¿De verdad se suicidó Chibás?

Written by Libre Online

11 de agosto de 2021

Por: José Manuel Presol

Se cumple el 70 aniversario de la muerte de Eduardo Chibás, persona controvertida, de personalidad alejada de la versión que siempre ha pretendido transmitir el gobierno cubano. No fue “antecesor” revolucionario de Fidel Castro, incluso no tenía ninguna simpatía por él. Tampoco estaba a punto de ganar las elecciones. Lo que sí fue es lo que hoy llamaríamos un populista y un ferviente anticomunista.

Desde joven Eduardo Chibás

mostró una personalidad

impulsiva y atormentada

Desde joven mostró una personalidad compleja, hay quien dice que depresiva, esquizofrénica o histérica. Eso lo tendría que decir un especialista. Lo cierto es que era impulsivo y poco equilibrado.

Casi adolescente, sufrió un atentado casi mortal. La bala llegó muy cerca del corazón. La extrajeron, pero quedaron secuelas. No se sabe si los motivos fueron personales o políticos.

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––

EN UNA CORRIDA DE TOROS

Lo que hemos comentado sobre su personalidad puede comprobarse en muchas “actuaciones”, como la que provocó su muerte. Una “grandiosa” fue en un viaje por Europa. En Madrid, pidió algo normal: ver una corrida de toros. No tan normal fue sentir que el torero estaba en inferioridad y lanzarse al ruedo para defenderlo. Al día siguiente, un periódico tituló: Un cubano loco intenta suicidarse tirándose al ruedo en Las Ventas.

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––

Durante su regreso, conversando con su primo Raúl Primelles, confesó que necesitaba participar en las luchas estudiantiles y apoyar a Julio Antonio Mella, a lo que Primelles contestó que Mella era comunista y eso no encajaba con él, Chibás le replicó que no importaba.

En ese mismo viaje conoció a Ramón Grau San Martín, quedando impresionado, por lo que le siguió varios años, hasta que terminó oponiéndose a él.

SUS DUELOS

Con frecuencia, se batió en duelo, dudándose si participó en 9 ó 12. Casi siempre terminaba herido. Un amigo le aconsejó mantener la vista fija en la punta de la espada contraria, y le contestó “¿cómo voy a hacer eso, si casi no veo la punta de mi propia espada?” Era bastante miope.

Se afilió al Partido Revolucionario de Cuba (auténtico), llegando a ser senador. Fue elegido miembro de la Asamblea Constituyente que dio lugar a la llamada Constitución del 40.

Se dice que participó en la Revolución del 33, lo cual es una verdad a medias, ya que el 12 de agosto estaba fuera del país, aunque regresó rápidamente y se puso a participar. Sí colaboró con el “golpe” cívico-militar de Batista el 4 de septiembre siguiente que cerró esa revolución.

En 1939 intentó suicidarse durante una campaña electoral. Un tiro de refilón, para llamar la atención. No le salió bien y no ganó.

Acabó rompiendo con Grau y fundando el Partido del Pueblo de Cuba (ortodoxo), que nunca llegó a gobernar.

Como era su vida privada lo era la pública, causando malestar entre sus compañeros. No hacía caso a la disciplina de partido y sus declaraciones eran furibundas. Empezaron a mantener reuniones a sus espaldas para controlarle e incluso hablar de sustituirle.

Sobre sus buenas relaciones con Fidel, solo una anécdota: en una ocasión pidió a Roberto Agramonte que dejase a Fidel hablar en un acto. Fue un discurso excelente; pero el comentario fue: “¡Pobre de este país si un día este hombre llega a ser presidente!”.

SUS POSIBILIDADES

Las posibilidades de salir electo en las elecciones convocadas para 1952, fueron otra tergiversación, incluso engañando a la propia embajada americana, que lo daba por ganador, pues las encuestas no estaban bien realizadas. El truco consistía en que se preguntaba por el candidato; y Chibás era el único ortodoxo en la lista, pero había varios auténticos, así que se concentraba el voto.

Llegamos a su “suicidio”. El ambiente estaba caldeado, pues el ministro Sánchez Arango le acusó de mantener en semiesclavitud a los trabajadores de su cafetal en Yateras, Guantánamo. Contra esto respondió con la acusación del desvío de fondos para realizar grandes inversiones en Guatemala, amenazando con una maleta de pruebas. La presentación de esa maleta se retrasó, y surgió la cancioncilla: “Chibás, ¿dónde está la maleta? Abre la maleta, Chibás, ábrela”.

Prometió hacerlo en su próximo programa de radio. Hubo expectación general, pero no habló de eso, sino de un posible golpe por parte de Batista. Al final de esa alocución, al no tener pruebas, lanzó un último desafío y se pegó un tiro.

No piensen que se disparó en la sien, en el corazón o similar, lo hizo en el vientre, en el sitio donde tenía la cicatriz de uno de sus duelos. Quizás intuyó que, como en el “suicidio” anterior, esa era una zona sin peligro.

Chibás se confundió. La bala perforó sus intestinos, vertiéndose el contenido y provocando una infección generalizada causándole la muerte.

Chibás quizás murió por un error de cálculo y no por su disparo, que fue en “blandito”.

Es que hay cosas con las que no se puede jugar, Cuba entre ellas.

Jose Manuel Presol

Nací en la capital de “la Tierra más hermosa que ojos humanos vieran”, un 23 de septiembre de 1952. Salí un 30 de septiembre de 1967, con quince años recién cumplidos y, por el horizonte, empezaba a salir el Sol. No he regresado. Estudios superiores, medios o básicos en muchas cosas, fundamentalmente: Economía, Industria Alimentaria, Agroindustria, Finanzas y Gestión de Proyectos, Transporte, Logística. Vicioso de la lectura. Aficionado a la Historia. Miembro de Somos+. Espero volver algún día, mejor dicho: estoy seguro que volveré y que acabaré de ver salir el Sol.

Temas similares…

El ayer que vive

El ayer que vive

Por  Rafael Soto Paz (1953) La alcaldía de Banes en 1911. Esta fotografía es del año 1911. En ella aparece...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish