Armando Alejandre, cubano y amigo de cuerpo entero

Written by Libre Online

21 de septiembre de 2022

Al llegar a nuestras manos unas anécdotas históricas de 1954 referentes al discutido enfrentamiento boxístico entre Ciro Moracén y Puppy García, resalta la figura de Armando Alejandre, representando en este caso al primero, y los aspectos de mayor interés de entonces.

Honrándonos, al reproducir aquel recuerdo, nos sentimos en el deber de resaltar la amistad y gran estima que guardamos de Armando Alejandre.

Esperando en algún momento rendirle merecido tributo a él, su esposa Margarita, con quien constituyó una familia ejemplar, su hijo del mismo nombre, que pagó con su vida al asesinato aéreo en aguas internacionales mientras rescataba a quienes intentaban escapar de la isla cautiva, sus hijas destacadas en la educación y muchos quehaceres de entrega y servicio nos remontan a aquellos tiempos de principios de exilio, de militancia desbordante. 

De Armando Alejandre sabemos que además de empresario boxístico fue concejal del municipio habanero de Marianao y dirigente Nacional del Partido Demócrata Cubano de cuando Cuba era República y hombre de conducta sin tacha. 

Al exilio llegó bien temprano. De militancia católica practicante, parte del grupo de Malta, sus edificaciones hablan de su dedicación a su empresa de construcción y en su gestión como Decano del Colegio de Periodistas de Cuba en el exilio, donde trabajó con admirable actuar hasta que la pérdida de su hijo Armando lo llevó a distintos otros escenarios en el peregrinar de gran padre y patriota. 

LIBRE al publicar esta crónica histórica boxística rinde tributo a un gran amigo de esta casa, Armando Alejandre, y a su familia en pleno, elevando nuestras plegarias por el descanso eterno de su alma.

EL REFERÉE EN LA PELEA  PUPPY-CIRO

Por Eladio Secades (1954)

Uno de los combates que más interés ha despertado entre los elementos que siguen nuestras actividades boxísticas es el de Ciro Moracén y Puppy García, señalado para el miércoles día 29 de 1954 en el Palacio de los Deportes. 

La rápida ascensión del noqueador del Vedado hacia los planos estelares creó expectación en torno a un posible encuentro contra el monarca de la categoría y durante largos meses el público ha esperado impaciente la firma de ese bout que dejará aclarado quién es quién en la categoría pluma.

Ciro Moracén ostenta el campeonato nacional de las 126 libras desde hace seis años, cuando derrotó a Diego Sosa para arrebatarle el fajín, y en todo ese tiempo se ha mantenido invencible. 

Ciro no pierde un combate en los últimos siete años y tiene cuatro decisiones sobre Diego Sosa y ha vencido también a Luis Galvani, además de contar con tres éxitos frente a Lino García, hermano de Puppy y que también ostentó el cinturón de los plumas. A pesar de ese récord maravilloso, de ser monarca de su división y de tratarse de un peleador que lleva una vida ordenada dentro y fuera de las actividades atléticas, Ciro no ha recibido jamás el espaldarazo de la popularidad.  

En marcado contraste, Puppy García se convirtió en ídolo de los aficionados apenas en sus primeros meses de actuación. La razón podía buscarse en el estilo de cada uno. Ciro es cauteloso, científico, hábil. Puppy, impetuoso, sensacional, y sus encuentros llevaban, sobre todo al principio, un sello sangriento y dramático.

La carrera de Puppy ha ido en vertiginoso ascenso, pero Ciro Moracén ha estado esperándole pacientemente. Cuando el pupilo de Higinio Ruiz acabó con toda oposición, el público comenzó a pedir el pleito entre Puppy y Ciro Moracén y después de reiteradas entrevistas, se llegó a un acuerdo para montar el espectáculo el miércoles 29, a fin de evadir el compromiso que las dos empresas boxísticas han contraído con la televisión.

El señalamiento no es precisamente para eliminar de modo radical la TV.  En opinión de Armando Alejandre manager de Moracén, no habría reparos en brindar el bout   a través de la pantalla mágica, siempre y cuando la planta abone una cantidad de dinero que justifique el riesgo que corren de ver reducida la recaudación oficial en el coliseo de Paseo y Mar.

Como los contratos de la TV con las empresas de boxeo para los programas sabatinos están firmados bajo una norma establecida, al montarse un miércoles este bout de Moracén y Puppy queda excluído, pero a reserva de que las empresas televisoras accedan a realizar otro tipo de negociación.

DOS ASPECTOS DE MAYOR INTERÉS

Los dos aspectos de mayor interés en el proceso de organización de este programa del miércoles 29 radican en la TV y en la selección de los oficiales que actuarán en el bout Puppy-Ciro. Al referirse a este último tópico, Armando Alejandre insiste en tono convencido: «No me gusta crear problemas y respeto las disposiciones de la Comisión Nacional de Boxeo; pero en esta oportunidad voy a plantear un problema que considero de justicia. Le pediré al comisionado Ernesto Azua que nombre el referée; y los jueces con cuarenta y ocho horas de anticipación a la pelea a fin de discutir si son realmente aptos para una pelea de esa trascendencia».

 Hace una pausa en la conversación y continúa: «Yo no mencionaré nombres, porque no es mi propósito lastimar a alguien, pero todos sabemos que últimamente se han producido muchas decisiones erróneas, y sería penoso que en un bout de esta categoría surgiesen problemas por una equivocación de los oficiales. Por eso considero que debe hacerse una excepción y discutirse con los managers de ambos peleadores los jueces que en definitiva serán utilizados».

LOS TRIUNFOS BOXÍSTICOS

Alejandre, que fue exitoso promotor de boxeo, ha estado dirigiendo a Ciro Moracén desde hace ocho años, cuando vino a La Habana después de los triunfos sensacionales, aunque fugaces de Wilfredo Mayet.

En todo ese tiempo el oriental ha realizado una labor formidable. como lo demuestra el hecho de no haber perdido una sola pelea en Cuba y de tener sólo dos derrotas en el extranjero.

Sonny León aparece con una de ellas, pero ya Ciro le había vencido en Venezuela y muchos cronistas estimaron que también mereció el triunfo en la revancha.

Su otro conquistador fue el californiano Davi Gallardo, frente a quien perdió en México, dándole una ventaja de nueve libras. Aquí, hace pocas semanas, volvió a batirse contra Gallardo y a pesar de haberle dade también una ventaja inhumana, le sacó ventaja a juicio de muchos, aunque el veredicto oficial fue tablas.

El poco peso de Moracén ha sido uno de sus principales obstáculos en el boxeo. Pesa demasiado como “bantam weight” y muy poco como “feather”. En la pelea contra Gallardo hizo 122 y el día 29 hará, más o menos, ese peso.

 Su otro punto nebuloso ha sido desde hace años su brazo derecho, aunque últimamente ha evidenciado gran mejoría. 

Ciro sufrió un desprendimiento del brazo derecho y esto le convirtió en un peleador de una sola mano.No obstante, en sus más recientes salidas ha manejado mejor esa mano, y al referirse a la mejoría, Alejandre explica: «Ciro ha estado bajo tratamiento. El doctor Oscar Romero le puso un plan y ahora está mejor que nunca. No se extrañen si derriba a Puppy con la derecha».

Algunos se han preguntado por qué en la pelea no se discute el título que posee Moracén, y la respuesta de Alejandre aclara el aparente misterio: «Nosotros estábamos dispuestos a que Ciro defendiera el título, pero Puppy García e Higinio Ruiz no quisieron llegar a un acuerdo con nosotros en cuanto al dinero. Si era por el título, Moracén tenía lógicamente que llevar la mejor parte, y los contratos se firmaron al 23 por ciento para cada uno. Por eso no se discute el título y es a diez rounds».

Temas similares…

El grito de Yara

El grito de Yara

Para conmemorar la efeméride del 10 de octubre de 1868 vamos a publicar este relato poco conocido del coronel José...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish