Carlos Manuel de Céspedes: De Yara a San Lorenzo

Written by Enrique Ros*

24 de octubre de 2023

La Lealtad y la perfidia. 

El brigadier de Cambute. El Médico de Jiguaní

Destitución de Céspedes 

(V de XI)

El primero de septiembre llega el Marqués de Santa Lucía al campamento. Pocas horas antes había pasado Jesús Pérez a saludarlo. El martes 9 se aleja el Marqués. Así lo consigna Carlos Manuel de Céspedes:

“Martes 9. Se marcharon el Marqués y Machado. Dicese que aquí estuvieron induciendo a Barreto para que no siguiera en la Secretaría de la Guerra, y a mis amigos para que me aconsejasen que renunciara a la Presidencia; porque nadie me quería en Cuba. ¡Ay,  pobre de mí, y yo que a todos los quiero!”.

En el campo cubano Máximo Gómez va marchando hacia Camagüey y Las Villas (1873). Céspedes formaba su nuevo gabinete del que queda excluido Lucas Castillo por estar enfermo, pasando el Dr. Bravo Sentíes a desempeñar la Secretaría de Estado y el General José Miguel Barreto, venezolano, a la Secretaría de Guerra (septiembre 1873). Días después, en Bijagual, finca abandonada junto a la confluencia de dos ríos, en el camino de Baire, los diputados discuten la deposición de Céspedes.

Cada día le llegan nuevos rumores, “seguramente el Presidente de la Cámara debe ponerlos”.

Con fecha 26 de septiembre -no sabe que un barco, el Virginius, está al partir nuevamente hacia Cuba- le informa Francisco a su suegro como ha quedado constituido el Cuerpo Legislativo: Presidente, Salvador Cisneros; Secretario, Eduardo Machado; Representantes: Tomás Estrada, Fernando Fornaris, Jesús Rodríguez, Luis V. Betancourt y Ramón Trujillo. Ve “el horizonte muy lleno de nubarrones” y teme “que haya un gran conflicto cuya consecuencia la sufrirá el país; porque aunque hasta ahora no se ha tratado de la deposición del Presidente Céspedes, la alharaca sigue… todo es chisme e intriga”.

LOS PASOS PREVIOS

Temprano en la mañana del 10 de abril de 1869, en un ambiente de franca camaradería en la primera sesión quedaba la isla dividida en cuatro estados: “Oriente, El Camagüey, Las Villas y Occidente. La Cámara constará de 25 miembros. El estado de Oriente enviará 10, y cinco cada uno de los otros. Pero los votos de los representantes de Camagüey, Las Villas y Occidente valdrán doble que los de los orientales”. “De esta manera, Céspedes y sus amigos quedan en franca minoría”. “La carta fundamental aprobada contiene todos los resortes necesarios para obligar al presidente  someterse al régimen democrático”. Afirmación expresada por Pánfilo de Camacho, uno de los historiadores más críticos del Presidente Céspedes.

Los diputados van marchando de una población a otra. El 12 de mayo están en Berrocal. Para el 4 de julio tiene su residencia en el Ingenio Sabanilla, cerca de un caserío de Sibanicú. El 26 de julio Victoriano Betancourt, Ramón Pérez Trujillo y Rafael Morales pasan a formar parte de la Cámara junto con Luis Ayestarán, amigo de estos últimos. En agosto los cuatro diputados por Occidente ratifican la Constitución. En octubre la Cámara se ha trasladado a Sabanilla, en diciembre está en Palo Quemado. Surgen diferencias con Manuel de Quesada, General en Jefe del Ejército. Quesada quería mayor independencia para el poder militar; la Cámara consideraba que tal planteamiento dañaría el sistema democrático implantado en Guáimaro.

Han pasado unos días y el 14 de enero (1870) ingresan como diputados por el estado de Camagüey Eduardo Agramonte y Miguel Fortún en los puestos que han desempeñado Francisco Sánchez Betancourt e Ignacio Agramonte. El 24 de febrero, cuando sesionan en Palmar de Guáimaro, la Cámara aprueba una trascendental modificación al texto constitucional: crea el cargo de Vicepresidente de la República, quien debe asumir el Poder Ejecutivo, interinamente, hasta que la Cámara designe al nuevo presidente. Comienzan a darse otros pasos que conducirán al enfrentamiento de los diputados con el presidente de la República. El 28 de febrero los diputados Antonio Lorda y Rafael Morales cesan sus cargos en la Cámara y, ese día la Cámara acuerda recesar hasta el 10 de abril. Para el 4 de junio la Cámara se encuentra reunida en Santa Ana y al día siguiente acuerda que en las “Graves Cuestiones”, el quorum será, por los menos de diez miembros, en lugar de los siete que antes habían señalado. Recordemos que de acuerdo a la Constitución de Guáimaro la Cámara constaría de 25 miembros.

Ya se está hablando de la deposición del Presidente.

El 7 de enero de 1871 los diputados, junto a los Generales Roloff y Casanova, se unen en Maravillas de Porcayo y deciden que se celebren elecciones generales el 15 de marzo en todo el territorio de la República. Para el 4 de abril han muerto los diputados Luis Ayestarán, Arcadio García y Miguel Jerónimo Gutiérrez. En enero de 1872 muere Rafael Morales, crítico severo de Céspedes.

Las elecciones de diputados del 15 de marzo del 71 fueron suspendidas.

Estamos en enero de 1872. Vienen algunos representantes a reunirse en Monte Oscuro para deponer al Presidente pero se les informa que no pueden reunirse sin el quorum que establece la Constitución. Y el 3 de abril se encuentran en Tartajó y vuelven a modificar la Constitución de Guáimaro: la Cámara se compondrá ahora, de 16 miembros. Por tanto en lo sucesivo el quorum estará constituido por 9 diputados, pero el 13, sesionando en Colorado de Mayarí vuelven a modificar el texto constitucional y resuelven y confirman que, a falta del Presidente y del Vicepresidente de la República, el Presidente de la Cámara ocupará el cargo. Pero a esa importantísima sesión, sólo concurren siete representantes. No han logrado quorum. El Presidente Céspedes no acepta que pueda modificarse la Constitución designando un Vicepresidente en una sesión que no contaba con el quorum necesario. La Cámara acuerda nombrar Mayor General a un prestigioso militar pero ha tomado esa decisión con la presencia de sólo seis diputados. Es decir, de nuevo sin quorum. La Cámara está de hecho disuelta.

Se fija una nueva fecha: el 15 de junio de 1873 en Bayamo pero no será hasta el 25 de septiembre que llegan a Guinea de Arroyón de Jiguaní los diputados Pérez Trujillo y Betancourt para ponerle fin a la inacción del cuerpo legislativo desde mayo de 1872.

Para facilitar el quorum han expulsado de su seno a los diputados Zambrana y Peña porque se han trasladado al extranjero sin la autorización de la Cámara. Menos número de diputados exige un menor quorum. Ya, confiados, marchan los diputados a Bijagual con impresionante número de fuerzas militares para deponer al Presidente.

CAMINO DE BIJAGUAL

Céspedes conoce que ya se ha tramado su deposición. El 24 de septiembre visita el campamento donde se encuentran los diputados a la Cámara: “por lo que entreví, a pesar de la cordialidad aparente, algo indudablemente se trama. Trato de hacer mi renuncia, porque no quiero que se me veje innecesariamente, pero para no atropellar los acontecimientos no la tendré más que preparada y sólo la premiaré cuando vea que están resueltos a deponerme”.

Sabe el Presidente que los diputados no descansan en su intención de aislarlo: “Dicen que la Cámara trata de anular los grados que yo he dado, entre ellos, los de García, Pérez, Maestre, González Flores y otros que se reputan amigos míos”, anota el viernes 26 de septiembre.

Todos saben que se trama la deposición del Presidente, pero sus amigos, muy pocos, le ofrecen muestras de solidaridad.

Temas similares…

UN MILAGRO SOBRE EL MAR

UN MILAGRO SOBRE EL MAR

Por José D. Cablí (1937) Key West se vistió de júbilo para conmemorar la realización de uno de los acontecimientos...

0 comentarios

Enviar un comentario