CHE GUEVARA: ¡QUIÉN TE LO IBA A DECIR!

Written by Roberto Cazorla

11 de agosto de 2021

Polonia prohíbe la camiseta con la imagen del terrorista argentino que, paradójicamente, es uno de los iconos rentables en los países capitalistas; así como cualquier otro símbolo del totalitarismo. En Zaragoza (España) borran de una calle y un parque su sanguinario nombre.

Siempre he creído en Dios. Últimamente mi fe, mi esperanza, mi convencimiento de la existencia de un Dios tremendamente grandioso, se ha sentado en su trono desde el que castiga (especialmente) a los asesinos del pueblo cubano, sobre todo a partir del pasado-reciente 11 de julio. El Señor ha comenzado a pasarle factura a los verdugos que, desde hace más de 6 décadas amordazaron a más de 11 millones de cubanos que habían vivido de tal forma, que resultaban la envidia del resto de los países latinoamericanos.   

El cansancio y las protestas iniciadas pacíficamente en Cuba, al inicio de julio, nadie suponía que tendría una repercusión casi universal. En los rincones menos imaginables salieron a la calle manifestaciones de cubanos exiliados que los hay en todo el globo terráqueo, seguidos por cientos… miles de ciudadanos de diferentes nacionalidades. Por fin se encendió la mecha que todos esperábamos. Por fin (estoy casi seguro) los días de la dictadura más sanguinaria de la historia americana, tiene los días contados. “¡Calma, pueblo!”, dijo cierto político cubano.

Para mayor felicidad para los que odiamos “rabiosamente” a los comunistas (yo encabezo la lista), Dios, nos está demostrando que “a cada santo le llega su día”.

Desde el día en que al asesino Che Guevara, unas manos prodigiosas, bendecidas y que todos los cubanos de pura cepa, de haber tenido la oportunidad, las habríamos besado inmensamente agradecidos por habernos quitado de encima a semejante traidor, criminal congénito, y, para “suerte” argentino “habla porquería”.

Desde su tan ansiada muerte (al menos por quien escribe), el mundo (especialmente el estudiantil) convirtió al “milonguero” en mito universal. Llegando a crearse una industria de camisetas y decenas de objetos con la diabólica imagen de quien asesino a tantos inocentes de nuestra isla, al homófobo “hijo de la Gran Bretaña”, que creó un campo de concentración para homosexuales, jóvenes religiosos y para los que llevaban el pelo largo, así de “simple”, por puro placer.

JUAN PABLO II

El escritor cubano afincado en París (Francia) Jacobo Machover, en su libro “La cara oculta del Che”, cuenta que: “El asesino, desde el despacho que tenía en “La Cabaña”, con aire acondicionado y todo el lujo que identifica a los comunistas, invitaba a amigos intelectuales a degustar de buenos “tragos” y ricos aperitivos, con el propósito de deleitarse desde dicho lugar, cómo en el muro del patio, fusilaban a los cubanos inocentes, la gran mayoría jóvenes”. Era lo mismo que hacían los romanos cuando echaban a los supuestos culpables a los leones. Aunque resulta un pasaje en la vida del mal nacido argentino, es de los más dantescos que hemos conocido de su extensa trayectoria criminal.

Respecto a que: “a cada santo le llega su día”, parte del mundo está abriendo los ojos, se ha documentado sin apasionamiento barato, y está descubriendo que el Che era uno de los mayores asesinos nacidos en el continente americano. El declive de su memoria ha comenzado en Polonia, “donde el Gobierno ha prohibido todo tipo de propaganda comunistas y fascista, así como todo lo que resulta totalitarismo, que prohíbe (entre otras cosas) la imagen del terrorista argentino Che Guevara, que paradójicamente es uno de los iconos más rentables en los países capitalistas”.

Recordemos que Polonia fue el país más religioso que perteneció al macabro Bloque Soviético, y donde nació y vivió el que fuera el mejor Papa de nuestra era: Juan Pablo II, que nada tenía en común con el actuar putrefacto argentino comunista Francisco (alias “Panchito el rumberito”) que, si pudiera, hubiese ejercido como su compatriota el Che, que en el infierno esté. A Juan Pablo II, le siguió el sindicalista Lech Walesa, anticomunista desde sus tuétanos, y que mantuvo encendida la llama que había prendido el inolvidable Juan Pablo II: el derribo del “carcelero”Bloque Soviético, lo que no significa que el gangrenoso comunismo se haya erradicado del todo. Pero al menos Rusia tuvo que doblegarse y recibir el odio y el desprecio del 95% de los ciudadanos del mundo.

Polonia cuenta con una ministra de Igualdad que nada tiene que ver con la que en España fue nombrada a dedo por ser la amante de Pablo Iglesias, alias “El Coleta” que, cuenta con un currículo tan completo que consiste en haber sido cajera en un supermercado. La de Polonia, Elzbieta Radziszewske, según el diario británico “Telegraph”,“está empeñadísima en la prohibición de la propaganda de tipo fascista y comunista, que incluye la ropa y cualquier soporte que se puede utilizar para imágenes relacionadas con regímenes totalitarios”.

RADICALMENTE

La ley contempla penas de hasta de dos años de cárcel para quien la vulnere. ¡Desde estas páginas, nuestro aplauso al Gobierno polaco! Si los comunistas en Cuba y allí donde hayan sembrado la semilla del crimen y el odio, prohíben hasta respirar por cuenta propia, lo lógico es que, en Occidente, se les pague con la misma moneda.

Pero la “suerte” del diabólico Che sigue caminando por el deseo de los convencidos de su maldad y su odio a la humanidad. Precisamente en Zaragoza (España) el gobierno formado por los “Partido Popular”, “Ciudadanos” y “VOX”, todos de derecha, han acordado eliminar el nombre del verdugo Che Guevara de la plaza y la calle que los socialistas –comunistas había inaugurado con tanta pasión y devoción por el matón argentino. “Che Guevara, era un personaje histórico que según la formación de la derecha no debería contar con ningún reconocimiento en la ciudad”. La concejala de Cultura, Sara Fernández, dijo que “Se va a cumplir con lo comprometido y votado, dado que ha habido ya dos mociones aprobadas en el pleno para retirar el nombre del guerrillero asesino de la vía pública”.

Volviendo a Polonia, el eurodiputado y experto en la historia de su país Wojciech Roszkowski explicó que “el comunismo fue un sistema terrible, asesino, que costó millones de vidas. Fue muy similar al nacional-socialismo y no hay ninguna razón para tratar de forma diferente a ambos sistemas y sus símbolos. Su exaltación tiene que ser prohibida. La imagen del terrorista argentino Che Guevara, es un típico ejercicio de hipocresía izquierdista que tanto gusta mostrar a los jovencitos que disfrutan de las comodidades del sistema capitalista, corre serio peligro en Polonia. Tenemos que cortarlo radicalmente”.

El abogado Slawomir Steinborn sostiene: “No podemos permitir tanta propaganda totalitaria, sobre todo entre los jóvenes. Hay que castigar a quienes luzcan camisetas con imágenes del “Che” o de Lenin. Basta de tanta permisividad en Occidente respecto al comunismo y el fascismo. Ellos no permiten ni una palabra que esté en desacuerdo con su ideología; paguémosle como se merecen”.

¿Qué quieren que haga? Cuando leo lo que dicen personajes como éstos, siento que me hincho de satisfacción y mi deseo de que arrasen con los comunistas crece tanto que no cabe entre el cielo y la tierra.

Temas similares…

El ayer que vive

El ayer que vive

Por  Rafael Soto Paz (1953) La alcaldía de Banes en 1911. Esta fotografía es del año 1911. En ella aparece...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish