CUBA: “CASTILLO” DE DRÁCULA HABITADO POR VAMPIROS

Written by Roberto Cazorla

16 de febrero de 2022

Que en un país en el que la gente muere de hambre, de Sida, del Covid.19, etc. que  para

sobrevivir tenga que recibir dinero del exterior, presuma de que la venta de sangre y órganos humanos son una de sus más rentables divisas, merece que arda por los cuatro costados.

No me sorprende lo publicado en ciertos medios digitales referente a que Cuba, no es aquella isla que Cristóbal Colón consideró como: “La isla más bella que ojos humanos vieron”, sino una réplica del castillo de Drácula habitado por vampiros que se han enriquecido (aún más), con algo tan bajo ruin y perverso, como la venta de sangre humana. Donarla es un gesto respetable mundialmente; porque en este mundo al que los comunistas han “descuaregingado”, ocurren tantas desgracias que la sangre donada puedea salvar muchas vidas. “Una cosa es con guitarra y otro con bandurria “. Crear un mercado como han hecho los H. de la G. P. cubanos, que presumen de que una de sus divisas millonarias sea las que aporta el negocio de sangre y órganos humanos; no venden los pelos púbicos de sus víctimas porque quizá no tengan tijeras ni máquina de afeitar.

Desde que surgió el sistema más espeluznante llamado comunismo; una de las crueldades reconocida (nunca por los comunistas capitalistas) es la imperante en los países de régimen estalinista. Una de sus divisas millonarias fue y es la venta de sangre y órganos humanos. Cuando escribo esta “Espuela”, China sigue siendo el país en el que más inocentes se fusilan. No dejará de hacerlo porque es enormemente productivo. Lo han convertido en otra industria. ¿Puede un humano estar tan vacío de vísceras para llegar a esos límites? ¡Claro! ¡Los comunistas que están pudriendo el planeta! Lo llaman su “Oro Rojo”. La venden como si fuera un “trapiche” de guarapo de caña. Es un escándalo tremebundo para los que respetan los Derechos Humanos. Pero el mundo de pérfidos magnates de la prostituída Unión Europea (cogollo del que brota el pus que está soltando el mundo por todos sus poros).

Lo que se ha publicado al respecto, nos hace creer que estamos leyendo un cuento del autor más terrorífico que haya existido. En solo un año la dictadura cubana se ha embolsado 34,5 millones de dólares con la venta de plasma sanguíneo. Lo dice la “Organización no Gubernamental Archivo Cuba”. Resulta otro de los negocios más inmorales y asquerosos, y que no pretenden mantener en silencio, porque lo hacen desde hace décadas. Jamás le dicen al donante “normal” hacia dónde va su sangre.

PLENO SIGLO XXII

María Werlau, directora ejecutiva del Archivo Cuba, con sede en Puerto Rico, expuso a la Agencia de Prensa Efe.; “Esta organización tiene como misión principal documentar casos de muertes ocasionadas por el Estado cubano a lo largo de su historia, pero desde hace un tiempo se ha dedicado también a la “esclavitud moderna”. Por ello hemos enviado un informe a la relatora especial de Naciones Unidos sobre la Trata de Personas”. ¡Pobre señora! Otra ingenua que cree que los organismos internacionales se interesan por las desgracias del pueblo cubano.

María Grazia Gianmarinario, visitó la isla donde presentó un trabajo relacionado con los múltiples dispositivos estatales de tráfico humano a gran escala que mantiene el gobierno cubano. Todavía está esperando respuesta.

Werlau, ciudadana estadounidense de origen cubano, afirmó: “Los datos oficiales publicados por Cuba señalan que la mayor parte de los ingresos estatales se deriva de los trabajadores temporales que el país envía al extranjero, pero estas estadísticas no reflejan otros ingresos procedentes de la explotación humana”. Y añadió: “Como ejemplo el trabajo de los presos los donantes de sangre o partes del cuerpo –órganos o glándulas- para un negocio que gestiona el Estado; los estudiantes que realizan trabajos agrícolas obligatorios y las considerables remesas que envían los emigrantes forzosos”.

Sucede en una isla caribeña en pleno siglo XXI, la que han convertido en el castillo de Drácula habitado por vampiros. En las puertas de Estados Unidos, la ex primera potencia mundial, y “¡no pasa na de na!”.

Que en un país en el que la gente muere de hambre, sin medicinas, que si respira por la herida es por lo que recibe de Estados Unidos, país que los comunistas que pusieron en el altar al asqueroso y pestilente Fidel Castro, siguen considerado culpable de todos los males del planeta. ¡Cuán hipócrita es el mundo! 

La donación de sangre es fomentada por el matrimonio “Raulina y Canela Fina”, según el matemático cubano Luis Madiedo, programador de sistemas escolares en Miami. Fue donante de sangre durante 23 años. “Al principio me buscaban en carro y me regresaban a casa, pero en el “período especial”, la crisis económica de los 90 en Cuba. Eso se acabó, y tenía que ir en bicicleta, lo cual no es recomendable”, dijo a la Agencia EFE. Declaró que, según los dictadores, las misiones eran “un buen ejemplo a seguir”. “Otra forma de tráfico humano, es el negocio asqueroso que se ha montado la dictadura con la exportación de médicos con contratos leoninos es un negocio jugoso para el desgobierno, ya que el Estado se queda con más de la mitad de los salarios. Pero los dictadores son tan mal nacidos que presumen diciendo que: “se trata de una iniciativa “voluntaria”. Ellos, asesinos que no le perdonan la vida ni a un aura tiñosa.

LOS MEJORES CLIENTES

“La esclavitud y venta de sangre para financiar la dictadura, desde brigadas médicas y de marinos a la venta de sangre, el castrismo ha comerciado durante muchas décadas con el trabajo y la vida de los cubanos para nutrir sus arcas en bancos suizos”, sostiene la periodista Susana Gavina.

En pocos meses, la isla “vampírica” perdía el 85% de su comercio exterior y el PIB se contraía en un 35% obligándolos a intensificar el comercio de exterior de algunos de sus productos estrella como la sangre y derivados, sin el conocimiento de los donantes. Los pobres cubanos que, en vez de sangre les corre por sus venas lejía o agua de  lluvia estancada con gusarapos. ¿Se puede ser más cínico? ¿De qué está hecho el resto del mundo que no tiene en cuenta semejante crimen? ¡Nos habrán transformado en un planeta de simios y no nos hemos enterado?

La primera venta de sangre documentada por los Archivos de Cuba, tuvo lugar en 1964, señalándose como destinatario a Canadá. Comercio que permanece y que ha conseguido un volumen de ingresos importante para las arcas de los dictadores. Según la ONG entre 1993 y 2019 la dictadura había recibido más de 800 millones de dólares por la venta de sangre. Según sus datos, el mejor año habría sido 2011, ingresando 63 millones de dólares; los peores fueron 2008, con 14 millones de dólares. Los mejores clientes son Rusia, Irán, Venezuela, Brasil, Argentina y Ecuador.

¿Cómo se puede hacer fortuna con la poca sangre que le queda a un pueblo en el que, excepto los mandatarios, está rozando la leucemia, disecado, carente de glóbulos hasta parecerse a un pueblo de fantasmas?

Los cubanos tienen que donar desde los centros de trabajos obligados por los Comités de Defensa (nidos de ratas libidinosas); los que realizan el servicio militar. Es obligatorio. También para los presos. Cuando los dictadores tienen una necesidad imperiosa utilizan guaguas para recolectar sangre en las cárceles como si fuera agua putrefacta de las alcantarillas. Eso es poco para lo que tendría que decir sobre tan trágica realidad en una época en que se siembra calabaza en la luna.

Temas similares…

Dos décadas sin María Félix

Este año se conmemora el 20 aniversario del fallecimiento de la reconocida actriz mexicana María Félix, quien dejó una...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish