aéreo.

Desde la distancia, el edificio futurista parecerá emerger de la ciudad, mientras que los visitantes que ingresan al área del museo lo verán flotando sobre la jungla.

La estructura interior del museo constará de tres grandes núcleos, entramados curvos, rampas en espiral y un tejado. Un tragaluz en la cúpula del museo bañará el espacioso atrio con luz natural. Un espacio de exhibición en espiral e inclinado ascenderá cinco pisos desde la sala central.

La experiencia de la exhibición comenzará en el quinto piso, donde el ascensor se abrirá a una plataforma de observación de 360 ​​grados con el mar y el paisaje urbano visibles en la distancia.

Allí los visitantes explorarán las galerías de tecnología y espacio antes de bajar por una rampa hacia las galerías del océano y las ciencias de la vida en el cuarto piso, las galerías de matemáticas y ciencias en el tercer piso, y el área de experiencia interactiva multimedia y el parque infantil, en el segundo piso.

En el exterior, un dosel ondulado se extenderá desde el pabellón principal en todas las direcciones creando un espacio para acomodar al público en el clima húmedo y lluvioso de Haikou.

Temas similares…

El grito de Yara

El grito de Yara

Para conmemorar la efeméride del 10 de octubre de 1868 vamos a publicar este relato poco conocido del coronel José...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish