Dos héroes de la Policía logran salvarle la vida a un niño en Sweetwater

Written by Germán Acero

8 de septiembre de 2021

Se atascó con una pepa de mamoncillo

Los oficiales Benito Junior y Samuel Dorcely no lo pensaron d os veces cuando fueron llamados de urgencia por una abuela para que salvaran a su nieto que se habita atascado y no podía respirar al tragarse una pepa de mamoncillo.

En segundos Benito llegó a la residencia donde estaba la señora Olga Rodríguez quien les mostró a los dos policías al niño quien estaba prácticamente en estado agonizante debido a la ingestión de esa pepa que no le permitía respirar fácilmente.

Pero la sorpresa de Benito fue aún más grande ya que cuando llegó la familia estaba totalmente desesperada y lo único que le pedía a él era que salvara al niño para lo cual el oficial puso a prueba toda su experiencia adquirida para superar esta clase de emergencias humanas.

Después de unos segundos que mantenían impaciente a la abuela del pequeño de apenas meses, el uniformado logró que el niño vomitara la pepa de mamoncillo y pudiera, de lógico, volver a respirar sin ninguna dificultad.

Todos los rostros de los allí presentes estallaron en suprema felicidad y llovieron entonces aplausos para el oficial y otro de sus compañeros que acudieron al escenario de la emergencia y ,luego, fueron llamados por el alcalde Orlando López para recibir una Proclama.

Fueron distinguidos los dos oficiales en el marco de un programa llamado “Salvando Vidas”. “Por eso yo junto al jefe de la Policía, Plácido Díaz, hemos tenido  el placer de entregarle al Sargento Benito y al Oficial Dorcely dicho reconocimiento oficial, dijo el Alcalde López.

“Estoy orgulloso de nuestros policías que lograron salvar la vida de un niño que se estaba ahogando con una semilla. Gracias a la respuesta rápida y las técnicas que nuestro policías usaron, el niño pudo respirar y sobrevivir”, dijo emocionado el alcalde López.

“Esto demuestra que la policía, en definitiva, siempre estará atenta para ayudar a la comunidad. Con este gesto hemos demostrado que la policía de esta ciudad también está poseída de un gran sentimiento humano por su prójimo”, señaló López.

Los dos policías resaltaron el esfuerzo que tuvieron que hacer, en medio de la escena que era una calle de Sweetwater, para tratar de salvar al niño Gian Lucas Menéndez, quien en esos momentos  tenía totalmente bloqueadas las vías respiratorias.

Con varias palmas fuertes y rápidas en la espalda, el Sargento Benito trabajó para desalojar la semilla con éxito de la garganta del menor quien de inmediato comenzó a llorar pero, a la vez, a respirar ya muy bien mostrando un rostro de felicidad.

El oficial Samuel Dorcely miró a la boca del niño para quitarle la semilla. “Estaba yo, de lógico, un poco nerviosos. Pero muy seguro de lo que estaba haciendo. Y más aún cuando el niño arrojó por su boca la pepa de mamoncillo y comenzó entonces a reír”, dijo el uniformado.

Un video, como prueba reina de este caso, comenzó a  rodar en las redes digitales mostrando a los dos oficiales en plena acción callejera cumpliendo una misión distinta a un robo o un atraco o un tiroteo como suele suceder a cada momento en los barrios de Miami.

“ Hemos sido entrenados también para salvar vidas. Simplemente se activa, realmente no estás pensando. Solo confías en tu entrenamiento y fluye como el agua”, dijo Benito, quien se mostró orgulloso de su labor como policía.

“Es un alivio. Y un gran orgullo repito. Soy padre y cuando ves a un niño en problemas como ese no puedes evitar pensar en tu propio hijo. Mi familia, luego de lo sucedido, está muy orgullosa de mí ”, afirmó  Dorcely.

Gian Lucas y su abuela estuvieron allí por el momento especial que se le dio al caso y a la exaltación a los dos oficiales. La abuela de Gian no pudo ocultar y con lágrimas y a la vez con mucha felicidad agradeció a estos por haber  salvado a  su nieto.

“Quiero decir Gracias. Muchas gracias”, dijo Olga Rodríguez, la abuela del niño. Pero para colmo de más felicidad la madre de Gian no pudo estar en la ceremonia porque estaba en un hospital de la ciudad dando a luz a otro hijo.

“Ella –mi hija—esta supremamente contenta con la noticia. Me encargó que le dé inmensas gracias a los dos policías por salvarle la vida a Gian. Este es un gesto también que mi familia siente porque siempre le estará agradecida a esos dos oficiales que se presentaron como unos ángeles bajados del cielo”, sintetizó Olga.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish