Ana Fernández: una pedagoga que educó desde la vida

Written by Libre Online

2 de mayo de 2023

“¿Qué más bienes ni riquezas 

que el saber y la virtud?”

Anita Fernández

¡Qué agradable resultó para los cienfuegueros la inauguración de dos nuevas instituciones culturales: la Escuela de Formación Emergente de Maestros Primarios y la Escuela Provincial de Instructores de Arte! ¡Gracias a todos aquellos que colaboraron en estas obras! 

Como señaló la prensa local de la Escuela Provincial de Instructores de Arte “tiene sus raíces allá en el año 1927 cuando comenzó a funcionar como Sociedad Benefactora Anita Fernández, nombre muy querido por los cienfuegueros por ser símbolo de nobleza, desprendimiento y entrega al prójimo”. “¿Qué lindo es constatar que el primer lugar donde la fe y las culturas se abrazan es en el campo del humanismo y qué mejor reconocimiento para esta mujer tan humana que la restauración y colocación de su escultura en el patio central del plantel?.

Por feliz coincidencia para todos, el 27 de septiembre es la festividad de San Vicente de Paul quien marcó la espiritualidad de Anita Fernández viviendo hasta su muerte lo que este gran santo repetía: «La caridad está sobre cualquier otra clase de reglas, y a ella debe ajustarse todo lo demás».

Sin dudas que Anita Fernández disfruta desde la gloria el que “…niños y jóvenes tengan acceso al arte, como un medio por el fomento del gusto estético y un complemento vital a nuestra espiritualidad”.

EDUCAR DESDE LA VIDA

“La virtud y el estudio son las fuentes que mitigan del mundo el sinsabor virtud y estudio y hallaréis presentes la dicha y el amor”. Ana Fernández.

1848

8 marzo. Nace Ana Antonia Fernández Velasco en la finquita «La Caridad» a una legua de Villaclara». Se crió en la calle Juan Bautista 11, hoy Luis Estévez.

10 mayo. Es bautizada en la Parroquia de Santa Clara por Pbro. Rafael José de Torres.

Su primera maestra fue la extraordinaria mujer Nicolasa Pedraza y Bonachea que supo preparar a la generación del 69 que secundó el levantamiento en “El Cafetal”, barrio de Manicaragua. A su muerte Anita escribió:

A aquella que a pensar nos ha enseñado

un recuerdo sencillo, salpicado

con el llanto infantil que derramamos.

Anita asiste también al colegio “La Unión” dirigido por Carlos Vasseur y Sofía Agüero.

1865

7 junio. Recibe «Diploma de Socia Facultativa de la sección de Literatura» concedido por la «Sociedad Filarmónica de Villaclara».

1867

6 junio. Se publica en «El Telégrafo» su poema «A un arroyo».

1868

Enero. Participa en la recaudación de fondos para la construcción de una nueva iglesia parroquial. 

10 octubre. Anita y su familia apoyan el movimiento.

Participa en la Sexta Conferencia Nacional de Beneficencia y Corrección que dio como fruto la Asociación Protectora de la Niñez, en la que funge como secretaria permanente.

1909

Forma parte de la redacción de la revista «El Álbum de las Damas».

1910

Al desaparecer el Colegio Santa Teresa de Jesús, Anita se dedica a la alfabetización de mujeres para que pudieran aspirar a las nuevas fuentes de trabajo que por entonces se abrían. Además, prepara a las jóvenes para que ingresen en la Escuela de Enfermeras.

1912

12 mayo. La Cámara de Representantes, para reconocer sus servicios revolucionarios y educativos cuando ya la enfermedad y sus 63 años le impedían dedicarse a la labor educativa, votó en su favor una pensión de mil doscientos pesos anuales.

7 agosto. Por suscripción popular se le otorga la escritura pública de la casa de Argüelles 268; posteriormente se traslada para Cristina 75, casa que ofrece para que allí se instale la escuela de Marsillán y presta así un nuevo servicio a la causa de la educación popular. Entonces se muda a San Luis 35 y finalmente fue a vivir en San Fernando 286 entre Cid y O’Donell, hoy Ave. 54 N° 4514.

1915

30 diciembre. Se constituye en su hogar el “Comité de Damas” con el objetivo de construir en el Paseo de Vives y Zaldo, por suscripción popular, el Monumento a los mártires de la Independencia fusilados en la Playa de Marsillán, entre los que se encontraba el sacerdote Francisco Esquembre, el 30 de abril de 1870. Anita es nombrada Presidenta de Honor de dicho Comité juntamente con Rita Suárez del Villar.

1916

24 febrero. Recibe la Orden de Honor y Mérito de la Cruz Roja.

1917

Forma parte del Comité encargado de recolectar fondos destinados a levantar una estatua al patriota Manuel Jerónimo Gutiérrez en el Parque La Pastora de la ciudad de Santa Clara.

1921

Su salud se ve afectada por un cáncer de garganta. Ni una queja contra la voluntad divina, el continuo ocultar de sus acerbísimos dolores, produjo profunda tristeza en su semblante, pero supo del dominio apacible de la bondadosa sonrisa al recibir a un visitante, que caracterizaron su actitud, según anotara Rafaela Avello, en una de sus biografías.

21 agosto. En este estado colabora en la distribución de los fondos de la Caridad del Frontón.

1922

3 enero. Un ataque cardíaco la reduce a reposo absoluto.

18 enero. Recibe el sacramento de la Extremaunción del Pbro. Juan Antonio Salas, párroco de la Purísima Concepción.

19 enero. Su gran amigo, Mons. Manuel Ruiz, Obispo de Pinar del Río, escucha su última confesión y le da la absolución. Dulce y cristianamente se dispuso a esperar la muerte. Anita Fernández no fue monja como popularmente se cree, sino una laica ejemplar consagrada a Dios en medio del mundo, levadura de sabiduría y testigo de gracia dentro de la vida económica, política y cultural de su momento histórico.

22 enero. Falleció a la una de la tarde. El proyecto de su vida se hizo coherente con la construcción del Reino de Dios.

23 enero. Sus restos mortales fueron depositados en la Bóveda N°. 13 del Primer Patio del Cementerio Municipal de Reina.

1926

La semilla cayó en tierra buena y fructificó: como un nuevo renacer.» Anita Fernández» será el nombre del Asilo para niñas huérfanas que se abrirá a Villa Teresa, situada en la zona de Revientacordeles.

1927

22 mayo. Se devela un monumento a su memoria en el patio central del nuevo local del Asilo, situado en la Calzada de Dolores y Heredia, en la antigua quinta de los Avilés en el barrio de Tulipán.

1961

Se retira la escultura cuando es intervenido el Asilo. 

1982

La escultura es colocada nuevamente a la entrada del Internado Octavio García, destinado inicialmente a la atención de los niños desvalidos y después a escolares con retardo en el desarrollo síquico.

A los 129 años de su nacimiento, esta Pedagoga que educó desde la vida, continúa aconsejándonos en su poema “Ante la imagen de la Virgen”.

“Que nos miremos todos como hermanos 

en este valle de amargura y duelo, 

que nos tendamos generosas manos 

brindándonos consuelo”.

Lourdes Valdés Héctor

Instituto Secular Fraternidad 

“Jésus Caritas”

Enviado por  Pedro León López 

Spokane, WA.

Temas similares…

El entierro del enterrador

El entierro del enterrador

Capítulo VIII Por J. A. Albertini, especial para LIBRE Felipito con un fósforo enciende la lámpara de querosene....

0 comentarios

Enviar un comentario