COMPAÑÍA CERVECERA INTERNACIONAL, Cerveza y Trimalta Polar

Written by Alvaro J. Alvarez

15 de noviembre de 2022

La cerveza entró en Cuba por su parte oriental, venía de contrabando desde Jamaica. No sería hasta 1762, con la toma de La Habana por los ingleses, cuando comenzó a importarse de manera legal. Con la instauración del libre comercio entraría en grandes cantidades. 

La cerveza cubana nació en 1841, cuando Juan Manuel Asbert y Calixto García (nada que ver con el famoso militar de igual nombre) empezaron a producirla en una fábrica que emplazaron en la calle San Rafael esquina a Águila, en La Habana.

 Esperaban elaborarla con el jugo de la caña de azúcar que sustituiría a la cebada europea. El intento fue un fracaso, y a partir de ese momento, los criollos se contentaron con embotellar el refrescante líquido que llegaba en 

barriles desde el exterior.

Unas 130 marcas, casi todas inglesas, se ofertaban en tabernas, cafés, bodegas e incluso en boticas. Una alemana se recomendaba para niños y mujeres en el período de lactancia. La inglesa Cabeza de Perro, era de las cervezas de mayor demanda. Allá por el 1850 la también inglesa Tennet Lager era muy popular y así surgió el dicho criollo de llamar laguer (lagre) al espumoso líquido.

Así lo estuvieron haciendo hasta que en 1883 se instaló en la ciudad matancera de Cárdenas una fábrica para producirla. No duró mucho tiempo, pero en 1888 el alza de los impuestos sobre las importaciones aconsejó a los negociantes del patio su elaboración en Cuba. Surgía así, en Puentes Grandes, La Tropical con un producto cubano, pero de baja calidad. 

No demoraría en mejorar cuando maestros cerveceros franceses y alemanes, contratados especialmente, terminaron confiriéndole a la cerveza el toque necesario.

La cerveza cubana, Tívoli, instaló su fábrica en 1901 en la Calzada de Palatino, le hacía la competencia y cosechaba también reconocimientos en el exterior. En 1958 La Tropical, con sus marcas Cristal, Tropical y Tropical 50, producía casi el 60 % de la cerveza nacional. Había otras muy populares, como Hatuey (fundada en 1927) y POLAR.

LA POLAR Y SU HISTORIA EN CUBA

Ahora nos ocuparemos de la historia de aquella cerveza con el logo del Oso Polar. La Compañía Cervecera Internacional S.A. fue fundada mediante la Escritura #69 ante el notario de La Habana el Dr. José Ramón del Cueto Sánchez, el 25 de febrero de 1911.

La primera Junta Directiva que se nombró el 23 de abril estaba integrada por: presidente, Jesús Rodríguez Bautista, vicepresidente, Manuel Otaduy; Director General, Carlos Quer Torner; Vocales, Regino Truffin, Ramón López, Martín Garín, Eusebio García, Francisco Rocaberti y José Colomé; Secretario y Abogado Consultor, Policarpo Luján.

La fábrica y la compañía en general, ocupaba extensos terrenos, en Puentes Grandes los cuales fueron adquiridos gracias a las gestiones de Regino Truffin.

Para tener una idea del espacio, comprendía las fincas San Antonio e Imperial con una medida entre ambas de 336,937 m² de superficie, cerca de 337 km².

En esa zona industrial de Puentes Grandes, estaban: dos papeleras, la Papelera de Puentes Grandes y la del Husillo, la compañía cervecera Tropical, la fábrica de gas y otras industrias, en terrenos cercanos al río Almendares se instaló la fábrica de Cerveza Polar, con la ayuda de grandes productores cerveceros de Holanda y Boston.

El domingo 27 de agosto de 1911 fue colocada la primera piedra para iniciar la construcción de los edificios de la fábrica. El padrino de la ceremonia fue Julio de Cárdenas, el alcalde de La Habana y actuó como madrina la Sra. Mina Pérez Chaumont de Truffin (recordar que este matrimonio fueron los dueños de los terrenos donde estaba el famoso cabaret Tropicana, del guajiro avileño Martín Fox). 

La Junta Directiva antes relacionada estuvo en funciones hasta el 14 de enero de 1914, siendo entonces sustituida por los siguientes: Presidente, Emeterio Zorrilla Bringas; vicepresidente, José Marimón (además era presidente del Banco Español); Vocales, Frank Steinhart (dueño de la compañía de tranvías de La Habana),

Antonio San Miguel, Bernardo Pérez, José Colomé, Armando Godoy y Diego Fernández. Secretario y Abogado Consultor el Dr. Manuel J. Manduley Tapia.

 PREFERENCIA DEL PUEBLO CUBANO

Cerveza Polar y Trimalta Polar alcanzaron sus preferencias del pueblo cubano gracias al impulso de estos dos españoles: Zorrilla y Giraudier, que además eran accionistas mayores de la Liga Cubana Profesional de Béisbol, lo que les permitió acaparar la publicidad derivada de este deporte.

Emeterio Zorrilla Bringas, nació en 1848 en Riva, municipio de Ruesca, Cantabria. Emigró a Cuba siendo todavía un niño en 1861. Con su capital cubano, en Riva financió la traída de aguas, escuelas, casas para maestros y el edificio que en la actualidad es ocupado por el Ayuntamiento. Riva le correspondió dando su nombre a la plaza del pueblo que le vio nacer.

En Cuba era dueño de la Compañía Española de Alumbrado de Gas, luego se fundió con la Spanish American Light and Power Company Consolidated, además presidente del Diario de la Marina, cofundador de la Compañía Cubana de Aviación y dueño del Central Zorrilla en Los Arabos, Matanzas.

Su residencia estaba localizada en Carlos III # 161.

En sus inicios la Compañía estableció relaciones comerciales con los fabricantes de hielo, producto este indispensable para enfriar la cerveza en aquellos tiempos en que aún no existía la refrigeración y como un recurso publicitario que le daba buenos resultados, la empresa utilizaba fichas metálicas con el emblema de la fábrica, el Oso Polar, las que entregaba, en calidad de obsequio, a los dueños de cafés, bares y cantinas que eran sus clientes habituales, para que por medio de tales fichas pudieran adquirir el hielo, sin costo alguno, en las fábricas de dicho producto.

Esta táctica hacía que aquellos comerciantes que se beneficiaban con la compra gratis mantuvieran sus preferencias por las producciones de la Polar, aunque otros fabricantes de cerveza hacían también uso del mismo recurso.

Su marca de fábrica fue registrada el 21 de agosto de 1916 por lo tanto la Polar es la segunda cerveza fundada en Cuba, si podemos considerar a La Tropical fundada en el siglo XIX y a la Hatuey en 1927.

Algo interesante, tanto los fundadores de Tropical como de Polar eran de origen cantábrico (montañés) y sus pueblos están a 35 kms. uno del otro. Pero sus fábricas estaban muy cercanas. Desde 1917 el representante de la Polar en Santiago de Cuba era el montañés Domingo Cano.

El 23 de agosto de 1920, la empresa pasó por el dolor del fallecimiento de uno de sus máximos propulsores y animadores, Emeterio Zorrilla Bringas, el presidente y un hombre excepcional. Entonces su hijo Emeterio Zorrilla Reboul pasó a la presidencia quién actuó eficazmente en el cargo hasta el 22 de enero de 1934 que fue sustituido por el Dr. Nicolás Sierra Armendaiz, pero continuó como Primer vicepresidente. 

El Segundo vicepresidente, Antonio Giraudier Ginebra; Inspector General, Dr. Pedro Basterrechea Díaz; Administrador General, Dr. Alberto Alejo Mungía (yerno de Nicolás Sierra); Vocales, María Luisa Zorrilla Reboul viuda de Soro, José María Ibargüengoitia Díaz, Mario Prada Paradelo, Antonio Giraudier Milagros, Esteban, René y Lourdes Zorilla Rocha, los hijos de Esteban Zorrilla Reboul. 

Además de prestar a la República una amplia aportación en el orden de la riqueza social y de la renta nacional, dando empleo a gran número de cubanos, poniendo en circulación un capital considerable. Tenemos que añadir el prestigio logrado en tierras extranjeras por la calidad del producto cubano exportado. 

LA POLAR EN LOS CARNAVALES

Otro renglón importante de esta Empresa Cervecera es su contribución al lucimiento de los Carnavales de La Habana, con sus elegantes carrozas de muy buen gusto que ganaron los primeros premios en Carrozas Industriales.

La Compañía obtuvo, en diversas y sucesivas épocas, premios de Exposiciones Internacionales, como diplomas y medallas de Oro, gracias a la calidad excelente de sus productos lo que ha contribuido a acreditar la famosa marca Polar en los mercados nacionales, de América y del mundo.

LA POLAR Y EL PUEBLO

Estaba en el ánimo de La Empresa, ponerse en contacto social frecuente con el pueblo cubano, con las masas populares, que en consecuencia estimaban esta marca cervecera como típicamente popular también. 

Sus amplios Jardines, dotados de varios salones típicos, arreglados y ornamentados de acuerdo con motivos regionales daban acogida entusiasta a fiestas, bailes meriendas, convenciones, almuerzos y actos sociales de diversa índole, como en sus conocidos salones Polar, el Merendero Criollo, el Patio Sevillano, la Terraza China y otros.

El Parque de Atletismo (primero en Cuba) para que los jóvenes desarrollen sus actividades deportivas. El Parque Infantil Trimalta destinado a la niñez y que debe su nombre a uno de los productos que elaboraba  la empresa y es muy conocido de jóvenes y adultos. Este parque contaba con numerosos aparatos que proporcionaban el recreo y la diversión para los niños que lo visitaban.

En 1934 se celebró en los Jardines de La Polar una fiesta auspiciada por el Sindicato de Empleados de la Empresa, que se denominó Verbena de la Paloma, con todas las características de la famosa fiesta tradicional de España, donde participaron más de 20,000 personas.

Los Jardines de la Polar eran tan famosos como los de la Tropical, aunque fueron construidos después, están situados igualmente en las márgenes del río Almendares, en un lugar junto al antiguo Parque Forestal (relacionado con la Ciudad Deportiva y la Avenida Rancho Boyeros).

A inicios de la década del 2010 los Jardines de La Polar fueron completamente cerrados al público por el peligro de derrumbe de las edificaciones que fueron abandonadas a su suerte mucho tiempo antes, aproximadamente en la década de 1990 ¡Un Logro del Comunismo!

En Cuba había cinco marcas de cerveza que producían unos 30,000 millones de litros al año.

Emilio Bacardí, el gran empresario cubano fundador de la famosa marca Bacardí, siempre decía:“el progreso de Cuba podría medirse por su consumo de cerveza”.

Al final de su historia el 14 de octubre de 1960, cuando Fidel Castro se la robó, La Empresa tenía un capital ascendente a tres millones de pesos (dólares) con alrededor de 160 accionistas y 49,785 acciones emitidas, de las cuales el 90% así como los cargos directivos estaban controlados por tres familias: los Zorrilla, con cinco familiares que poseían 15,946 acciones, los Giraudier donde tres poseían 16,455 y los Sierra donde seis de ellos poseían 16,240. 

Individualmente el principal accionista era Antonio Giraudier Ginebra con 12,554, casado con Dulce María Milagros Zorrilla, una pariente de los Zorrilla. Esteban Zorrilla Reboul (vicepresidente Primero y hermano de Emeterio) con 10,334, Gilda Rosa Sierra Álvarez con 4,877 y Nicolás Sierra Armendaiz, el último presidente de la Junta, con 4,855.

En la Empresa Polar 

laboraban 600 trabajadores. Antes de 1959, en los bares la botella de cerveza valía 20 centavos y se podía pedir la mitad por 10 centavos.

Polar: La cerveza del pueblo y el pueblo nunca se equivoca.

En la zona de Mariara, estado Carabobo muy cercano al de Aragua, estaba la fábrica Polar, propiedad de Lorenzo A. Mendoza Fleury, registrada el 14 de marzo de 1941, tres décadas después que la Polar cubana estaba en el mercado de La Isla caribeña. La diferencia de la empresa Polar venezolana fue que se dedicaron también a la producción y ventas de alimentos variados.

Aunque la venezolana copió el nombre y hasta la misma imagen del Oso Polar de la original cubana, no hubo relación entre ellas, salvo que ambas fueron robadas por comunistas.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish