Cuba: Mambises nacidos en otras tierras

Written by Enrique Ros*

19 de enero de 2022

Una obra que reconoce la enorme contribución y el alto número de libertadores nacidos en otras geografías.

Los primeros extranjeros luchando en Cuba (VII de VII)

Había nacido Claudio Albert Ryan (algunos historiadores mencionan su apellido como O’Ryan y el nombre como William) en Canadá y al emigrar su familia a los Estados Unidos participó en la Guerra de Secesión como miembro del Ejército del Norte donde alcanzó el grado de capitán.

En junio de 1869 se enrola en una expedición que partía en el vapor Katherine Whitting que fue detenida por las autoridades norteamericanas. Finalmente llega a Cuba como miembro de la expedición del yate Anna el 19 de enero de 1870.

Entre sus compañeros se iba a encontrar otro joven, éste norteamericano, Henry M. Reeve, al que nos referimos extensamente en este libro.

Una de las principales operaciones del ya Brigadier Ryan es la del encuentro con una columna española, el 18 de junio de 1870, que había partido de Puerto Príncipe (Camagüey) en el Puente Carrasco en las afueras de aquella ciudad. El encuentro fue desastroso para las tropas coloniales que perdieron más de 90 hombres entre muertos y heridos. Participará también en los encuentros de Iguará, Jicotea, Santa Brianda de Altamira, con fuerzas bajo el mando del Mayor General Ignacio Agramonte, en los meses de junio y julio de 1870.

Debido al deterioro de su salud parte hacia los Estados Unidos el 6 de agosto de 1870 con una alta recomendación del Jefe del Estado Mayor del Ejército Libertador, Federico Fernández Cavada dirigida al presidente de la Junta Cubana de Nueva York: «El General Ryan ha prestado grandes servicios; el Cuerpo de Caballería a sus órdenes ha hecho el mes de mayo más bajas al enemigo, y le ha ocupado más armas, pertrechos y cabalgaduras, que ningún otro cuerpo de Camagüey». Regresa a Cuba ya algo recuperado en el vapor Hornet el 17 de enero del año 71 pero no puede desembarcar porque no se encontraban fuerzas cubanas esperándolo y vuelve a enrolarse en el Fanny, que a las órdenes del Mayor General Julio Grave de Peralta llegó a la costa norte de Oriente pero Grave de Peralta no pudo desembarcar porque no había tropas cubanas esperando. Participa William O’Ryan en más de 200 combates.

El incansable canadiense forma parte de la última expedición del Virginius que ha partido de Jamaica el 24 de octubre de 1873 con el fatal desenlace que todos conocemos. Apresado el Virginius por el buque de guerra español Tornado y, llevado a Santiago de Cuba morirá fusilado Alberto Claudio Ryan junto con Bernabé (Bembeta) Varona, Pedro de Céspedes, Jesús del sol y otros patriotas.

EL NORTEAMERICANO

CHARLES GORDON: MÁRTIR DEL 95 Y FEDERICO FUNSTON

Otro norteamericano, Charles Gordon, será ayudante de campo del Mayor General Antonio Maceo, cuando éste era lugarteniente general y jefe del Sexto Cuerpo de Pinar del Río. Acompañaría a Maceo en el paso, por mar, de la trocha de Mariel a Majana el 4 de diciembre de 1896.

Charles Gordon había nacido en los Estados Unidos. Se integró al Ejército Libertador como expedicionario del cuarto viaje del Vapor Three Friends. Se embarcó por la playa de Boca Ciega en La Habana el 7 de julio de 1896, bajo el mando del Comandante Juan R. Cowley.

El norteamericano Charles Gordon fue herido en el combate de San Pedro donde murió el 7 de diciembre (1896) el Mayor General Antonio Maceo pasando, después, al Cuartel General del Ejército Libertador en Sancti Spíritus el 18 de febrero de 1897 en el que hostilizó a una columna del destacamento de Trilanderitas. Cinco días después el Mayor General Máximo Gómez le recomendó la misión de organizar el Regimiento de Infantería Francisco Gómez. El 6 de agosto fue ascendido a Coronel, y enviado a Las Villas y al pasar la línea militar entre Camajuaní y Hormiguero tuvo un encuentro con la guerrilla de Cartagena, en el que cayó prisionero y fue asesinado, sin ser sometido a juicio.

Otro norteamericano aparece en nuestra historia.

La expedición del vapor Dauntless que hacía su primer viaje a Cuba, organizada por el Coronel Emilio Núñez, jefe del Departamento de Expediciones, tenía como Jefe de Tierra al cienfueguero Coronel Rafael Cabrera. Junto a él venía el norteamericano Federico Funston y, entre otros, los cubanos Coronel Rafael Cabrera, Miguel Salinas, José Martínez Amores, José Abreu y Alejandro Rodríguez, desembarcando por Nuevas Grandes, en la costa norte de Camagüey el 16 de agosto de 1896.

Frederick Funston establece contacto con el Coronel Rafael Cabrera que dirigirá la primera expedición del vapor Dauntless y habrá de desembarcar por la costa norte de Camagüey el 16 de agosto del 1896. De inmediato participa Funston en el encuentro de Cascorro que iniciado en los primeros días de agosto se prolonga, intermitentemente hasta fines de ese mes, y en El Desmayo, cerca de Cascorro bajo el mando del General en Jefe Máximo Gómez combatiendo la columna del General Jiménez Castellanos.

Frederick Funston se incorporó al Cuartel General del General en Jefe quien lo nombró jefe de una dotación de norteamericanos que contaba con dos cañones. Participó en el sitio de Cascorro y en el combate del Desmayo (8 de octubre de 1896), por los cuales fuel ascendido a capitán.

Hablemos de estos encuentros, Cascorro y el Desmayo, en que sobresale la figura de este norteamericano que venía de combatir junto a Antonio Maceo.

Cascorro era entonces un pequeño poblado al sur de Camagüey que contaba con una guarnición de 170 soldados comandada por el Capitán Francisco Neyla. Las fuerzas cubanas contaban con un cañón de 12 libras que lo había traído la expedición del Coronel Rafael Cabrera. La pieza estaba servida por una dotación de jóvenes norteaj mericanos bajo el mando de Funston quien el 21 de septiembre abrió fuego con el cañón sobre las edificaciones de la ciudad produciéndo los pocos daños.

No obstante, Máximo Gómez intimó al jefe de la guarnición a rendirse pero éste se negó por lo que por varios días se mantuvo sitiada la plaza hasta que el 4 de octubre vino en su auxilio una columna de 3,000 hombres del pueblo de Minas, comandada por el General Adolfo Jiménez Castellanos cuyo avance Gómez trató de imj pedir hostigándola continuamente. El asedio de Cascorro duró 17 días y al retirarse la columna Gómez siguió combatiéndola hasta el Desmayo, el segundo encuentro en que participan Frederick Funstoif y su dotación de jóvenes norteamericanos.

El 8 de octubre de 1896 los 300 hombres de Máximo Gómez con su caballería vuelven a enfrentarse en El Desmayo a la columna del General Jiménez Castellanos que se dirigía a Nuevitas.

El 4 de noviembre, Funston, este poco conocido norteamericano, vuelve a tomar parte en el combate de Lugones, también en las cercanías de Cascorro, dirigido por Máximo Gómez contra la misma columna española del General Adolfo Jiménez Castellanos. En este encuentro participan las tropas del Brigadier José Manuel Capote. Partirá de allí Gómez para reunirse con Calixto García en La Conchita donde sostendrá un nuevo enfrentamiento con las fuerzas de Jiménez Castellanos.

Dos días después quedaba Funston subordinado directamente al Mayor General Calixto García y, tras formar parte en el ataque a Guáimaro y en el combate de Lugones, fue ascendido al grado de comandante el 12 de noviembre de 1896. El norteamericano Funston, intervino en los ataques a Jiguaní y Sama así como en la acción del Desquite. Posteriormente por su destacada participación en el ataque a las Tunas recibió el ascenso a Teniente Coronel.

Al tratar de abandonar Cuba Funston fue capturado por los españoles que lo sometieron a un juicio en el que fue absuelto con la condición de que retornara a Estados Unidos; lo que hizo, enrolándose después en una de las misiones que partían a la isla de Luzón en el Archipiélago de Filipinas.

_______________________________

(Continuará la semana próxima)

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish