CARTA A MI MADRE EN EL CIELO

Written by Esteban Fernández

7 de julio de 2021

Mami: Al llegar a USA inmediatamente me uní a los más recalcitrantes e intransigentes de los exiliados. Derrocar al castrismo por la fuerza era la única solución y, al mismo tiempo, llegué a la conclusión de que “enviar un solo peso o visitar a la Isla era una traición”.

No solamente una traición a Cuba sino a mis “hermanos de lucha”. Y, desde luego, eso era lo mismo que me había inculcado mi padre al yo salir.

Las cartas desesperadas tuyas queriendo saber “dónde yo estaba” me conmovían y arribaban tres o cuatro meses después de haber sido enviadas.

Las misivas me llegaban -a través de intermediarios- a Fort Knox y Fort Jackson donde yo entrenaba para desembarcar en Cuba, a la casa de Carlos Zárraga, me llegaban a la Casa de Seguridad del JURE donde aprendía telegrafía, a las montañas de Puerto Rico, o al Barco Madre Venus, a la Base Naval Las Calderas en Santo Domingo donde estaba detenido.

Mis respuestas eran confusas y tardías -porque muy tarde las recibía- y a veces ni papel ni sobre ni sellos tenía. Al mismo tiempo tenía que mentirles, o esconderles donde estaba y cuales eras mis verdaderas intenciones libertarias.

Mientras a mi pueblo llegaban fotos de jóvenes en Universidades, vestidos de peloteros, retratados junto a carros deportivos, y visitantes, yo no podía ni debía enviarles fotos junto a los guajiros del Escambray los capitanes Vicente Méndez y Edel Montiel.

Las cartas de mi padre eran de apoyo total y decía cosas como: “Dondequiera que estés yo sé que estás cumpliendo con tu deber de buen cubano”. Le envié las visas y papi nunca quiso salir de allí.

Mientras tanto, las tuyas, mi sufrida y adorada madre, si bien no eran de quejas me decías invariablemente: “¡Por aquí estuvo fulanito, les trajo a sus padres ropas, alimentos, medicinas, ese sí es un buen hijo!”

Es decir, que él que no le había tirado ni un hollejo de naranja al régimen “era un gran hijo” y yo que estaba dispuesto a jugarme la vida por salvar a Cuba no lo era. Y quizás eso era cierto.

Durante Camarioca mi amigo Jorge Riopedre trató de sacarlos de Cuba, y a través del Mariel Milton Sorí hizo lo mismo, pero ustedes no salieron. Quede muy claro para tí que el régimen asesino JAMÁS me hubiera permitido visitar a la Isla.

Después de abandonar la lucha beligerante, fui a California y desde allí seguí en contacto con los más aguerridos de los combatientes. Se reunieron en mi entorno los valientes y violentos muchachos de La Juventud Cubana de Los Ángeles para fajarnos constantemente con los castro-comunistas locales.

Para mis amigos y para mí siguió siempre siendo un pecado capital visitar Cuba y hasta enviar un simple centavo a la Isla. Esa actitud ha sido eterna de mi parte y tu sabes fue un pedido de mi padre.

Yo pensaba que cuando Cuba fuera libre -habiendo recibido la causa mi humilde cooperación- me podría sentar contigo por horas para brindarte una convincente explicación. Pero falleciste antes.

Sólo quisiera que esta carta -empapada en lágrimas- pudiera llegar hasta el Cielo, hasta donde tú estés, la leyeras y en tu inmensa bondad aceptaras las razones patrioticas que motivaron mi actitud que tanto te hizo sufrir.

Pero, que conste, mami, que no me arrepiento de nada, mi lucha por derrocar a la tiranía es mi mayor orgullo en la vida y sigo firmemente creyendo que la única solución es a través de las armas.

Tuyo, Esteban de Jesús.

Temas similares…

LA GRATITUD

El jueves 28, estuvimos celebrando el Día de Acción de Gracias, 233 años después que el primer mandatario en la...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish