Cuba: Mambises nacidos en otras tierras

Written by Enrique Ros*

11 de mayo de 2022

Una obra que reconoce la enorme contribución y el alto número de libertadores nacidos en otras geografías.

Los dominicanos y su  aporte esencial (VI de VI)

Otro dominicano, Gil de la Rosa, se integra luego a la columna invasora que llega a Mantua el 22 de enero de 1896 tomando parte en la Primera Campaña de Pinar del Río y el 12 de marzo (1896) atacó el poblado de Cabañas. Aunque Maceo lo reprende en marzo del 96 por falta de disciplina, lo designó el 22 de octubre del 96 Segundo Jefe de la Brigada Occidental de Pinar del Río, subordinado al Coronel Juan Lorente.

Dionisio Gil de la Rosa, médico, nacido en Concepción de la Vega el 8 de noviembre de 1851, formará parte del ejército de su país alcanzando el grado de General de Brigada durante el gobierno de Ulises Heureaux (1897-1899). Viajó a Cuba e ingresó en el Ejército Libertador el 6 de agosto de 1895, incorporándose al Primer Cuerpo en la provincia Oriental y el 7 de febrero del 96 es asignado al Estado Mayor del General de Brigada Pedro Díaz, jefe de la Tercera Brigada de la Segunda División del Quinto Cuerpo en Laguna de Ariguanabo, en San Antonio de los Baños, pasando a los pocos días subordinado al Teniente Coronel Adolfo del Castillo.

En agosto de 1896 comienza de la Rosa a prestar servicio bajo el mando del General Rafael de Cárdenas, participando en el ataque a Guanabacoa el primer día de diciembre de ese año y al iniciarse el nuevo año ocupa la Jefatura de Sanidad de Su División bajo las órdenes del General de Brigada Alejandro Rodríguez.

Durante ese tiempo, este esforzado médico dominicano brindó sus servicios al ejército libertador y a la población por las enfermedades que atravesaban en las provincias de Matanzas y La Habana, lo que no le impidió, junto con su compañero Aranguren, volar un tren en San Miguel, Matanzas, porque Gil de la Rosa sobresalió no sólo como un dedicado galeno sino, también, como valeroso guerrero distinguiéndose en el encuentro de Río Hondo (28 de marzo de 1897) donde cayó prisionero el Mayor General Juan Rius Rivera, y tomó parte en más de 64 acciones combativas, una de las últimas en Santa Elena cuando dirigía el Regimiento.

Terminada la guerra, pero antes de establecerse la república, pereció Gil de la Rosa víctima de la agresión de dos agentes de la policía.

HIJOS DE CUBANOS NACIDOS EN

SANTO DOMINGO Y COLOMBIA

En Puerto Plata, República Dominicana, ingresa en el Ejército Libertador Faustino Sirvén Pérez Puelles nacido en República Dominicana en 1871 de padres cubanos. El 12 de diciembre del 95 se incorpora el médico Sirvén, de quien antes hablamos, al cuartel general del Mayor General José Manuel Capote sirviendo allí al frente de la Jefatura de Sanidad. Se destaca el médico Faustino Sirvén en la asistencia a los heridos en la toma de Guáimaro (del 17 al 28 de octubre de 1896), los heridos en el encuentro de Jiguaní el 12 de marzo del siguiente año, del 97 y a los de las Tunas del 28 al 30 de agosto de 1897. Como combatiente participa en el ataque y toma esta ciudad bajo el mando del Mayor General Calixto García.

Hermana de Faustino Sirvén es Mercedes Sirvén Pérez Puelles que nace en Bucaramanga, Colombia e ingresa en el Ejército Libertador el 5 de octubre del 96 en la región de Holguín donde con el grado de comandante fundó una especie de botica en el rancho Pamarito al sur de las Tunas para abastecer de medicamentos a distintos centros de curación de las tropas mambisas. Fue Mercedes Sirvén Pérez Puelles la mujer que alcanzó el más alto grado militar en el Ejército Libertador.

Como vemos, Faustino Sirvén sirvió en el Ejército Libertador, en la Guerra de Independencia subordinado al Mayor General José Manuel Capote. No pudo estar mejor ubicado el joven médico cuando en diciembre del 95 a los 24 años se incorpora al Ejército Libertador. Su superior, el Mayor General José Manuel Capote Sosa, nacido en Bayamo el 16 de septiembre de 1842, se había incorporado a la revolución el 13 de octubre del 68 junto con Luis Figueredo en la región de Holguín.

EL GENERAL CAPOTE A CUYAS ÓRDENES SIRVIÓ EL CUBANO

DOMINICANO FAUSTINO SIRVÉN

Participó Capote de inmediato en la toma de Bayamo (del 18 al 20 de octubre de 1868) sirviendo a las órdenes del Mayor General Máximo Gómez y combatió en Naranjo-Mojacasabe (febrero 2, 1874) donde fue herido y en la batalla de las Guásimas, del 15 al 19 de marzo de aquel año. Sobresale la figura de José Manuel Capote, en Guáimaro el 3 de enero del año 76 y en Las Tunas en marzo de aquel año. También forma parte de las tropas que toman Guisa en ese año tan duro para las fuerzas insurrectas. No podía José Manuel Capote estar ausente cuando comienza la Guerra Chiquita pero fue capturado por los españoles y, como José Maceo y tantos otros, pasaría a las prisiones de Chafarinas.

En la Guerra del 95 Capote se alzó desde el primer día en la zona entre Cauto el Paso y Bayamo, incorporándose a las fuerzas del General Bartolomé Masó, en Corralillo, cerca de Guisa.

El 12 de marzo de 1895 atacó a una columna enemiga, y el primero de abril (1895) sostuvo un combate en los Moscones.

El primero de junio, Capote al frente de unos 100 hombres, se unió a Gómez en Las Tunas. Luego Gómez cruzaría el Río Jobabo, en dirección a Camagüey, para iniciar la Campaña Circular, en cuya primera etapa participó José Manuel Capote.

Toma parte José Manuel en los combates de Altagracia (junio 14, 1895), la Ceja (junio 16, 1895), el Mulato (19 de junio de aquel año en el que se le unen las tropas del Coronel Victoriano Garzón y San Jerónimo tres días después, regresando a Las Tunas el primero de julio; cumpliendo órdenes de Gómez.

El bayamés Capote resultó herido en el combate de Sao Claro el 11 de agosto del 95 pero con estas acciones numerosas contribuyó a que la columna invasora, bajo el mando del Mayor General Antonio Maceo, pasara la trocha de Júcaro a Morón.

Participa en los ataques a Guáimaro que se realizan del 18 al 28 de octubre de 1896, en los que interviene el médico Faustino Sirven y en el de Jiguaní el 12 de marzo del siguiente año; así como los de las Tunas del 28 al 30 de agosto y el de Guisa el 28 de noviembre. Meses después formó parte en el asalto a Bayamo el 28 de abril de 1898.

Sigue combatiendo sin descanso José Manuel Capote Sosa que llegaría a ocupar el grado de mayor general, cuando toma los poblados de San Miguel, Maniabón y Puerto Padre.

El 24 de junio de 1898, durante el sitio a Santiago de Cuba, embarcó este distinguido bayamés con sus tropas por Aserradero, cerca de la ciudad, para desembarcar en la playa de Siboney, participando en el combate de Auras, el último de la guerra.

CUBANO-AMERICANOS EN NUESTRAS

GUERRAS INDEPENDENTISTAS

Francisco Carrillo Morales nació en San Juan de los Remedios, Las Villas, el 4 de octubre de 1851. Cuando Las Villas se alzaron en 1869 se incorporó al Ejército Libertador en las fuerzas del Mayor General Salomé Hernández de quien hemos hablado en esta obra. Posteriormente marchó con las tropas villareñas a Camagüey. En el campamento de Jimaguayú del Mayor General Ignacio Agramonte, el 10 de mayo de 1873, en la víspera de su caída Agramonte, le entregó al entonces Capitán Carrillo un revólver como estímulo por haber obtenido las mejores calificaciones en la academia que él dirigía.

Subordinado ahora al nuevo jefe de Camagüey, el Mayor General Máximo Gómez, se destacó Carrillo el 28 de septiembre de 1873 en el ataque a Santa Cruz del Sur. Fue herido en el segundo combate de Jimaguayú. Participó en las acciones de la Sacra, Palo Seco y las Guásimas sobre las que hemos hablado en distintas páginas de este libro. Pasó a Las Villas y se unió a las fuerzas del entonces teniente coronel Francisco Jiménez atacando, al frente de 30 hombres el fuerte Tetuán, cerca de Remedios. Carrillo Morales recibió una herida en el combate de Nuevas de Jobosí el 28 de noviembre de 1876. Participó en el combate de Aguada del Tinglado y luego del Pacto de Zanjón tomó parte en la Guerra Chiquita. En esta etapa libró las acciones de Ingenio Viejo, Caraballo, e Itabo, Juan de Vera, Pesquero y Sabanas Nuevas de Jobosí; y en noviembre (1879) tuvo un encuentro con tropas españolas en Sabana de Pedro Barba, cerca de Zulueta.

Mencionaremos ahora el dato de más interés personal de este hombre que llegó a alcanzar en el Ejército Libertador el grado de mayor general.

Al capitular en la Guerra Chiquita, el 30 de septiembre de 1880, marchó a los Estados Unidos donde residió durante 12 años y obtuvo la ciudadanía norteamericana. Al regresar a Cuba en 1892, se incorporó a los trabajos conspirativos convirtiéndose en uno de los principales organizadores de la Guerra del 95. Precisamente en la mañana del 24 de febrero fue detenido en Remedios y remitido a la fortaleza de la Cabaña. El gobierno de Estados Unidos reclamó su expatriación por su condición de ciudadano norteamericano. Salió hacia Estados Unidos el 30 de mayo de aquel año. Regresó al frente de la expedición del vapor Horsa, junto con el entonces General de Brigada José María Aguirre. Se dirigió a la provincia de Camagüey donde le ordenaron pasar a la provincia oriental en la que tuvo la oportunidad de combatir en Holguín y las Tunas. Auxilió con su tropa al cuarto viaje del vapor Dauntless, que, bajo el mando de Miguel Betancourt Guerra, desembarcó por el río Hondo en el límite entre Trinidad y Cienfuegos.

Este incansable batallador participó en el combate de Paso de las Lamas donde murió el General Serafín Sánchez (18 de noviembre 1896). Carrillo fue herido. Después atacaba Mayajigua y luego libró el combate de Arroyo Blanco el 3 de diciembre de 1897 y el de las Delicias.

El 9 de abril de 1898 Francisco Carrillo fue enviado a Cayo Hueso donde debía coordinar con el alto mando norteamericano las acciones relativas a la intervención de éste en la guerra. Cumplida la misión Carrillo regresó a Cuba el 12 de mayo de 1898 para seguir combatiendo. Su última acción de guerra fue la entrada a Mayajigua el 21 de agosto de 1898. Sobrevivió en las tres guerras que participo y en la república ocupó cargos electivos en Las Villas. Se convirtió en el Vicepresidente de la República durante la presidencia de Alfredo Zayas de 1921 a 1925. Murió en La Habana el 11 de noviembre de 1926.

(Continuará la semana próxima)

Temas similares…

LIBRE EN LA MESA

LIBRE EN LA MESA

Por María C. Rodríguez Locrio de Chuleta Ahumada Ingredientes 1 Libra de chuleta ahumada de cerdo, cortada en piezas...

Pedro Pan de California

Pedro Pan de California

 Por Arturo Bueno Sin pretender llenar vacíos personales que las ausencias provocan, aspiramos a revivir aquellas...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish