Ana de Armas, la Marilyn Monroe Latina

Written by Libre Online

24 de agosto de 2022

Por Nora Cifuentes.

INTUICIÓN CUBANO-ESPAÑOLA

Ana Celia de Armas Caso, conocida artísticamente como Ana de Armas, nació en La Habana (Cuba) el 30 de abril de 1988, aunque se crió en Santa Cruz del Norte. Sus padres son Ramón de Armas y Ana Caso, y tiene un hermano llamado Javier.

A Ana le tocó crecer, de hecho, en el periodo especial de Cuba, tras el colapso de la Unión Soviética: “se iba la luz, comíamos huevo frito, arroz y, algunas veces, pollito” recuerda en declaraciones a la revista Mujer Hoy.

Y es que, tal y como explica en entrevista con Vanity Fair: “Vivíamos sin lujos, con lo básico”. Eso sí, recuerda con cariño esa infancia: “tuve mucha libertad”, confiesa, y dice que vivía “con las rodillas sangrando” de tanto jugar en la calle con su hermano.

Sobre la situación actual de Cuba, de Armas explica que “es imposible de definir en pocas

palabras”, por lo que tiene “sentimientos encontrados”, aunque hay algo que para ella está claro: “amo mi país, mis raíces, mi cultura y estoy orgullosa de ser cubana”.

A pesar de ese amor, no dudó en emigrar al país de dónde procedían sus abuelos maternos, en cuanto cumplió la mayoría de edad: “en mi casa siempre se hablaba de España y yo veía el pasaporte rojo guardado en un cajón”, dice, ya que la actriz tiene doble nacionalidad: cubano-española.

Y es que, aunque Ana empezó a estudiar a los 14 años en la Escuela Nacional de Arte de Cuba (haciendo un enorme esfuerzo porque la distancia hasta su casa le hacía llegar a medianoche, tal y cómo contó a El País), dejó los estudios a pocos meses de finalizarlos para mudarse a Madrid.

¿El motivo? Si se graduaba, estaría obligada a realizar el Servicio Social Nacional y no podría salir de Cuba en varios años: “tuve que decidir entre tener una carrera en mis manos o irme en aquel mismo momento a buscar mi futuro, y seguí mi intuición”, dijo en entrevista con Havana Times.

DE ESPAÑA A HOLLYWOOD

De Armas ya había podido trabajar en tres proyectos como actriz mientras estudiaba: “fue lo mejor que me podría haber pasado en ese entonces”, expresó. Pero también fue algo que inclinó la balanza hacia emigrar a España: “tenía ante mis ojos a exalumnos de la escuela, ya graduados, sin trabajo o sin dinero porque tenían que hacer el servicio social”.

Al poco de

aterrizar, Ana saltó a la fama en España gracias a su papel protagonista en la exitosa serie de televisión “El Internado”, donde trabajó desde 2007 hasta 2010: “fue lo mejor que me pudo pasar nada más llegar al país”.

Posteriormente, se unió al elenco de “Hispania”, otra serie televisiva, de 2010 a 2011. También trabajó en varias películas de cine español como “Mentiras y Gordas” (2009), “El callejón” (2011), “Faraday” (2013) “Por un puñado de besos” (2014) o “Anabel” (2015).

Hasta que decidió probar suerte en Estados Unidos: “mi vida y mi carrera han sido una gran improvisación” dijo a Hollywood Reporter, “no soy la clase de persona que planifica las cosas con mucha antelación”.

Y así, de Armas llegó a aprenderse los guiones de sus primeros trabajos “fonéticamente”, debido a que no tenía el nivel suficiente de inglés, pero no quería limitarse únicamente a interpretar personajes latinos o españoles.

Su primer papel en Hollywood fue junto a Keanu Reeves en “Knock Knock” (2015). Un año después, en 2016 pudieron verla en “Exposed”, “Manos de Piedra” y “War Dogs”. En 2017, además de en “Overdrive”, alcanzó más fama internacional gracias a su papel en “Blade Runner 2049”.

Desde entonces, ha ido construyendo una carrera cada vez más sólida: “Corazón” (2018), “The Informer” (2019) “Wasp Network” (2019), “Sergio” (2020), ser una “Chica Bond” en “No Time to Day” (2021), “The Gray Man” (2022), “Deep Water” (2022) son algunos de sus trabajos más reconocidos.

UNA NUEVA MARILYN MONROE

Recientemente generaron polémica las declaraciones de Ana de Armas sobre la posibilidad de que el agente 007 cambie de género en próximos filmes: “no hay necesidad de una Bond Mujer”, dijo para The Sun, aunque le gustaría “que los papeles femeninos en las películas de la saga se creasen de manera diferente”.

Pero si hay algo que mantiene a la actriz en la cresta de la ola es su papel en “Blonde”, el biopic basado en la novela homónima de Joyce Carol Oates, que se adentra en la vida de la legendaria Marilyn Monroe y que dirige Andrew Dominik.

Ana de Armas será la encargada de encarnar a la mítica rubia: “solo tuve que hacer una única audición y Andrew me dijo ‘eres tú’, pero aun así tuve que audicionar de nuevo para todos los demás”, comentó la actriz a Vanity Fair, y así tuvieron a “una cubana interpretando a Marilyn Monroe, lo deseaba tanto…”.

A pesar de la convicción del director y del enorme parecido entre de Armas caracterizada como Monroe y la propia actriz, ha habido algunas críticas sobre su supuesto acento cubano, aunque ha sido rápidamente defendida por varias figuras de autoridad.

Marc Rosen, presidente de Authentic Brands Group, empresa propietaria del patrimonio de Marilyn Monroe, ha dicho que “Ana fue una gran elección de casting, ya que capta el glamour, la humanidad y la vulnerabilidad de Marilyn”. Y Joyce Carol Oates ha dicho a Vanity Fair que “la actriz realmente se transformó en Marilyn”.

Para Brad Pitt, coproductor del filme, “Ana está fenomenal en la película”, según dijo en Entertainment Tonight, donde afirmó que la actriz “fue clave para que el filme salga adelante” ya que, de hecho, “fue un proceso de diez años, en el que hasta que no la encontramos a ella no pudimos alcanzar la meta”.

“Blonde” se estrenará en Netflix el próximo 23 de septiembre, y Ana de Armas dice a Vogue que cree que “será una cinta difícil de asimilar y va a ser violento ver lo que tuvo que pasar hasta su muerte”.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish