Carlos Manuel de Céspedes: De Yara a San Lorenzo

Written by Enrique Ros*

18 de abril de 2023

La Lealtad y la perfidia. 

El brigadier de Cambute. El Médico de Jiguaní

Esta obra aporta datos concretos sobre actos, algunos censurables; los más, admirables, de los hombres que participaron en aquella gloriosa gesta.

Cambios en los mandos militares

(III de X)

SU REGRESO A CUBA

A su regreso a Cuba se establece en Trinidad donde, desde octubre de 1868, organiza la sublevación y prepara militarmente a los hombres comprometidos a respaldar el alzamiento de la Demajagua.

El 6 de febrero de 1869 ya tenía establecido su campamento en la Macagua, Sierra de Siguanea. Un mes después era nombrado jefe de la División de las Villas, con grado de Mayor General. El 21 de abril toma la ciudad de Trinidad.

El 27 de junio da a conocer un manifiesto dirigido a los hacendados cubanos llamando a la guerra de exterminio, mediante la tea incendiaria contra las propiedades de los criollos que apoyaban a España. Tan exitosa fue la aplicación de la tea incendiaria que le valió a Federico el sobrenombre de «General Candela». Aquel mismo año librará los combates de Calagán, Cabaiguán y el Caguajal.

El 4 de abril de 1870 lo nombran Jefe del Estado Mayor General del Ejército de Liberación y días después, el 21, era designado para sustituir al Mayor General Ignacio Agramonte quien había renunciado al cargo de jefe de la División de Camagüey. Fernández Cavada es el primer cubano en poner en práctica la idea de la invasión a occidente que luego Máximo Gómez llevará a efecto y, posteriormente, en la Guerra de Independencia la efectuará el Mayor General Antonio Maceo.

En junio ordena realizar otro intento de invasión a occidente junto con el entonces Coronel Bernabé (Bembeta) Varona pero se ve obligado a renunciar a su alta posición por discrepancias con los camagüeyanos que no querían estar subordinados a un jefe que no fuera de su propia provincia.

Con el mismo cargo de jefe del Estado Mayor General del Ejército de Liberación continuó Fernández Cavada demostrando su capacidad como estratega militar operando en las regiones de Remedios y Sancti Spiritus.

En 1871 la Cámara le aprueba su solicitud de viajar a los Estados Unidos para, por sus buenas relaciones, organizar nuevas expediciones. Marcha hacia la costa norte de Camagüey y, ya en Cayo Cruz, delatado, es sorprendido el 30 de junio de aquel año por una patrulla española. Conducido a Nuevitas es fusilado el primero de julio.

Sería Fernández Cavada el tercero, y último de los que ostentarían el cargo de General en Jefe creado por la Constitución de Guáimaro, ninguno de los cuales pudo ejercitar a plenitud esa función por el regionalismo y la oposición de muchos a concederle tanto poder a un solo hombre.

José de Jesús sigue combatiendo con intensidad. El 21 de agosto (1869) pone “en fuga una sección de infantería enemiga” después de hacerles “unas cuantas bajas”.

Junto al Brigadier Pérez se encuentra el santiaguero Camilo Sánchez que el propio 21 de agosto de 1869, siendo ya Comandante, ha rechazado el ataque enemigo a su campamento. Días después, el 11 de septiembre, formando aún parte de la División Cuba, atacará un convoy español que se movía entre Santa Rita y el Ingenio Burenes.

El 24 de febrero de 1870 se crea por el Poder Legislativo el cargo de Vicepresidente de la República para el que fue designado, por unanimidad de votos, Francisco Vicente Aguilera. Pero en esa misma sesión se tomó otro acuerdo unánime por el que quedaba especificado que las facultades concedidas al presidente por la ley del 21 de abril de 1869 que le autorizaban a tomar las medidas que creyeran necesarias le impedían autorizar aquéllas que se considerasen inconstitucionales. Se hacía patente el distanciamiento entre los legisladores y el Poder Ejecutivo.

Ya en marzo se ha hecho de público conocimiento la promoción de los más altos oficiales de las fuerzas insurrectas. En la edición de “El Cubano Libre”, periódico oficial de la República de Cuba, aparece la confirmación del grado de Coronel de José de Jesús Pérez.

CAMBIOS EN EL GOBIERNO ESPAÑOL

Mientras, en España un movimiento militar depone a la Reina Isabel II. El gobierno provisional del que pronto el General Juan Prim sería primer ministro alentó por muy breve tiempo la esperanza de una mejor comprensión de la metrópoli al derecho a la independencia del cubano.

Juan Prim, el ahora jefe de gobierno, había establecido una cordial amistad con Carlos Manuel de Céspedes en Barcelona cuando el futuro Padre de la Patria cubana era un estudiante y Prim iniciaba su inquieta vida política siendo ya diputado a las Cortes. Barcelona era, entonces, centro de perturbación en las luchas dinásticas de aquel reino. Juan D. Prim se familiarizará con los problemas antillanos al ser designado en 1847, gobernador de Puerto Rico, y al pasar por La Habana, años después, comandando fuerzas españolas con destino a México.

Su breve gobierno (Prim murió el 30 de diciembre de 1870 víctima de un atentado) en nada modifica la política española hacia Cuba.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario