Cuba: Mambises nacidos en otras tierras

Written by Enrique Ros*

12 de octubre de 2022

Una obra que reconoce la enorme contribución y el alto número de libertadores nacidos en otras geografías.

Las expediciones después del Zanjón (V de VIII)

Días antes Valeriano Weyler asumía el gobierno y la Capitanía General de la isla (16 de febrero de 1896) con el propósito de intensificar la lucha para aplastar la recién iniciada rebelión, pero días antes ya los expedicionarios del Three Friends se habían incorporado al Ejército Libertador produciéndose los primeros encuentros en la costa norte de la provincia de Matanzas.

No habían pasado dos días del exitoso desembarco de la primera expedición del vapor Three Friends cuando el 19 de ese mes de marzo (1896) organizada y financiada, igualmente que la anterior por la Delegación Cubana que traía como jefe de mar al Capitán Pablo F. Rojas y como jefe de tierra al Comandante Braulio Peña desembarcaba por Nuevas Grandes, en la costa norte de Camagüey el vapor Comodoro en el que venían, entre otros William Cox y N. Oseood. No se precisaba el número de expedicionarios que tocaron tierra pero sí se confirmó que habían bajado 250 fusiles Remington, 350,000 cartuchos, un cañón de tiro rápido, machetes, explosivos, medicinas y otros pertrechos en aquel vapor que había partido de Charleston el 11 de aquel mes de marzo. Los combatientes que desembarcaron recibieron en tierra el apoyo de fuerzas dirigidas por el Comandante Álvaro Rodríguez y el General de Brigada F. Santana que trasladaron el material desembarcada a Sabanalamano.

Con un nombre que no debe confundirse con el del coronel en la Guerra del 68 que le dio el primer ascenso de teniente y capitán a los que vendrían a ser mayores generales Antonio Maceo y José Maceo, arribaba el capitán Juan Monzón Fedra quien al tener problemas se vio obligado a desembarcar en Cayo Hueso y conseguir la goleta Competitor. Llegaban también el Capitán Antonio L. del Cristo, el Teniente Ernesto Uza Torres y otros con 200 fusiles y unos 60,000 cartuchos, dinamita y otros equipos. Poco se conoce de la actuación de aquellos expedicionarios.

Será en la última semana de aquel mes de marzo (1896) que pudo, finalmente, arriban a tierra cubana en la Guerra de Independencia el Mayor General Calixto García en una expedición dirigida por la Delegación Cubana y organizada por el Coronel Enrique Núñez que llegaba en el segundo viaje del vapor Bermuda junto con 78 hombres, entre los que se encontraban el colombiano Avelino Rosas, que llegará a obtener el grado de general de brigada, el hondureno Manuel Rodríguez Fuentes, varios chilenos y puertorriqueños y, entre los cubanos, los tenientes coroneles Juan Pablo Cebreco y José Rodríguez, el Comandante Almanzor, Tomás Collazo, Eusebio Hernández (que había participado en la Guerra del 68 en el frustrado ataque a Hatuey Grande) y en la Guerra Chiquita, en la que fue coordinador entre Oriente y La Habana.

Al desembarcar por Mayarí, Baracoa, el 4 de marzo, el Mayor General Eusebio Hernández fue asignado al Estado Mayor de Calixto García, más tarde al de los mayores generales José Maceo y Mayía Rodríguez. Había salido la embarcación por Atlantic City luego de trasladarse, abiertamente por ferrocarril, desde Filadelfía. Su desembarco fue apoyado por las fuerzas del Coronel Félix Ruenes.

Terminaba aquel mes de marzo de 1896 con dos pequeñas incursiones organizadas por Fernando Méndez Miranda coordinadas por el grupo de Cayo Hueso de José Dolores Poyo y por la Junta Revolucionaria de Cárdenas, esta última también a cargo de Fernando Méndez Miranda que dejando en Cayo Sal la carga que llevaba, pescadores vinculados por los expedicionarios la trasladaron a Cayo Galindo. De las dos pequeñas expediciones una tuvo éxito, la otra fue interceptada. La que pudo desembarcar entregó el material a las fuerzas del Coronel Carlos Rojas quien, nacido en Cárdenas, se había incorporado desde enero de aquel año a las fuerzas del General Brigadier José Lacret, y nombrado jefe del Regimiento de Infantería Cárdenas en aquel mes de marzo del 96.

EXPEDICIONES DE ABRIL

Continuarían las incursiones en el mes de abril; de las cuales sólo conocemos dos. La primera, organizada por el Partido Revolucionario Cubano de Cayo Hueso que traía, como jefe al cubano Crescendo Cabrera y, entre sus integrantes al periodista norteamericano Silvester Scovel, del periódico New York World y desembarcaban en la goleta Narta regresaron, perseguidos por un barco de guerra español cuando se acercaban a Cárdenas teniendo que regresar a Cayo Hueso.

La segunda expedición del mes de abril la conduce también el Coronel Juan Monzón de quien hablábamos en párrafos anteriores, junto con el Teniente Coronel Alfredo Laborde (hermano de Ángel Laborde, uno de los estudiantes de medicina fusilados en 1871). Llegaran, por segunda vez, en la goleta Competitor con medio centenar de expedicionarios desembarcando en la ensenada de Verracos en la costa norte de Pinar del Río; junto a los nombrados llegaban el Capitán Antonio L. del Cristo, el Teniente Ernesto Uzatorres y otros.

El material de combate traído en la expedición permitió a los combatientes cubanos vencer en el encuentro de Cacarajícara el 30 de abril y el primero de mayo de aquel año 96, pero Laborde fue hecho prisionero y meses después se le permitió marchar hacia los Estados Unidos. El desembarco fue protegido por las fuerzas del Coronel Carlos Socarrás, incorporándose sus integrantes a las tropas del Coronel Juan Eligio Ducasse quien habiéndose alzado el propio 24 de febrero del 95 había luchado junto a las tropas del Mayor General Antonio Maceo en Yerba de Guinea, Jovitos, Peralejo, Sao del Indio y Mal Tiempo el pasado año. Regresaría a Cuba en la goleta Helen N. Adams que venía al mando del General de Brigada Bernabé Boza y que desembarcaría por Punta Alexis, en la costa norte de Camagüey.

En este desembarco del año 96 fue herido el Coronel Hugo Roberts en el combate de Cacarajícara pero pudo participar en la acción de Lombillo (13 de junio de 1896) y en el de Galalón el 2 de octubre de aquel año.

(Continuará la semana próxima)

Temas similares…

El ayer que vive

El ayer que vive

Por  Rafael Soto Paz (1953) La alcaldía de Banes en 1911. Esta fotografía es del año 1911. En ella aparece...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish