Donald (Don) Stewart  Beguiristaín

Written by Libre Online

6 de diciembre de 2022

Militar, profesional y diplomático norteamericano que parte con mucho honor

El martes primero de noviembre en su hogar de Coral Gables, a la edad de 90 años,  tras una larga batalla con la enfermedad Alzheimer, dejó de existir el estimado caballero Don Stewart Beguiristaín, hombre de gran fe, rodeado hasta sus instantes finales por sus seres allegados, amistades y un formidable equipo médico.

Cursó estudios en la Academia Militar Hargrave (HMA), Graduándose de Valedictorian y como el más alto oficial del curso 1951. Continúa estudios en Washington and Lee University, curso de 1955, aceptando una asignación como Segundo Teniente en las Fuerzas Armadas como Oficial de Transporte en los estados de Washington y Alaska siendo promovido al grado de Capitán.

Tras obtener una separación honorable de las Fuerzas Armadas, regresó a la capital Washington, D.C. donde se afilió a la Iglesia Episcopal de Cristo, conociendo allí a su primera esposa Marilyn (1931-1977) madre de sus cuatro hijos. Su mejor amigo era John Englishman, contrayendo nupcias posteriormente con Nora Scott Stewart  (1931-1992) quien lo acercó a su maravillosa familia canadiense, siendo su última esposa, desde 1994 hasta su marcha a la eternidad, la estimada dama cubana Mirta Stewart quien ha sido un enlace maravilloso con sus cuatro descendencias, señora culta, hospitalaria y agradable con quien compartió sus últimos 28 años de existencia y a quien LIBRE extiende sus más sentidas condolencias, en unión de los cuatro hijos Andy, John, Patrick y Peter y sus respectivas familias que incluyen seis nietos: Scott, Liz, Maddie, Sophie, Ian y Eva.

Profesionalmente

Fue Don diplomático de carrera con asignaciones en Asia y América Latina. Fue Oficial Consular en Yokohama, Japón y Buenos Aires. En Argentina fue asistente del embajador John Cabot Lodge.

Estuvo asignado a la Organización de Estados Americanos (OEA). Trabajó en la Biblioteca del Congreso en el Libro de Estudios Latinoamericanos.

Al retirarse trabajó como agente de bienes raíces en el mercado norte de Virginia.

Finalmente tuvo oportunidad de ayudar a muchos desde la Asociación Nacional de Empleados Federales Retirados, siendo Vice Presidente de la región III, que incluye seis estados sureños, además de la Florida, Islas Vírgenes, Guam y Puerto Rico. También, Veterano Distinguido que recibió sendos honores antes de partir a la eternidad.

Su vínculo con Matanzas

A esta hoja de grandes méritos y servicios unimos el historial de su padre, el diplomático norteamericano Jack Stewart, quien estuvo asignado al Consulado de los Estados Unidos en Matanzas y contrajo nupcias con la dama matancera Esperanza Beguiristaín Rivero, hija del industrial José María Beguiristaín y su esposa Esperanza Rivero.

En lo personal, aunque la razón no es la más grata, honrados nos sentimos al recoger aspectos de vida de este gran amigo,  a quien siempre consideramos un caballero en toda la extensión del término, además de unirle modales y gestos humanos que lo hacían acreedor de las mayores simpatías y respeto.

¡En la paz del Señor descanse el alma de este gran amigo a quien decimos hasta luego, Donald Stewart Beguiristaín!

Temas similares…

¡NO ME HABLE DE LOS MUERTOS!

¡NO ME HABLE DE LOS MUERTOS!

Por Herminio Portell Vilá (1954) Por un momento dudé en cuanto al título de este artículo, que se me ocurrió que...

MARTÍ ENCUENTRA SU PAISAJE

MARTÍ ENCUENTRA SU PAISAJE

DE SAMUEL FEIJOO (1954) Desde niño cuando su papá le llevara al agreste Hanábana (Matanzas), José Martí se entró en...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish