DÍA DE REYES

Written by Libre Online

5 de enero de 2022

Por Juan Amador Rodríguez (1952)

Honrado LIBRE al reproducir este trabajo periodístico, humano y social del inolvidable amigo Juan Amador Rodríguez, gran afecto de esta casa.

Anda ya, por estos días comienzo de enero, el entusiasmo y el júbilo del Día de Reyes. Ya se han abierto las puertas de las jugueterías para dar entrada a ese mundo de ojos sorprendidos y corazones en vilo que es la niñez. En cada hogar por humilde que sea, hay un padre esforzado por ofrecer al hijo un motivo más de alegría y un niño ansioso y esperanzado.

Al final puede ser que ese instante se torne en el más completo alboroso o en la más dramática realidad.

Y es que el Día de los Reyes Magos tiene en su más honda proyección esa mezcla entrañable de alegría y tristeza que ha mantenido a través de los años con inalterable vigencia.

De un lado el niño rico a quien le sobran todo tipo de juguetes, de otro, el niño pobre que siempre ve frustrado sus sueños. Sin embargo el tiempo transcurre y el mismo conflicto permanece, la realidad nos ha venido demostrando que nada se ha hecho por tratar de remediar esto. Cada año el alborozo parece reinar en todas partes, en todos los establecimientos, en todos los sitios, pero allí en lo hondo de aquel hogar pobre, lo mismo en el centro de la ciudad que en lo más intrincado del campo cubano, hay demasiado dolor y demasiada agonía para sentir la plenitud gozosa del Día de Reyes Magos. Allí no hay más que sufrimientos y hambre. Hambre en todas las proyecciones tanto físicas como espirituales. Hambre tal vez correspondiendo al signo cardinal de nuestro tiempo, que es ya un sentimiento universal de los pueblos.

Ojalá este seis de enero lleve en sus entrañas un poco más de alegría infantil y un poco más de felicidad humana.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish