Cuba: Mambises nacidos en otras tierras

Written by Enrique Ros*

5 de enero de 2022

Una obra que reconoce la enorme contribución y el alto número de libertadores nacidos en otras geografías.

Los primeros extranjeros luchando en Cuba (V de VII)

El 6 de febrero de 1873 estuvo junto a Agramonte cuando su campamento fue atacado por una columna española. En Soledad de Pacheco, el 3 de marzo de aquel año (1873) vuelve a estar con el | Mayor Agramonte cuando el campamento es atacado por tropas del Regimiento del Príncipe bajo el mando del Capitán Ortega. Según el parte español sus muertos fueron 30 y resultaron prisioneros un oficial y un soldado; por su brillante participación en el combate Reeve fue ascendido a teniente coronel en el campo de batalla.

Meses después, el 7 de mayo, luego de haber combatido contra la guarnición del Fuerte Molina, las tropas de Ignacio Agramonte fueron atacadas por una columna dirigida por el teniente coronel Leonardo Abril. Derrotadas las fuerzas españolas con la pérdida de 46 muertos, entre ellos el teniente coronel Abril y tres oficiales, se acercaban las horas finales del bayardo camagüeyano. Acompañaba Reeve a Agramonte cuando éste muere en el combate de Jimaguayú. Al caer el Bayardo, asume Reeve el mando de la división para entregarlo, ocho días después, a Julio Sanguily.

La lucha continúa. Reeve participa en la acción de Yucatán el 11 de junio enfrentándose con la columna del Comandante Romaní que muere en la acción con seis de sus oficiales y cinco de sus soldados. Está ahora el Inglesito bajo las órdenes del nuevo jefe de Camagüey, el Mayor General Máximo Gómez quien el 27 de julio lo nombra Jefe de la caballería Primera División. Combatirá en Las Yeguas27 el 17 de agosto, encuentros dirigidos por el entonces Coronel José González Guerra.

En esa región de Camagüey se van a producir media docena de encuentros.

Estará Henry Reeve en el combate de la Luz que fue el primero de Máximo Gómez desde que Reeve había quedado al frente de los camagüeyanos. En cada encuentro se acrecienta su arrojo. En el de Atadero el 12 de agosto cuando su caballería atacó a una columna que le salió al frente desde el fuerte de ese nombre, situación que se repite el próximo mes, cuando fuerzas dirigidas por Máximo Gómez atacan el fortín defendido por un batallón del Regimiento de Talavera produciéndole 31 bajas, por muerte, al batallón español. El prestigio del Inglesito sigue creciendo bajo Gómez como antes bajo Agramonte.

El 28 de septiembre (1873) fuerzas de Máximo Gómez, descansando en la caballería del americano Henry Reeve, atacan al pueblo de Santa Cruz del Sur, en las costas de Camagüey. La ciudad contaba con varios cuarteles de tropas de línea y voluntarios, algunos fortines exteriores y trincheras, además de tres piezas de artillería que dominaban las entradas del poblado.

El plan de ataque concebido por Gómez consistía en realizar el asalto por tres direcciones simultáneas: tres de infantería dirigidas por el Coronel Gregorio Benítez; el segundo por tropas del Coronel José González Guerra; otro frente estaría a cargo del Teniente Coronel Bernardo Montejo que avanzaría por el lado opuesto hasta llegar al Playazo, lugar lleno de mangles; el tercer frente estaría bajo las órdenes de los coroneles Manuel Suárez y Henry Reeve. En el ataque asignado a Reeve, con sus cincuenta jinetes enfrentó a un cañón en su posición de fuego, y en ese instante el artillero español disparó su carabina hiriendo gravemente al intrépido Reeve que es retirado de la acción y trasladado al hospital de sangre de Ciego de Najasa.

Le tomará seis meses de convalecencia reincorporarse a las filas. El 20 de junio de 1874 estaría de nuevo al mando de la primera división. A las dos semanas, el 4 de julio (1874) volvería Reeve a ser herido, esta vez en la mano y el pecho durante el combate de San Antonio de Canujiro cerca de la capital de la provincia.

El 6 de enero (1875) apoyó con fuego la trocha de Júcaro a Morón para facilitar el paso de la columna invasora del dominicano Gómez que se dirigía a Las Villas. Queda el Inglesito forzado a pasar a la provincia central para incorporarse a las fuerzas de Gómez.

En julio de 1875 Henry Reeve, al frente de sus tropas combate a las fuerzas españolas en Ciego Montero, en las cercanías de Cienfuegos.

El 5 de noviembre (1875) se une en Ciego Potrero, Sancti Spíri-tus a las fuerzas de Gómez. El 30 de aquel mes de noviembre cruzaba el Río Hanábana para penetrar en la provincia de Matanzas convirtiéndose, así, en la avanzada del contingente invasor. A fines de aquel año 75, libra el americano Reeve los combates de los Cupeyes, Santa Isabel de las Lajas, los Abreus, Cocodrilos, Quemado Grande, Santa Teresa, Espinal, Lagunillas, Orbea y otros, y entrado el año 76 combatirá en Aguacate, Guanal Grande, Zacatecas y Río Hanábana donde es herido nuevamente, pero el 4 de agosto de aquel año (1876) es herido mortalmente en Sabana de Yaguaramas. Perdía allí la vida aquel glorioso norteamericano a quien todos sus compañeros mambises llamaban «el Inglesito».

OTROS NORTEAMERICANOS

Son varios los norteamericanos en nuestras guerras de independencia que se unieron a las fuerzas cubanas. Entre ellos Frederick Funston, Henry Reeve, Charles Gordon y Thomas Jordán. Este último que había llegado al frente de la expedición del Perrit en mayo de 1869. Ya antes, en marzo de aquel año organizada por el Comité Revolucionario de Nueva York, bajo la dirección de Francisco Javier Cisneros ha partido Jordán, hacia Cuba, con 46 expedicionarios material bélico suficiente para armar una fuerza de más de 3,000 hombres aunque por diversas dificultades no pudo desembarcar en la isla.

El fracaso de la expedición del Mary Lowell no desanimó, como vemos, a Thomas Jordán que llegaba el 11 de mayo a bordo del Perrit.

Thomas Jordán, nacido en Luray, estado de Virginia, Estados Unidos, educado en la Academia Militar de West Point, como antes dijimos, combatió contra los indios Seminóles en la Florida durante los años 1841-1842. Cuatro años después participaría en la invasión a México en la que terminó con grado de capitán.

De 1848 a 1850 estuvo el norteamericano Jordán en la segunda campaña de pacificación de los seminóles. En 1861 renunció al Ejército de la Unión para ingresar en el de los Confederados del Sur, en Virginia donde recibió el grado de teniente coronel y participó en las principales batallas y combates de la Guerra de Secesión. Tuvo a su cargo la defensa de Charleston a finales de la guerra civil. Terminada aquella guerra civil pasó a organizar, junto con Francisco Javier Cisneros la expedición del Mary Lowell a que hemos hecho referencia. Luego, habrá de desembarcar en el Perrit.

Llegan en el Perrit, lo hemos y seguiremos señalando, hombres que habrán de distinguirse en la guerra emancipadora. La primera acción de ellos es la del combate de el Canalito, recién desembarcado.

Al desembarcar por la península de El Ramón, en la Bahía de Nipe, comienzan los combates con el adversario español, uno de los primeros el de Canalito el 20 de mayo de aquel año dirigido por el General en Jefe del Ejército Libertador, Mayor General Manuel de Quesada, Jefe de la Segunda División del Departamento Oriental, que produce el disgusto que en páginas anteriores hemos relatado.

(Continuará la semana próxima)

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish