A 170 años del nacimiento de: FERMÍN VALDÉS DOMÍNGUEZ

Written by Libre Online

5 de julio de 2023

Por Rafael Soto Paz (1954)

El reivindicador de los estudiantes fusilados en 1871, don Fermín Valdés Domínguez, era habanero. Nació en esta ciudad —el día 10 de julio de 1853—. Aquí, un tío le enseña las primeras letras; pasa después al colegio “San Anacleto”, donde conoce a Martí. Más tarde es alumno del exquisito poeta y patriota, don Rafael María de Mendive. 

Muy temprano se despierta en él la afición a las letras redactando con José Martí “El Diablo Cojuelo” en los días de la libertad de imprenta concedida por el General Dulce. Aquellas labores le traen la prisión; trabaja en las Canteras, hasta que, casi como un deportado llega a la capital de España. Allá, cuentan que fue más que un hermano para nuestro Apóstol estableciendo con él un lazo de identificación tan poderoso que llegaría hasta la muerte. 

Con el título de médico regresa a la tierra natal hace política en el grupo más avanzado entonces: los autonomistas la única esperanza de otra reivindicación: la de la Patria. Labora en aquel valiente periódico que fuera «El Cubano», de Zambrana. Cuando el antiguo insurrecto marcha a la Corte, Valdés Domínguez asume la dirección de la hoja. El retraimiento patriótico del Partido mata el periódico. Entonces se radica en el confín más lejano de la región oriental, Baracoa. Y desde allí colabora en «El Triunfo”, que dirige Eduardo Yero, en Santiago de Cuba. 

Su propaganda rebelde encuentra en el periódico de éste, más calor: el órgano preparaba a los cubanos para la guerra. 

En 1887, un día, con conocimiento de que el hijo de Castañón va a exhumar los restos de su padre, Fermín se persona en el Cementerio y exige al deudo del antiguo director de «La Voz de Cuba» que, ante la evidencia de la criminal acusación que fuera en el 71 hecha a los estudiantes de Medicina, confesara el error cometido al calor de las pasiones políticas desenfrenadas de los días de la Revolución. Los siete jovencitos «se fueron a la eternidad puros, sin odios en sus almas de niños». 

Vuelve, luego de haber obtenido la rectificación histórica de lo infame de la acusación que hicieran años antes los Voluntarios de La Habana, a su retiro baracoense. 

En 1892 se ha fundado una nueva organización política cubana: es el Partido Revolucionario, de Martí, y éste le nombra Delegado en Baracoa, para obrar, como el sublime agitador en el extranjero, que en Cuba luchara para juntar a los que tenían fe y a los tibios, para un empeño común. 

Valdés Domínguez abandona a Cuba algún tiempo más tarde; marcha a Venezuela y sigue a Nueva York. Con el Apóstol labora en la Florida: Tampa, Ibor City, Jacksonville, Cayo Hueso abren sus brazos a los propagandistas de la independencia. Queda en el Cayo, librando entre aquellos cubanos fervorosos, la subsistencia, como médico.

Vuelan los días y en uno de ellos, Serafín Sánchez, le da la buena nueva: marcharán, con Roloff, a Cuba, donde la guerra arde ya. Y en tierra independiente comienza a actuar. Organiza la Sanidad Militar en Matanzas y en Las Villas; es Representante a la Asamblea reunida en Jimaguayú, para elegir Gobierno; se le nombra Subsecretario de Relaciones Exteriores y el resto de la dura campaña lo pasa junto al venerable Chino Viejo: es su Jefe de Despacho. 

Atiende la barahúnda de papeles sin cesar, escribe, y escribe sin descanso, acumula datos, noticias y documentos para su Diario de la Guerra, y le sobra tiempo para batirse ante las trincheras de Cascorro. Alcanza del Caudillo insigne la nota más preciada: la de valiente. Lo era de verdad. Quiso demostrarlo. Tuvo mando de fuerzas. Pero era más necesario en la tienda del Jefe del Ejército y allí lo alcanzó la paz en 1898. En los días siguientes, y luego en la República escribe en los periódicos. No tuvo cargo público de importancia; su obra estaba realizada y poco a poco fue oscureciéndose —como ha dicho Teuma— hasta morir en esta ciudad que lo vio nacer, el día 13 de junio de 1910.

A continuación, publicamos la partida de bautismo, donde viene exacto el día de su nacimiento:

“Pbro. Don Braulio Moreno. Capellán interino por S.E.I. de la Real Casa de Maternidad de María Santísima y Señor San José, en esta Siempre Fidelísima Ciudad de La Habana

“Certifico: Que en el Libro 23 de Bautismos de expósitos a fojas 88 vs. Partida número 533, se halla la siguiente:

“Lunes diez y ocho de Julio de mil ochocientos cincuenta y tres, espusieron (expusieron) en esta Casa de Maternidad de María Santísima y Señor San José, un niño al parecer blanco con un papel que decía: Nació el día diez del corriente mes, no está bautizado. Y en el acto: Yo, Dn. Francisco Bosch Coajunto por S.E. I. de la Real Casa lo bauticé solemnemente y le puse por nombre Fermín José. Fue su madrina Doña Refugio Domínguez, a quien advertí el parentesco espiritual que contrajo y lo firmé. Francisco Bosch”.

Concuerda fiel con su original. Real Casa de Maternidad.

Temas similares…

UN MILAGRO SOBRE EL MAR

UN MILAGRO SOBRE EL MAR

Por José D. Cablí (1937) Key West se vistió de júbilo para conmemorar la realización de uno de los acontecimientos...

0 comentarios

Enviar un comentario