Cuba: Mambises nacidos en otras tierras

Written by Enrique Ros*

16 de febrero de 2022

Una obra que reconoce la enorme contribución y el alto número de libertadores nacidos en otras geografías.

Españoles en las filas insurrectas (II de VIII)

GUISA: OBJETO DE CONTINUOS ATAQUES

Guisa, cercano a Bayamo, fue una de las primeras poblaciones atacadas y tomadas por las fuerzas cubanas al inicio de la Guerra de los Diez Años. El primer ataque que recibió esta pequeña población se realizó el 13 de octubre de 1868 por un grupo insurrecto dirigido por el abogado Francisco Maceo Osorio. Cuatro meses después, el 15 de febrero, es nuevamente atacado por fuerzas comandadas por el Mayor General Modesto Díaz en cuya acción el refuerzo que enviaban los españoles fue detenido por la caballería que comandaba el entonces Coronel Calixto García. Y vuelve a ser Guisa teatro de otra importante operación militar cuando el 4 de enero de 1872 lo atacan fuerzas bajo el mando conjunto de Máximo Gómez y Calixto García en una operación que forzó a los voluntarios que la defendían a refugiarse en el fuerte junto con los soldados regulares. Habían pasado unos pocos meses y volvía a ser atacada por una fuerza, de nuevo comandada por Calixto García e integrada por la Segunda Brigada de la División Cuba Holguín.

No era Guisa un poblado indefenso. Contaba con varios fortines rodeados de fosos y trincheras y una guarnición integrada por una compañía del Regimiento Antequera y un número crecido de voluntarios. Además, en el segundo ataque realizado por Matías Vega junto con tropas de Calixto García, el 17 de octubre de 1872 volvió Calixto García, con tropas adicionales de Flor Crombet y del Comandante Mariano Torres a atacarla y en esta ocasión ocuparon aquel poblado fortificado. Volverá Guisa a hacer teatro después de ese encuentro en la Guerra de Independencia cuando es atacado por el Mayor General Calixto García el 28 de noviembre de 1897 con fuerzas combinadas del Brigadier Saturnino Lora, el Coronel Víctor Ramos y la infantería de Baracoa comandada por el Coronel Adriano Galán. Volvamos a Matías Vega.

Luego de su ataque a Guisa acompañando a Calixto García, el español Matías Vega es ascendido a teniente coronel y posteriormente, el 27 de junio del 73, a coronel al ser trasladado a Camagüey para subordinarse al Mayor General Máximo Gómez. Fue herido de gravedad en el combate de Naranjo-Mojacasabe el 10 de febrero de 1874 cuando fuerzas integradas por la infantería oriental y la caballería camagüeyana, bajo el mando superior del Mayor General Máximo Gómez, combatieron contra una columna española compuesta de los batallones de infantería Rayo, León, Aragón, Cortés y Libertad.

Gran importancia tuvo esta batalla, a la que recientemente nos hemos referido, en la que participaron tropas cubanas comandadas por Antonio Maceo, Máximo Gómez y Julio Sanguily frente a fuerzas españolas dirigidas personalmente por los brigadieres Báscones y Armiñán y a la que volveremos a mencionar en distintas partes de esta obra cuando hablemos de algunos de sus participantes.

Sigamos con Matías Vega Alemán quien, de regreso a Oriente se va a identificar con los sediciosos de Lagunas de Varona el 26 de abril de 1875. Se une brevemente a las fuerzas de Vicente García pero pronto se incorpora a las de Antonio Maceo.

Recién había desembarcado en La Habana Martínez Campos (3 de noviembre de 1876) cuando Maceo se estaba dirigiendo a su campamento de la Anguila para iniciar la concentración de fuerzas y comenzar, cuanto antes, su proyectada invasión de Baracoa. Para esto contaba con el español Matías Vega. Como primer paso ataca la guarnición de Sagua de Tánamo mientras otras tropas se apoderaban de los caseríos de Cedro, Juan Díaz y Zabala.

LA DERROTA DEL PRÍNCIPE

FRANCISCO DE BORBÓN

Van avanzando los mambises por las tierras vírgenes de Moa. El 22 de diciembre (1876) se encuentran Maceo y Vega Alemán en los alrededores de Baracoa. El 23 de aquel diciembre atacaron el poblado de Sabanilla apoderándose del mismo y aniquilando a la guarnición pero tienen una dolorosa pérdida: el Coronel Emilio Noguera ha sido gravemente herido y muere al día siguiente. Es herido también en ese ataque Guillemón Moncada. Quien se encontraba en Baracoa como Comandante Militar era Francisco de Borbón, un príncipe de la Casa Real de España a quien habían colocado en aquel sitio aislado para que no corriera mayores riesgos en las otras regiones de Oriente donde continuamente se combatía. Mientras se luchaba en los alrededores de aquella ciudad, este Borbón se veía forzado a mantenerse encerrado en Baracoa.

Pero, desobedeciendo las prudentes instrucciones del general español Sabas Marín, comandante general del Departamento Oriental, de mantenerse a cubierto de cualquier ataque de los cubanos, en los primeros días de enero (1877) el Príncipe de Borbón, al frente de sus tropas se decidió a avanzar hacia donde creía que las fuerzas mambisas habían abandonado el antiguo cuartel general español. En ese momento, el 7 de enero, le avisan a Maceo de la fuerte columna comandada por el Príncipe de Borbón. De inmediato traza el general cubano su plan de ataque.

La Segunda Brigada, al mando de Guillermón Moncada, ocuparía el centro; desplegadas en las vías se situaron las fuerzas de la Primera División al mando del Coronel A. Valton, y el Regimiento Holguín con el puertorriqueño Rius Rivera al frente. El ataque lo inició el Comandante Torres que murió en el combate. Maceo ordena una carga general y, en menos de un cuarto de hora, el Borbón y sus tropas fueron arrollados violentamente sobre sus reservas y, arrojados de sus últimas posiciones, fueron perseguidos por la caballería cubana hasta dentro de la ciudad de Baracoa, perdiendo la vida 52 militares, entre ellos un capitán y un teniente (José L. Franco describe en detalle esta acción en su obra ya citada).

A los pocos días, el 9 de enero (1877) estando Maceo solo con las fuerzas del entonces Coronel Matías Vega se tiene que enfrentar a una columna española de más de 2,000 hombres pero Maceo se limitó a hostilizar la columna para continuar hacia Sagua de Tánamo. Son los días en que Estrada Palma ocupaba la presidencia. En la Cámara de Representantes, el 6 de mayo se hacía público el ascenso a Mayor General del Brigadier Antonio Maceo. Coincide con las noticias de que en Santa Rita, Camagüey, se había amotinado Vicente García. Era lo que el Mayor General Vicente García planteaba como un programa político-social.

Pero Matías Vega, el intrépido canario, no deja de luchar.

Estuvo posteriormente combatiendo junto al Mayor General Vicente García. Meses después, en enero de 1877 incursiona en la región de Baracoa junto al Mayor General Antonio Maceo. Al siguiente año (10 de febrero, 1878) se acoge Matías Vega al Pacto de Zanjón.

Tomará parte en la Guerra Chiquita, en la provincia de Oriente. Al iniciarse la Guerra de Independencia ingresa al Ejército Libertador el 15 de marzo de ese año. Poco después se incorpora al Estado Mayor del Mayor General José Maceo quien lo coloca al frente de la Brigada Sagua-Mayarí. Atacará Mayarí el 8 de mayo de 1896 y participará Matías Vega en el combate de Loma del Gato el 5 de julio de ese año donde murió José Maceo y pasa a subordinarse a Calixto García.

Mencionemos ahora a otro español, también canario.

UN ESPAÑOL DE PADRE

VENEZOLANO Y MADRE CUBANA

Nacido en Santa Cruz de Tenerife, Canarias, el 20 de junio de 1837 el Mayor General Manuel Suárez Delgado, de padre venezolano y madre cubana, había ingresado, a los quince años en la Academia Militar de Toledo, donde conoció al cubano Enrique Collazo quien, luego, sería su compañero de armas en Cuba.

Será en 1855 cuando, muerto el padre pidió ser trasladado al ejército en Cuba, para acompañar a la madre quien deseaba regresar a su patria. No marchará solo, vendrá con su hermano José que llegará a ser capitán del Ejército Libertador. De regreso temporal en su patria nativa, España, pide a fines del año 1861 su baja definitiva y el 10 de octubre del 68 viaja hacia Nueva York y se pone en contacto con las figuras de la Junta Revolucionaria Cubana y formará parte de la compañía que bajo el nombre de Rifleros de la Libertad llegaba a la Bahía de Ñipe el 11 de mayo de aquel año en la histórica expedición del Perrit bajo el mando del General Thomas Jordan a quien nos referiremos con frecuencia.

Este español, Suárez Delgado, de padre venezolano, fue asignado a las órdenes de Ignacio Agramonte quien lo nombra Jefe de la Brigada de Caonao.

En junio (1870), es herido cuando fuerzas del Brigadier Bernabé Varona atacan el fuerte Lázaro López de Ciego de Ávila; combatirá después en el Mijial y participará, a las tres semanas (junio 22) en la toma del poblado de Bagá, jurisdicción de Trinidad, y en la destrucción de su ingenio, dirigido por el Brigadier Manuel Peña (quien en abril de 1872 cayó prisionero y murió fusilado). Algunos historiadores afirman que la toma de Bagá ocurrió en abril de 1871.

En junio de ese año fue designado Juárez Delgado jefe de la Brigada Este de Camagüey y en 1872 toma parte de las acciones de Sebastopol y Cascorro.

Y habrá de destacarse en Naranjo Mojacasabe este español que tan valerosamente luchó por la independencia de esta tierra que tan generosamente lo recibió. Y en Las Guásimas, su contribución fue notable para que las tropas mambisas pudieran pasar la trocha de Júcaro a Morón en su marcha hacia Las Villas (enero 1875), bajo el comando de Gómez.

Extraordinaria confianza tenía el General Máximo Gómez en este valeroso combatiente que lo acompañó al cruzar Camagüey para su entrevista con el General Vicente García el 20 de julio de 1876 con el fin de viabilizar las diferencias que aún existían luego de Lagunas de Varona y que no pudieron evitar la sedición de Santa Rita (mayo 11,  1877).

––––––––––––––––––––––––––––––––––––––

(Continuará la semana próxima)

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario