ALBERTO GARZÓN: LA DEMENCIA DE UN MINISTRO NOMBRADO A DEDO

Written by Roberto Cazorla

28 de julio de 2021

“Comer mucha carne acorta la vida, además el excesivo consumo evita que salvemos el planeta”.

“Cuba es el único país modelo de consumo sostenible y tiene un desarrollo humano alto.

Lo vengo afirmando desde 2012”.

Desde que José Luis rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy y el malévolo Pedro Sánchez, cogieron el poder, los españoles viven como “La gata sobre el tejado de zinc caliente”. Como el “desgobierno” comunista que sufre España, lo forma una retahíla de incapacitados, un grupo de ministros que no saben dónde están parados, pero que son amigos enchufados. Pedro Sánchez se ha sacada de la manga una serie de ministerios que jamás habían existido, entre ellos el de Igualdad, presidido por la pareja del retorcido Pablo Iglesias, Irene Montero que cuando habla, lanza sapos y culebras contra todo el que no piense como ella. Comunista sin piedad, analfabeta, pues lo único que hizo antes de meterla el marido en la política, fue trabajar de cajera en un supermercado. Otro que también se las trae es el “niñato” Alberto Garzón, del partido “Izquierda Unida”, o sea comunistas hasta los tuétanos. A este, Sánchez le nombró ministro de Consumo, que no había existido. Por el estilo es el total de los que forman el siniestro gobierno encabezado por Pedro Sánchez, alias “Frankenstein”.

Este ministro de los timbales, ha provocado un terremoto diciendo barbaridades que solamente existen en Cuba y el resto de países comunistas de la América bananera. Asumió el cargo de ministro hace año y medio, protagonizando las portadas de diarios y los “trending topic”de Twitter por las barbaridades que dice, y por demostrar que, si él es ministro, yo soy comadrón. Su última-reciente bufonada ha sido: “Comer carne acorta la vida, además el excesivo consumo evita que salvemos el planeta”. Pero en su boda, no hace tanto, en el bufet aparecía tremendo bistec de solomillo (“filete” en la Cuba pre comunista). ¿Comprenden hasta donde llega la imbecilidad del “señor” ministro de Consumo? Está loco de la C. y de la cabeza. ¿Qué demonio tiene que ver comer carne con “salvar” el planeta? Ello es producto de la incultura y el desconocimiento de todos los que nos representan, siendo escasos de neuronas. Su ridícula declaración ha provocado que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas le haya salido al paso llamándole desde ridículo y surrealista, hasta no saber dónde está parado. Los españoles no se dan cuenta que es una forma de ir preparándolos para cuando les implanten el comunismo total, no les coja de sorpresa.

ESTÁN CIEGOS

La Asociación de Pequeños Agricultores y Ganaderos han mostrado su rechazo, diciendo: “Alberto Garzón se despacha con un tuit con afirmaciones de dudoso rigor científico. El ministro tiene que darse cuenta que somos un país que recibe 85 millones de turistas y exportamos importantes cantidades de carne. ¿Qué vamos a hacer entonces con los miles de millones de hectáreas que está comiendo nuestro ganado?

Los que pertenecen al sector turístico se han llevado las manos a la cabeza tras oír estas atrocidades del “niñato” carente de inteligencia. En otra de sus más memorables polémicas, fue cuando durante la incertidumbre que tenía a todo el sector turístico mordiéndose las uñas de cara a la temporada de verano, dijo barbaridades como ésta: “Tenemos un país que se ha especializado en sectores de bajo valor añadido como la hostelería y el turismo”, ignora que el sector que representa nada más que el 13% del PIB de España y genera el 12% de empleo, obligó a los componente del sector que le exigiera una disculpa y dijera que había cometido un error. Todavía estamos esperando.

El presidente de la mesa de Turismo, Juan Molas, expuso: “En una situación crítica como esta, que afrontan de la mano el turismo y la sociedad, lo menos oportuno es que una autoridad pública como el Ministro Garzón mine la imagen de uno de los principales sectores generadores de riqueza, empleo y estabilidad del país y, además, lo haga con unas afirmaciones que no se corresponden con la realidad”.

La mayoría de los españoles está ciega, no se han enterado que, como fiel comunista, Garzón pretende imponer una libreta de racionamiento como en Cuba y resto de países comunistas. Este pueblo C. no se ha enterado que, en Cuba, comer carne está prohibido, y al que cojan con un trozo de ella, va a la cárcel. El cinismo del ministro de plástico, lo ha llevado a decir atrocidades como: “Cuba es el único país modelo de consumo sostenible y tiene un desarrollo humano alto. Lo vengo afirmando desde 2012”.

 Con la entrada de dicho personaje en el Consejo de Ministros, volvió al Ejecutivo un miembro del Partido Comunista de España. Esto no ocurría desde el Gobierno de Francisco Largo Caballero (el Lenin español) en la II República.

BETSY DÍAZ

El ministro mediocre se atreve a decir sobre Cuba tan semejante disparate, precisamente en el momento en el que Cuba sufre una fuerte situación de escasez (la misma desde hace 62 años). El combustible ya no es tan fácil conseguirlo, porque desde hacía mucho tiempo, se abastecía gracias al que le enviaba el sanguinario dictador Nicolás Maduro. Pero como dice la canción: “Se le acabó su cuarto de hora”.

“El Observatorio Cubano de Derechos Humanos explica en su último informe publicado que “las políticas agropecuarias del gobierno cubano, centralizadas y estatales, impiden a los campesinos privados y cooperativos producir la oferta necesaria para la alimentación del país”. Esa es la Cuba añorada por Garzón: modelo ejemplar que desea para España. La Cuba en la que el pueblo se muere de hambre, donde la venta de productos en mal estado se ha vuelto común en las tiendas. De ahí que existan tantos brotes de enfermedades raras. “En cuanto al acceso al agua, la ONG (me río de todas) radicada en España e inscritaen la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo, cuenta que el gobierno cubano cifra en un 13% el porcentaje de la población que tiene acceso al agua potable las 24 horas. Aunque el Observatorio es más escéptico: sostiene que la cifra no llega ni al 10%”.

Betsy Díaz, ministra cubana de Comercio Interior, dijo: “El fin de la medida era regular y controlar la venta de determinadas mercancías para una distribución justa y racional. Pese a esto, el desabastecimiento que sufre la isla impide a los compradores y consumidores adquirir lo que quieran”. Pero qué H. de la Gran P. eres Betsiy Días; hace 62 años que vienen diciendo lo mismo, que bandada de cuervos sanguinarios forman los torturadores del pueblo cubano. Seguro que en tu casa sobra de todo, como en la de cada esbirro que sostienen a la dictadura más sanguinaria que haya existido en la historia americana.

Mientras Alberto Garzón y la pandilla de comunistas preparan desde la sombra una España estilo bolivariana y cubana, los 49 millones de españoles comiéndose el sustancioso material que producen sus fosas nasales.

Una vez más repito: “¡Cada pueblo tiene lo que se merece!”.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish