Carlos Manuel de Céspedes: De Yara a San Lorenzo

Written by Enrique Ros*

27 de febrero de 2024

La Lealtad y la perfidia. 

El brigadier de Cambute. El Médico de Jiguaní

Presidencia de Spotorno y Estrada Palma

(IV de V)

MUERE HENRY REED 

(EL INGLESITO)

Nombra Jovellar al Brigadier Manuel Armiñán en la Comandancia General de Las Villas “pidiendo la cooperación de todos para terminar la insurrección” y solicitando “la cooperación de todos para lograr la extinción del bandolerismo”. Como respuesta hubo un ataque de una fuerza insurrecta en el batey del Ingenio Regla, a muy poca distancia del Fuerte Zaragoza, precisamente en los días en que llegaba a dicha zona el propio Jovellar. Mantendría Jovellar como Segundo Cabo al General Calleja.

El 4 de aquel mes de agosto moría, en las cercanías de Yagua-ramas, enfrentándose a la guerrilla del Orden y fuerzas de Tormes Alba, Henry Reeve, el Inglesito. Así describe un historiador español a este combatiente:

“El famoso cabecilla de los rebeldes, Enrique Reeve, conocido como “el inglesito” que había conquistado gran renombre por su temerario valor y arrojo a pesar de tener inutilizada una pierna. Fue traído su cadáver a Las Villas, donde se le tuvo expuesto al público en un Departamento del Hospital Militar. Era dicho cabecilla de sólo 25 a 28 años de edad, de estatura baja, lampiño, de cutis muy blanco, estaba vestido con saco y chaleco blancos, botines nuevos y polainas, llevaba un buen reloj y una faja a la cintura y tenia en su cuerpo, además de un balazo en las sienes y una cuchillada en la cabeza, que fue lo que produjo su muerte, muchas cicatrices de heridas anteriores y una herida abierta en la ingle, que era la que le impedía el uso de una pierna”. 

ELECCIONES DE 

DIPUTADOS. ESTRADA PALMA PRESIDENTE

Relata un historiador:

“Muchos de los que habían participado en la Cámara habían muerto cuando se reunió nuevamente la Cámara el 20 de marzo de 1876:

Honorato del Castillo, Pedro María Agüero, Eduardo Agramonte, Rafael Castellanos, Ignacio Agramonte, Fernando Fornaris, Miguel Jerónimo Gutiérrez, Antonio Lorda, Tranquilino Valdés, Arcadio García, Alejandro del Río, Antonio Hurtado del Valle, Luis Ayestarán y Rafael Morales.

Ahora la integraban hombres como Miguel Bravo Senties, Pablo Beola, Fernando Figueredo y José Henríquez Collazo por Oriente, Salvador Cisneros Betancourt, Antonio Aguilar Varona, Miguel Betancourt Guerra y Francisco Sánchez Betancourt por Camagüey y, por Las Villas, Juan Bautista Spotorno, Eduardo Machado, Marcos García y Manuel Piña; y por Occidente Francisco La Rúa, José Aurelio Pérez, Luis Victoriano Betancourt y Federico Betancourt”.

Maceo continuaba combatiendo en Oriente; Gómez en Las Villas. Spotorno convoca a las elecciones de diputado cuyos miembros habrán de elegir al Presidente en Propiedad de la República. El 20 de marzo (1876) en la finca Matilde resultan electos por Oriente, Miguel Bravo Senties, Fernando Figueredo, Pablo Beola, Enríquez Collado. Por Camagüey, Cisneros Betancourt, Augusto Varona, Miguel Betancourt Guerra y Francisco Sánchez Betancourt.

Por Las Villas, Spotorno, Eduardo Machado, Marcos García y Manuel Pina. Occidente elegirá a Francisco La Rúa, Aurelio Ferrer, Luis Victoriano Betancourt y Federico Betancourt.

De los que habían respaldado al General Vicente García en Lagunas de Varona, sólo el Dr. Miguel Bravo y Sentíes resultó electo como representante a la Cámara, organismo que se reúne por primera vez, aquel 20 de marzo. Nueve días después elegía, para sustituir a Spotorno, a Tomás Estrada Palma como Presidente en Propiedad.

Había sido necesario, primero, aprobar una proposición por la que se declaraba vacante la Presidencia, con lo que quedaba destituido el patricio Francisco Vicente Aguilera (que continuaba en los Estados Unidos) de su cargo de vicepresidente.

Estrada Palma resultaba electo presidente de la República en Armas por once votos contra dos. Spotorno, que estuvo siempre consciente de su interinatura, volvía a ser, como antes, un representante a la Cámara.

España reacciona. Terminada la guerra civil en la península vuelve a mirar hacia la isla. Se le envía -vuelvo a citar al español Pirala- los refuerzos que necesita. En Oriente, Sabas Marín intensifica las operaciones, mientras en el Departamento Central continúa batallando el brigadier Federico Esponda.

El nuevo presidente designaría al coronel Francisco La Rúa como Secretario de Guerra, y al Teniente Coronel Ramón Roa, Secretario de Relaciones Exteriores.

El 5 de octubre ha salido hacia Oriente el presidente Estrada Palma y, a los pocos momentos, informan al General Máximo Gómez que una comisión compuesta de los coroneles Antonio Bello y Jaime Santiesteban y el Capitán J. Rivero, acompañados de Esteban de Varona agente secreto cubano de Manzanillo y del práctico José del Carmen Castellanos, venían de Santa Cruz en busca del presidente Estrada Palma.

El coronel Bello había celebrado distintas entrevistas con militares españoles de alta graduación: el general Alfonso del Cortejo, y los brigadieres Antonio Dabán y Bonanza. Bello había comunicado al presidente Estrada Palma de tales entrevistas solicitando autorización para trasladarse a la residencia del gobierno que, en esos momentos, se encontraba en Camagüey. Estrada Palma, sin responder a la petición, dio instrucciones a Gómez de proceder al arresto de Bello y de cualesquiera de sus acompañantes si eran contactados.

El general Gómez sale al encuentro de la comisión, y cuando sabe que el objeto de ésta era tratar de paz sin independencia, la arresta y sigue viaje hasta alcanzar al presidente. Esteban de Varona era reincidente en las proposiciones de paz. Ya antes, desde el Fuerte de Gerona, había mediado en las proposiciones del general español Sabas Marín que se le hicieron al General Calixto García pocos días antes del combate en que éste caía herido.

El presidente recibió a los comisionados y al confirmar la misión que los traía, ordenó al General Gómez que los condujera, presos, al cuartel general para que fueran juzgados con arreglo a las leyes de la república.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario