Carlos Manuel de Céspedes: De Yara a San Lorenzo

Written by Enrique Ros*

19 de marzo de 2024

La Lealtad y la perfidia. 

El brigadier de Cambute. El Médico de Jiguaní

Esta obra aporta datos concretos sobre actos, algunos censurables; los más, admirables, de los hombres que participaron en aquella gloriosa gesta.

1877: un año que mal comienza 

(II de III)

SEDICIÓN DE 

SANTA RITA. 

MAYO 11 DE 1877

La sedición se basó, fundamentalmente, en la crisis que había producido Lagunas de Varona cuando, por la renuncia del Mayor General Gómez a la jefatura de Las Villas, el gobierno de Estrada Palma designó al Mayor General Vicente García para ocupar ese cargo.

Vicente García tuvo la intención de marchar a ocupar esa posición pero luego desistió y se dirigió a Santa Rita organizando un grupo de jefes y oficiales presidido por el Mayor General José Miguel Barreto, y decidió desconocer los poderes constitucionales de la República, separar a Estrada Palma de la presidencia y disolver la Cámara de Representantes. Trataron de poner en práctica un programa de reformas políticas. Esta situación produjo la frustración final del gobierno para llevar a cabo la guerra a occidente y apresuró la descomposición de las filas revolucionarias.

Mayo (1877) es un mes en que las fuerzas orientales no descansan. Vuelve Crombet el 17 de aquel mes a luchar en Brazo Fuerte en un fuerte combate donde pierde la vida su segundo al mando, el Coronel Agustín Vilton. El 12, Juan Rius Rivera había tomado el poblado de Santa Rosalía, cerca de Gibara, apoderándose de gran cantidad de vituallas, armamentos y municiones. El 22 será el entonces Brigadier Antonio Maceo quien organiza en Los Indios, en las proximidades de Moa, una emboscada ocasionándole varias bajas a las fuerzas enemiga, y el 28 ataca a las tropas españolas en Piloto en las inmediaciones de San Luis, operación que repite al día siguiente.

Al mismo tiempo, tiene Martínez Campos que enfrentarse, también, a los ataques de Roloff, Pancho Jiménez, Serafín Sánchez, Maestre y otros en Las Villas. Sustituirá a Armiñán el Teniente General Luis Pendergast que tomaba posesión del cargo el 5 de julio de aquel año 1877 quien dispone que “todos los individuos avecindados que cuenten de 20 a 50 años pasarán a alistarse en la prevención de voluntarios”. Pero el mando de Pendergast en Las Villas fue de muy corta duración. El 7 del mes siguiente lo sustituía, por pasar al Estado Mayor General del General en Jefe, el Sub-Inspector de Artillería Cayetano Figueroa .

En octubre combate Antonio Maceo en Piloto; el primero de noviembre (1877) Vicente García se enfrenta, y derrota, en El Salvial a una columna que ataca a su campamento, y el 10 vuelve a defender su campamento en La Gallina, en las cercanías de Las Tunas. Las fuerzas de Flor Crombet combatirán, una vez más, en El Cobre el 28 de noviembre y en Baire el 7 de diciembre.

Desde Guá, en noviembre de 1877 el Coronel Bartolomé Masó escribe nuevamente al General Modesto Díaz lamentando la descomposición que ha causado en las filas mambisas la traición de Bello: “No es extraño que después de tantas presentaciones y decepciones producidas por el terror que introdujeron en sus filas y en todas sus zonas el malhadado Bello, con la siniestra intención de ver destruido por completo la obra de todos los buenos patriotas, edificada a costa de nueve años de lucha incesante… no es extraño que la fuerza a que aludo se presentara bajo el aspecto tan poco favorable y halagüeño”.

El 30 de noviembre de 1877 concluyéndose “uno de los más funestos años para la revolución de Cuba”, Máximo Gómez anota, desolado, en su Diario de Campaña: “Dispersión de la gente que me acompaña. Me quedo solo”.

Al comenzar el año 1878, pocos continúan luchando. El 28 de enero Antonio Maceo ocupa un convoy español cerca de Palma Soriano. Al día siguiente ataca a una columna enemiga. En febrero ataca en la Llanada de Juan Mulato a la columna del batallón Cazadores de Madrid comandada por el Teniente Coronel Ramón Cabezas, quien muere en lucha personal con el capitán cubano Valentín Consuegra. El Teniente Coronel José Maceo sostiene un combate en Tibisí contra la columna española del Teniente Coronel Hermógenes González quien muere en la acción. Otro que sigue combatiendo, en aquellos dos primeros meses de negociaciones y presentaciones, es el brigadier José de Jesús Pérez.

Comienza febrero. El día primero llega el Dr. Bravo Sentíes al campamento del Gral. Vicente García para informarle que “el Presidente aguarda al Gral. Gómez para seguir marcha a este lugar”.

Si a José de Jesús se le ha impuesto la tarea de marchar junto a Bravo Sentíes es correcto asumir que venía, junto a éste, del campamento del Presidente cuando el Dr. Bravo le comunica al Gral. García que Estrada Palma y el Gral. Gómez vienen a verlo.

Algún adversario hace circular rumores sin fundamento sobre la participación de José de Jesús Pérez en el “movimiento político-social” inspirado por el General Vicente García. Así, el crédulo Salvador Cisneros le escribe al Coronel Bartolomé Masó en septiembre 16 de 1877, que “se me ha informado que el Dr. Bravo y el Brigadier Pérez, secundados por el Padre Odio tratan de hacer un movimiento y esto puede dar por resultado nuestra desunión”.

En lo que se refiere al Brigadier Pérez, la afirmación es completamente falsa.

El Brigadier José de Jesús Pérez no había participado en la lamentable pugna que había separado a estos grandes hombres. Marcha, cumpliendo la obligación que le han impuesto de controlar la innata rebeldía de Bravo Senties, junto a éste en busca del Gral. Modesto Díaz.

No hay documentación fidedigna que pruebe que José de Jesús, el abnegado jefe de la Brigada de Cambute, haya participado en los penosos conflictos que al comenzar aquel año 1878 mantienen en pugna a las más altas figuras de la Revolución de Yara.

Comienza 1878 con varios encuentros. El 9 fuerzas del entonces Teniente Coronel José Maceo se enfrentan en Tibisií, como ya dijimos, a un batallón del Regimiento de Reus, comandado por el Teniente Coronel Hermógenes González. Veamos qué sucedió en este encuentro.

El Teniente Coronel José Maceo, con una hábil maniobra de franqueo le hizo cambiar de ruta desviándolo hacia unos tupidos maniguales haciéndole un certero fuego contra su vanguardia, al tiempo que cargaba contra el centro de la columna, a la que causó muchas bajas, entre ellas su jefe. El cadáver del jefe español recibió honores militares por parte de los insurrectos.

El día anterior las tropas que comanda el Brigadier José de Jesús Pérez que avanzaban por las márgenes del Río Bayamo se habían enfrentado a la Brigada de Bayamo en el palenque del mismo nombre.

El 5 de febrero llega el gobierno al campamento de Vicente García. Formadas las fuerzas el presidente Estrada Palma les habló confirmándole la resolución, tomada, de ponerse él al frente del ejército nombrando al Gral. Gómez Secretario de la Guerra.

Temas similares…

LIBRE EN LA MESA. GALLO PINTO

LIBRE EN LA MESA. GALLO PINTO

Por María C. Rodríguez  GALLO PINTO Ingredientes ¼ taza de margarina 2 cucharadas de ajo picado ½ taza de cebolla...

0 comentarios

Enviar un comentario