¡BLANCA ROSA GIL!

Written by Esteban Fernández

13 de diciembre de 2022

Mi madre tenía muy pocos gustos: Tener nuestra casa impecablemente limpia, atender a mi padre, a mi hermano y a mí, visitar a su inmensa familia Gómez y una vez a la semana ir a ver las vidrieras alrededor del parque, sin comprar nada.

No iba a la playa, ni al cine, ni a un baile. En la época buena económicamente de “Prío presidente” papi le puso una muchacha para que la ayudara y mami trabajaba más que ella. El viejo se burlaba diciéndole: “Ana, un día llego de la calle y me encuentro a Zaida viendo la televisión y tú limpiando”.

Entonces cuando algo le gustaba tratábamos de complacerla, y le encantaba la cantante Blanca Rosa Gil… Era su delirio.

No había discos ni tocadiscos en mi hogar, sólo un radio y un televisor, y entonces ella (que siempre andaba en los quehaceres de la casa) me decía: “Cuando escuches o veas a Blanca Rosa cantar avísame y yo vengo corriendo a oírla”. Y yo la complacía.

Poco a poco logró que me encantara, y me sentaba al lado de ella a escuchar a “La Muñequita que canta”.

Una de esas veces le dije: “Mami, yo creo que “Sombras y Besos de fuego” son tus himnos nacionales” se puso seria y me dijo: “Sí, mucho mejor que Morir por la Patria es vivir”.

Y salí de Cuba, 60 años desterrado, y todavía me cuesta mucho trabajo escuchar a esta brillante cantante sin que se me nublen los ojos de lágrimas.

Cuando leo o escribo admirando la muerte de José Martí en Dos Ríos, siempre me parece escuchar la voz de mi madre diciéndome: “Chico, mejor escucha a Blanca Rosa cantando “Yo quiero verte una vez más” te la dedico”.

No sé nada de Blanca Rosa en la actualidad, si vive dentro de un mes cumple 85 años, el 26 de agosto de 1937 nació en Perico, Matanzas, esta prodigiosa muñequita.

Y si alguno de mis amigos puede comunicarse con ella, por favor, háganle saber que, en Güines, hace muchísimos años, una buena mujer, una gran madre, la adoraba.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish