Cuba:Mambises nacidos en otras tierras

Written by Enrique Ros*

5 de octubre de 2022

Una obra que reconoce la enorme contribución y el alto número de libertadores nacidos en otras geografías.

Las expediciones después del Zanjón (IV de VIII)

Traían un cargamento compuesto de 1,200 fusiles, 500,000 cartuchos, dos pequeños cañones y otras armas. Resultará un nuevo fracaso. Habían partido de Nueva York el 25 de enero (1896) pero al siguiente día el barco comenzó a hacer agua hasta hundirse en la mañana del día 27 después de ser recogido el personal por las goletas americanas Helen M. Benedicta Alice Cross y Leander Deede; pero en la operación habían muerto 5 expedicionarios y 5 tripulantes. Los náufragos rescatados fueron conducidos a Nueva York.

El tercer intento no tendría mejor suerte. Se utilizaría el vapor Bermuda (que fue comprado por la Delegación Cubana) en una operación que nuevamente organiza el Mayor General Calixto García Iñiguez a quien acompañará, como antes Juan Fernández Ruz y su hijo Carlos García Vélez. Delatados, las autoridades norteamericanas detuvieron la operación pero devolvieron el buque y las armas. El próximo mes se va a producir una nueva operación. Esta tendrá éxito.

El 13 de marzo de 1896, dirigida y financiada por la Delegación Cubana, el Comandante Enrique Collazo conducirá en el Three Friends una expedición en la que llegarán el Coronel Pedro Vázquez, Donato Soto, y Juan Santos, entre otros. Salen de Jacksonville y arribarán a Varadero, en la costa norte de Matanzas, donde comenzaron a desembarcar pero fueron pronto detectados por la guarnición de un fortín español cercano entablándose un combate en el que pudo salvarse el material bélico que traían al venir en auxilio de los expedicionarios tropas cubanas al mando de los oficiales pertenecientes a las fuerzas del General José Lacret Morlot. Llegaron a tierra el 17 de marzo del 96.

Días después, trayendo como jefe de tierra al Comandante Braulio Peña y como jefe de mar al Capitán Pablo F. Rojo, zarpando de Charleston sale el vapor Comodoro el 19 de marzo. Con ellos vienen Rafael Gutiérrez Marín, William Cox y L.A. Good. Traen 250 fusiles, 350,000 cartuchos, un cañón, dinamita y otros pertrechos y pueden arribar sin mayor contratiempo a Nuevas Grandes, en la costa norte de Camagüey. No tendrá éxito una expedición organizada por el Partido Revolucionario Cubano de Cayo Hueso y que tendría al frente al Coronel Juan Monzón. Pero sí lograría su objetivo la siguiente organizada por el Coronel Emilio Núñez y dirigida por Calixto García.

Va haciéndose más notable la colaboración que reciben los insurgentes cubanos, no sólo de otros hispanoamericanos sino, también, de norteamericanos. Así vemos que en el segundo viaje del Bermuda, el 24 de marzo del 96 en una expedición organizada por el Mayor General Calixto García venía como capitán el ya conocido John (Dinamita) O’Brien del Departamento de Expediciones de la Delegación Cubana y una semana después, en la goleta Marta llegaría como organizador de la misma el periodista norteamericano Sylvester Scober, antes mencionado.

En aquel segundo viaje del Bermuda que salió por Filadelfia el 15 de marzo (1896), vienen, entre otros, el propio Calixto García, el General de Brigada Avelino Rosas, colombiano al que hemos mencionado con frecuencia en este texto; los tenientes coroneles Juan Pablo Cebreco y José Rodríguez, el Comandante Almanzor Guerra y Tomás Collazo, Cosme de la Torriente, Eusebio Hernández, Pedro E. Betancourt, Martín Marrero, Carlos García Vélez, José Miguel Taraja, Eduardo Rosell, Malpica, Vicente Carrillo, Eduardo y José Laborde, Guarino Landa, Antonio María Caíñas Figarola, Juan Soler, Bernardo Soto, el hondureño Manuel Rodríguez Fuentes y otros.

Arribaron a Marayí, en Baracoa, apoyados en el desembarco por tropas del Coronel Félix Ruenes.

El tercer viaje del Bermuda era el Capitán Rile quien lo conduciría hasta Punta del Tinglé, en Cabo Cruz donde sólo pudieron desembarcar varias de las pequeñas embarcaciones que llevaban a bordo. Vuelve O’Brien quien, esta vez, conduce como capitán la segunda expedición del Three Friends, cuyos expedicionarios se trasladaron primero por ferrocarril hasta Tampa y de allí por un remolcador hasta alta mar donde lo esperaba el Three Friends. Entre los expedicionarios venían Gonzalo García Vieta y Carlos (Charles) Hernández.

THREE FRIENDS Y OTRAS 

EXPEDICIONES

El tercer intento, al fin, tendrá éxito. Será la primera expedición del vapor Three Friends, organizada por el Comandante Enrique Collazo que traerá a una cincuentena de expedicionarios que partían de Jacksonville que recogerían a otros en distintos cayos de la Florida el día 16 de marzo luego de recibir un eficaz auxilio de Fernando Figueredo, Poyo y Huau, y demás emigrados cubanos de la Florida- donde partió, acompañado del Brigadier Pedro Vázquez, Antonio Esperón, Carlos Macía, Miguel Ángel Duquestrada y otros. Arribará la embarcación a Varadero, en la costa norte de Matanzas, pero detectados por la guarnición de un fortín español cercano se vieron obligados a un pronto combate que les permitió defender el cargamento al llegar en su auxilio tropas cubanas comandadas por Pedro Miguelín y Julio Cepero pertenecientes a la fuerza del General José Lacret Morlot. Era la primera exitosa de las expediciones de la Guerra de Independencia en el año 96.

Llegaba también la expedición de Calixto García (fecha aproximada a la llegada de la expedición de Enrique Collazo) quien -pese a las órdenes reiteradas del General Gómez que envió correo especial al delegado de Nueva York para que el General García desembarcara en occidente- arribó el 25 de marzo a Marayí, a dos leguas de Baracoa, en Oriente. Días antes llegaba otra expedición por Punta Maternillos, en Camagüey, al mando del Brigadier Juan Fernández Ruz a bordo del Laurada y el 20 de marzo el Coronel Braulio Peña traía en el viejo vapor «Comodoro» abundantes pertrechos de guerra desembarcando en Nuevas Grandes, próximo a Nuevitas, Camaguey».

(Continuará la semana próxima)

Temas similares…

Siempre en el entonces

Siempre en el entonces

Por J. A. Albertini,  especial para LIBRE PARÉNTESIS Ves, hoy hace brisa. La tarde está tranquila. El sol me habla de...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish