CRISTÓBAL COLÓN Y LA “HISTORIA GENERAL DE CUBA”

Written by Libre Online

6 de octubre de 2021

Por Víctor Hugo Tamayo. (1917)

Para conmemorar fecha tan memorable como la del descubrimiento de América, he sido comisionado  para la celebración de una entrevista con el Dr. Alfredo Zayas y Alfonso, el eminente cubano autor de la “Historia de Cuba”, próxima a editarse.

Nunca, en efecto, podría hallarse mejor oportunidad que la presente para que, al tratar de exaltar la figura del marino genovés que acometiera y diera cima a la más asombrosa de las hazañas realizadas por el hombre en todos los tiempos, aprovecharemos todas las referencias que ya teníamos de que en la “Historia de Cuba”, del Dr. Alfredo Zayas había, en el capítulo que sobre Cristobal Colón trataba, datos interesantísimos y de gran valor histórico por las aclaraciones que ellos realizaban en puntos muy discutidos en largas controversias, como aquellos referentes a la patria del descubridor del continente americano, a su linaje, profesión primitiva.

Y a la morada del Dr. Zayas nos dirigimos en tal virtud, siendo bondadosamente recibidos y atendidos por el amable hombre de las letras, quien accediendo a nuestra demanda confirmónos en el acto que no eran erradas las suposiciones que nos habían hecho encaminar hasta allí.

-De buena gana- nos dijo el Dr. Zayas a modo de exordio y con reposada voz -hubiera conmemorado yo el descubrimiento de la América por el insigne  genovés, dando comienzo ese mismo día a la impresión de mi obra “Historia General de Cuba”, donde necesariamente en su capítulo primero tengo que referirme al trascendental suceso que reveló la existencia de un continente, que abrió vasto campo a las actividades humanas, en territorios feraces y vírgenes.

Seguidamente, el Dr. Zayas entró en materia, concentrándose al extremo sobre el que le habíamos interrogado. Hay efectivamente, en su “Historia General de Cuba” datos interesantes de Cristóbal Colón.

He aquí cómo se expresó el erudito letrado:

-He podido obtener, por deferencia de un amigo, un valiosísimo ejemplar de una obra impresa en Génova en el año 1537, esto es treinta y un años después de la muerte de Cristóbal Colón, y que no obstante sus trescientos ochenta años de existencia conserva sus páginas en buen estado.

Así diciendo, el historiador puso de manifiesto ante nuestros ojos el vetusto y venerable infolio, que se titula: “Castigatissini Annali Con la Loro Copiosa Tavola della Eccelsa & Illustrissima Republi di Geneo, da fideli & aprovati Scrittori por el Reverendo Monsignor Agostino Giustiniano Genoese Vescovo di Nedio accuratamnte racoli. Opera certamente molto laudavole, a studiosi assai comoda, & conmunemente a tutti utillissima facendo por la variata delle opere chiaramente conoscere, cuanto si debba da titti riprovari el male, & constantmente procurare el benedella sua República.” o  sea en castellano: “Depuradísimos anales con su copiosa tabla de la excelsa e ilustrísima República de Génova de escritores fidedignos y aceptados, por el Reverendo Monseñor Agustín Giustiniano, Obispo Genovés de Nelio, cuidadosamente recopilado. Obra ciertamente muy laudable, bastante conveniente para los estudiosos y comunmente utilísima para todos. Haciendo por la variedad de las materias conocer claramente cuanto se debe por todos reprobar el mal, y constantemente procurar el bien de su República”.

Una vez que hubimos admirado a nuestro sabor aquella joya bibliográfica, prosiguió el Dr. Zayas:

-Cuando se ha tratado de aportar argumentos para probar que el descubridor de América vio la primera luz en Génova, suele citarse otra obra de Giustiniano que se titula “Salterio Poliglota”, publicada en 1516, por constituir una autoridad muy atendible este autor genovés de alta posición eclesiástica, de gran erudicción, y contemporáneo de Cristóbal Colón; como también se menciona generalmente a otro historiador genovés, Antonio Gallo, que reúne circunstancias análogas a las de Giustiniano. Pero no he visto citado un párrafo que a Cristóbal Colón y a su magna empresa dedica el mismo Giustiniano en la obra a que vengo refiriéndome con el valioso ejemplar en mis manos.

En su página, o mejor dicho en su foja 249, al dar cuenta del retorno a Génova de Embajadores de su Gobierno que habían estado en España, se expresa de la siguiente manera:

“Y estos embajadores hicieron relación ciertísima y fiel de la navegación de Colombo tal como había sido recientemente verificada, el cual, llamado por nombre propio Cristóforo, fue de padres plebeyos, como que el padre fue tejedor de paños de lana, y él fue tejedor de sedas, y no obstante ascendió a tanta gloria y a tanta dignidad cuanta haya obtenido jamás algún genovés, porque el ha sido el descubridor de la navegación que se hace de España a las Indias o sea al Mundo nuevo, y por obra suya la Religión Cristiana ha adquirido no solamente una ciudad sino un gran número de provincias, de las cuales contínuamente viene a España una gran riqueza, y él de menesteroso se ha hecho gran señor, y ha sido principio de la nobleza de su casa, y dejó un hijo, al cual los primeros y principales señores de España han tenido por buena suerte darle por mujer una de sus hijas. Y el Rey de España ha hecho a este colombo Capitán y Almirante del Mar Océano, como era Cristóbal su padre. Y Colón al morir hizo como buen patriota, porque dejó por testamento al Oficio de San Jorge la décima parte de su entradas perpétuas, aunque el predicho Oficio (no se por qué razón) no  se ha hecho cargo de ese legado, ni ha hecho gestión para tenerlo”.

En este simple párrafo- concluyó el Dr. Zayas dejando de leer- parece haber solución para varios de los puntos discutidos por los biógrafos de Colón; a saber el lugar de su nacimiento, su condición de plebeyo-que tanto se ha discutido, y que hizo exclamar a su hijo natural Fernando Colón después de haber investigado su genealogía y al convencerse de su origen humilde: “la gloria de mi padre la estimo en más que los pergaminos de ilustres prosapia -su dedicación al oficio de su padre o a uno similar. Por último, se afirma el hecho de haber legado una parte de sus derechos a la ciudad de Génova, o sea al Oficio de San Jorge, detalle importantísimo, porque si bien en el testamento otorgado en Valladolid no aparece tal legado, en tiempos no lejanos produjo acaloradas discusiones el hallazgo de un libro donde se ha pretendido que la propia mano de Colón escribió como una condición o memoria testamentaria ese legado a la Ciudad de Génova, y se ha llegado por los historiadores a considerar  apócrifa dicha escritura.

Estas manifestaciones bastaban para satisfacer nuestros deseos y dimos por terminada la entrevista, al ver comprobado que en la “Historia General de Cuba”, escrita por el Dr. Alfredo Zayas, y merced al inapreciable concurso del ejemplar de la obra de Giustiniano utilizada por el historiador cubano quedan aclarados de un modo evidente aquellos extremos que dieron lugar a tantas controversias entre los biógrafos del descrubridor de las Américas.

El Dr. Zayas nos despidió  con estas palabras:

-”Me propongo llegar hasta nuestros días en la Historia que vengo redactando, y es claro que a partir de 1886 trataré acontecimientos en muchos de los cuales he sido, no ya espectador sino actor, y tengo la seguridad de que si al referirme a los mismos aprecio con inexactitud su desarrollo, móviles y consecuencias, habrá de ser el error, de que es susceptible todo ser humano, la causa  de dicha inexactitud, y nunca el apasionamiento o el espíritu sectarios, que creo que en todos los instantes de mi vida haber sabido conservar la serenidad del espíritu necesario para no incurrir en las exageraciones y falsedades propias de aquellos sentimientos”.

Pie de foto: Dr. Alfredo Zayas y Alfonzo.

Temas similares…

MATRIMONIO INVERNAL

MATRIMONIO INVERNAL

Por J. A. Albertini,  especial para LIBRE Silencio Los pájaros se han dormido y un quedo rumor de hojas...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish