“Cuba quiere repetir una historia similar a la de los  misiles pero ahora con China para amenazar a  EE.UU.”

Written by Germán Acero

20 de junio de 2023



Las jugarretas de Cuba para intimidar a los Estados Unidos han vuelto a la palestra internacional luego de especularse sobre la posible construcción de una base China de espionaje en la Isla.

Esta podría ser similar a la instalada por China en la provincia de La Pampa, Argentina, en 2017. Washington por supuesto ha dicho tener confianza en su propia capacidad para “responder y satisfacer” sus necesidades de seguridad tanto dentro del país como “en todo el mundo”.

Pero dirigentes del exilio han reaccionado asegurando que el planeado centro de espionaje chino en Cuba tiene antecedentes no solo en Argentina sino también en Nicaragua.

Por eso organizaciones del exilio cubano reclamaron a EE.UU. y a los países de la Unión Europea (UE) que tomen en serio las versiones de que China va a establecer una base de espionaje electrónico en Cuba.

El Centro para una Cuba Libre, el Foro Parlamentario Transatlántico para una Cuba Libre y la Asamblea de la Resistencia Cubana, manifestaron por separado su preocupación por la información aparecida en The Wall Street Journal.

Citando a «funcionarios estadounidenses familiarizados con inteligencia altamente clasificada», el diario indicó que existe un «acuerdo secreto» para que China establezca una instalación de espionaje electrónico en Cuba, algo que la tiranía de la Isla y China negaron tajantemente.

La secretaría del Foro Parlamentario Transatlántico por una Cuba Libre consideró que ello «representaría una amenaza significativa para la seguridad nacional de los Estados Unidos y sus aliados en el hemisferio occidental» y un «desafío geopolítico».

Figuras del exilio como Pedro Roig destacaron las «nefastas alianzas» del comunismo de Cuba con China, Rusia e Irán y subrayó que «el régimen cubano representa una amenaza para la paz, la seguridad y la estabilidad en el hemisferio».

Esto después de que el presidente de China por estos días ha tenido entrevistas privadas con el gobernante comunista Díaz-Canel.

«Los Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea deben cesar las negociaciones contraproducentes sin condiciones que sostienen con el régimen cubano», aseguró también Tony Calatayud.

También deberían «activar inmediatamente su respectivo Mecanismos de Sanciones Magnitsky contra aquellos que detentan el poder en Cuba» y «presionar a la dictadura cubana para que se someta a la voluntad soberana de sus ciudadanos en un plebiscito vinculante que abra paso al cambio democrático en Cuba», agregó.

El Centro para una Cuba Libre pidió en cartas enviadas a los presidentes y miembros de alto rango de los Comités de Inteligencia, Relaciones Exteriores y Servicios Armados del Senado y los Comités de Inteligencia, Relaciones Exteriores y Servicios Armados de la Cámara, que actúen “de manera inmediata antes de que este plan avance”.

“Como mínimo, todas las iniciativas entre Washington y La Habana, incluido el cierre de la Embajada de EE.UU. en Cuba, deberían ponerse sobre la mesa”, señalaron otros exiliados cubanos en Miami.

La Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC) dijo que las organizaciones de dentro y fuera de Cuba que la conforman están “unidas” ante las informaciones de un plan para una base china de espionaje electrónico.

Según un informe periodístico conocido por Calatayud la dictadura castro-comunista se prepara para albergar una base secreta de espionaje chino enfocada en EE.UU.

“Todo indica que según funcionarios al tanto de este delicado asunto, «Beijing acordó pagar a La Habana varios miles de millones de dólares por instalación de escuchas», señaló.

“Y detalla que «una instalación de espionaje en Cuba, aproximadamente a 100 millas de Florida, permitiría a los servicios de inteligencia chinos captar comunicaciones electrónicas en todo el sureste de los EE.UU. y monitorear el tráfico de barcos estadounidenses», en forma igual a como antes lo hicieron los soviéticos desde la base de Lourdes, en las cercanías de la capital cubana”, precisó.

“En el sureste de los Estados Unidos se encuentran muchas bases militares”, aseguró.

Calatayud recordó que el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby dijo que «El informe del Wall Street Journal sobre China llegando a un acuerdo secreto con Cuba para establecer una instalación de espionaje electrónico en la isla no es exacto.

También trascendió que, tras comunicarse con el gobierno cubano, este ‘no respondió a una solicitud de comentarios’, pero el veterano diplomático cubano y alto agente del espionaje castrista José Cabañas, ex embajador en Estados Unidos, escribió en un tuit que Washington estaba “tratando de demonizar a Cuba nuevamente”, afirmó.

Estas revelaciones han despertado la “alarma dentro de la administración Biden”, debido a la proximidad de Cuba a los Estados Unidos continentales, insistió y agregó que “Washington considera a Beijing como su rival económico y militar más importante”.

“Una base china con capacidades militares y de inteligencia avanzadas en el patio trasero de los EE.UU. podría ser una nueva amenaza sin precedentes”, subrayó.

“Funcionarios estadounidenses también han dicho que la base permitiría a China realizar señales de inteligencia que «podrían incluir el monitoreo de una variedad de comunicaciones, incluidos correos electrónicos, llamadas telefónicas y transmisiones satelitales».

“Se sabe también que el senador estadounidense Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, dijo que, si el informe es cierto, sería “un ataque directo a Estados Unidos. Así que espero que la administración piense en cómo reaccionará, si es verdad”.

“Daniel Hoffman, un ex alto oficial de la CIA, afirmó que, si se construye una instalación de este tipo, los chinos utilizarán a Cuba «como cabeza de playa para el cobro contra Estados Unidos».

“De ser cierto todo esto se supondría que China «monitoreará de cerca» este asunto. “Por eso hay que tomar medidas para contrarrestarlo y confiar en que se pueda cumplir con todos los compromisos de seguridad en casa, en la región y en todo el mundo”, enfatizó.

El mes pasado, el presidente Biden envió al director de la Agencia Central de Inteligencia, William Burns, a un viaje secreto a Beijing. También el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, sostuvo conversaciones con un alto funcionario chino en Viena.

 El presidente Biden, por su parte, ha dicho que creía que habría un deshielo en las relaciones entre Estados Unidos y China, a pesar de las recientes tensiones públicas.

Por estos días llegó a Cuba en visita oficial el Presidente de Irán y recientemente Cuba fue huésped de varias comisiones rusas, las cuales firmaron importantes acuerdos de apoyo a la tiranía cubana, esperándose una fuerte presencia rusa en el país, como en los tiempos de Fidel Castro y la Crisis de los Cohetes Atómicos.

En definitiva, que Cuba comunista es siempre noticia cuando se habla de subversión, terrorismo y amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Todo esto hace recordar otra grave situación internacional que ocurrió tras la crisis de los misiles en Cuba que fue el conflicto diplomático entre los Estados Unidos, la Unión Soviética y Cuba en octubre de 1962, generado a raíz de la toma de conocimiento por parte de Estados Unidos de la existencia de bases de misiles nucleares de alcance medio del ejército soviético en Cuba.

Temas similares…

ESO QUE LLAMAN AMOR

ESO QUE LLAMAN AMOR

Por Gustavo Torroella (1954) ¿CÓMO PUEDO SABER QUE ESTO ES AMOR? El señor Adán y la señorita Eva se han enamorado. No...

0 comentarios

Enviar un comentario