Don Tomás Estrada Palma: de Nueva York al Palacio presidencial

Written by Alvaro J. Alvarez

19 de mayo de 2021

Don Tomás Estrada y Palma (TEP) nació el 9 de julio de 1835 (otros dicen 1832) en Bayamo.

Se incorporó a la lucha armada iniciada por Céspedes en 1868. En 1876 fue el cuarto presidente de la República en Armas. En 1877 fue apresado y deportado a España desde Gibara.

Aproximadamente, seis meses después de haberse firmado el Pacto del Zanjón, TEP fue liberado, pero no estando de acuerdo, se negó a regresar a Cuba. Viajó a París, donde estuvo brevemente, para después venir a EE.UU. Se radicó en un pequeño pueblo de menos de mil habitantes a 43 millas (69 kms.) al N.O. de la ciudad de Nueva York, llamado Central Valley. 

Allí aprendió inglés e hizo amistad con la familia de maestros Cornell.  Sin embargo, se sentía extremadamente solo y carecía de ingresos para mantenerse. Un buen día, recibió una carta de su primo, José Joaquín Palma-Masso (1844-1911) desde Honduras. 

También bayamés, poeta, profesor, periodista y diplomático que habiendo participado en la insurrección de 1868, había abandonado Cuba mucho antes y logró asilo en Guatemala.

En 1896 escribió la letra del Himno Nacional de Guatemala. Como anécdota interesante, no fue hasta 1911 cuando, ya moribundo, reconoció ser el autor de esa preciosa letra, que muchos creen, está entre los himnos más lindos del mundo.

Don Tomás, en NY, aceptó la invitación de su primo José Joaquín y marchó hacia Honduras, llegando al fin, el 5 de junio de 1879. Inmediatamente fue nombrado Primer Director del Servicio Postal de Honduras, traductor oficial y profesor del colegio de señoritas. 

En el correo, TEP estableció las normas para la correspondencia interna y externa e incorporó a Honduras a la Unión Postal Universal. Al año siguiente fue nombrado a la Junta de Directores del Hospital General, donde asumió el cargo de Secretario.

En este tiempo TEP vivía en la casa de su primo, José Joaquín Palma. En la acera de enfrente, vivía con sus 5 hijas, Doña Ana Mateo Arbizú y Flores, viuda del presidente de Honduras entre 1856 y 1862, el General José Santos Guardiola (1816-1862). Asesinado siendo presidente, en un segundo término.

Una de sus hijas, Galatea tocaba el piano y frecuentemente tenía invitados a participar en “tardes musicales“ en su casa.

En esas tertulias en 1879, comenzó un romance entre el “solterón“ Estrada Palma de 44 años y la joven María Genoveva de Jesús Guardiola y Arbizú (Veva-1858-1926) de solo 21 años. 

El 15 de mayo de 1881 se casaron. Galatea se casó, años después con el patriota y general de origen polaco Carlos Roloff (1842-1907), oficial norteño durante la Guerra de Secesión entre 1861 y 1865 y luego en Cuba participó en las Guerras de 1868 y de 1895.

Las cosas le iban muy bien a Don Tomás. Era conocido y respetado por la sociedad de Tegucigalpa. Marco Aurelio Soto y Ramón Rosa, los amigos más poderosos de los cubanos en Hondurasr, renunciaron a sus cargos y abandonaron el país. El grupo de cubanos que se había establecido en Honduras empezó a desbandarse.

TEP, Genoveva y el recién nacido José Manuel (1882), partieron también, pero hacia Central Valley en el estado de Nueva York, donde ya tenían conexiones y TEP volvió a adquirir una posición de respeto e importancia.

En sociedad con los esposos Cornell, estableció el Instituto Estrada Palma, una escuela bilingüe y bicultural donde muchos jóvenes hondureños, argentinos, mexicanos, cubanos y norteamericanos locales, estudiaban. 

Fundada como un colegio para alumnos internos y externos. Los internos eran los hijos de las élites latinoamericanas que podían afrontar la cuota y los hijos de cubanos emigrados envueltos en actividades revolucionarias contra España que eran admitidos algunas veces, gratis o con descuento.

Además admitía niños de raza negra. Los estudiantes externos eran niños locales de habla inglesa y ascendencia anglosajona.
Don Tomás planeaba el inculcarle a los estudiantes un sólido conocimiento y aprecio por el sistema político democrático norteamericano. El Instituto era la culminación de sus ideas de “entrenamiento para ciudadanos” .

En 1885 el nuevo edificio, tenía espacio suficiente para salones de clase, dormitorios y lugar para vivir tanto la familia Estrada-Guardiola como la familia Cornell.

Después de José Manuel, que nació en Honduras, nacieron en Central Valley 5 hijos más: Tomás Andrés (1884); María (1887) Carlos (1890); Mariana (1894) y Rafael (1896). La propiedad con un precio total de $7,000 que se podía obtener con un pago de entrada de $2,000 y una hipoteca de $5,000 que Don Tomás compró finalmente en 1890 con una pequeña ayuda de su viejo amigo Marco Aurelio Soto, el antiguo presidente de Honduras que ahora vivía en París, quien le prestó los $385.54 que hacían falta para completar la entrada.

Primeramente encontramos hijos de la élite hondureña: Juan José Soto, el hijo del antiguo presidente; 2 hijos del presidente del momento Luis Bográn; un hijo del Vicepresidente Ponciano Leiva; un sobrino del Ministro de Obras Públicas y el hermano del Alcalde de Tegucigalpa. Salvador Córdoba, que después fue Embajador de Honduras en Washington.

Luis Paz y Próspero Vidaurreta que llegó a ser miembro de la legislatura de Santa Bárbara y Ministro de Hacienda en Honduras.

José Martí reportó que había dos hermanos hondureños de apellido Quirós, un chico de apellido Campillo de Buenos Aires, uno de apellido Irabién de Mérida y varios otros mexicanos.

También estaban los hijos de José Pujols, industrialista habanero y tres hijos (Angel, Pedro y José) de Procopio Castillo Cisneros, un ganadero de Camagüey. Varios de los estudiantes cubanos del Instituto fueron a pelear en la Guerra de Independencia como: Luis Rodolfo Miranda de la Rua; el Tte. Ricardo Muñiz; Manuel Calás Toro y su hermano Rafael.

Central Valley estaba muy cerca de la ciudad de Nueva York, donde el prócer José Martí estaba preparando una nueva lucha por la independencia de Cuba.

Martí iba frecuentemente a conversar con Don Tomás, a quien el llamaba mi almohada, lo que demostraba la confianza que le tenía.

En 1895, José Martí, decidió ir a Cuba, en contra de las advertencias de todos y le pidió a TEP que se hiciera cargo de la dirección del PRC y dos meses después, murió en batalla.

Entonces TEP prácticamente abandonó su Instituto para dedicarse a la causa independentista. Genoveva y los niños se quedaron en Central Valley y pasaron severas privaciones económicas por varios años, hasta el final de la guerra, 

En 1899, con los españoles vencidos y Cuba en manos de un gobierno provisional de EE.UU., TEP regresó a su hogar y a su escuela.

Tuvo planes de fundar la Universidad Estrada Palma en el mismo pueblo, pero en 1901 la Patria lo llama de nuevo, esta vez en la persona del Generalísimo Máximo Gómez, llegó al Hotel Waldorf Astoria de NY el 29 de junio y se reunió con TEP, luego fue a Central Valley a tratar de convencerlo para que aceptara postularse como Presidente contra Bartolomé Masó.

El 31 de diciembre de 1901,TEP ganó las elecciones por el Partido Nacional Cubano, viviendo en Central Valley y siendo ciudadano americano.

El 15 de abril, 1902 el pueblo completo de Central Valley, orgulloso y agradecido, lo despidió en la Terminal de Trenes cuando partió hacia NY.

El 17 de abril, Mr. Smith, el dueño del vapor Admiral Farragut de 2,134 toneladas le propuso a TEP, llevarlo desde Norfolk, Virginia hasta Gibara, desviando su ruta normal a Jamaica.

Llegó el 20 al puerto de Gibara y allí comenzó su recorrido de 21 días por tren, caballo y mar: Holguín, Bayamo, Manzanillo, Sto. de Cuba, Sta. Cruz del Sur, Cienfuegos, Santa Clara, Matanzas donde tomó el vapor Julia llegando a las 8:45 am, del 11 de mayo, frente al Castillo del Morro, entrada a la bahía de La Habana.

Desde las 7:00 am ya estaba por primera vez, ondeando la bandera cubana en El Morro. Su esposa Genoveva con sus 6 hijos y la familia Cornell llegaron directamente desde NY para el acto de toma de posesión, el 20 de Mayo, 1902 como el Primer Presidente de la República de Cuba.

Temas similares…

 ¡MARÍA BONITA!

 ¡MARÍA BONITA!

Una de las mujeres más hermosas del cine, sin lugar a dudas fue María Félix, ayudaron a forjar su leyenda los hombres...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish