65 AÑOS, EL MARASMO CASTRISTA VISTO POR LA PRENSA FRANCESA

9 de enero de 2024

Si las descripciones periodísticas de la realidad sociopolítica y represiva en los países que viven bajo regímenes dictatoriales y autoritarios contribuyeran, por poco que fuera, a inflexiones por no decir a quebrantamientos, hace tiempo que lo sabríamos. Las experiencias que los cubanos hemos estado viviendo desde 1959 dan fe de lo contrario. Por otra parte, el estado de opinión colectivo hace de ideologías y de vivencias por procuración el basamento de tomas de posición partidistas y políticas. Tal cual en París, supuesta meca del pensamiento donde a lo largo de más de cuatro décadas las he visto de todos los colores en la materia.

País donde el jacobinismo tiene un rescoldo omnipresente en el cacumen colectivo, en Francia es muy difícil que entre las clases pensantes los evidentes rasgos cubanos en materia de tiranía se transformen en un posicionamiento real contra el régimen de La Habana. Con tales antecedentes el dossier “Cuba una île a la dérive” publicado en el periódico Libération del pasado miércoles 3 – portada a plana completa seguida de tres páginas contentivas de cinco enjundiosos textos – fue una inusitada sorpresa. 

El tono del articulado está dado desde el principio en un subtítulo: “inflación, penuria, éxodo … en el 65° aniversario de la revolución la dictadura comunista naufraga más que siempre en el marasmo económico” (1). Desde luego que no es todo lo que hubieran podido escribir, pero es más que significativo tratándose de uno de los periódicos más izquierdizantes que existen en Europa Occidental, cuya redacción esta minada por trotskistas y maoístas impenitentes.

Hace mucho tiempo que yo he dejado de reportar este tipo de incursión en el tema cubano por parte de la prensa francesa. Encuentro que es perder el tiempo y hacérselo perder al lector de LIBRE que, enterándose, nada añadirá a su acervo. Además de concurrir mi convencimiento de que todo cambio en la isla tendrá lugar sobre el territorio nacional y con quienes viven allí. O sea que en resumen “no pasa ná” para expresarlo coloquialmente. Cuando único cuando se trata de pronunciamientos por encargo como los siete editoriales en el New York Times escritos malévolamente para que los demócratas y Barack Obama justificaran un ya decidido viaje a La Habana. Lo hago esta vez porque es inhabitual en la prensa de este país y porque hubo un editorial muy bien escrito y razonado cuyo título no puede ser más elocuente: Infierno. Para su autor los habitantes de la isla son “fantasmas en una barca a la deriva”.(1)

Laurence Cuvillier y François-Xavier Gomez contribuyeron respectivamente con “¿Cómo me arreglo para dar de comer a mi familia?” y “El marasmo sin fin de la economía del país”. La primera, en cuartilla aparte que tituló “El sistema de salud cubano, una excepción fragilizada” (1), desmonta elocuentemente uno de los mitos más caros del régimen y sus propagandistas.  Todos esos trabajos están sólidamente documentados y en el caso del de Gómez aporta el testimonio del sociólogo francés Vincent Bloch, uno de los especialistas más lúcidos que en la materia existen en este país (2).

En realidad, lo publicado por Libération viene a añadirse a otras intervenciones en la prensa escrita, en la radio y en la televisión francesas. Raras e inusuales, valga la aclaración. France 24 y France Culture plantas de televisión y radio del gobierno abrieron sus micrófonos a la propia Laurence Cuvillier y a Blandine Destremeau, una investigadora consagrada al estudio del envejecimiento poblacional en el Tercer Mundo (3). En ambos casos el dictamen presentado fue muy duro para con el Partido Comunista de Cuba, su administración y el monopolio corruptor que ejercen en todo tipo de tráficos, inversiones y negocios la militarocracia verde olivo tributaria del “raulismo” más ortodoxo.

Todos estos especialistas coinciden en definir al régimen cubano como sumido en un callejón sin salida. No se diferencian en ellos de lo que piensan los propios cubanos. Lamentablemente si los diagnósticos coinciden y son compartidos por la población cubana, el yugo que acogota a la sociedad no cede. Haciendo gala de lo único que les es consustancial reinciden en el elogio de un pasado inventado a golpe de complicidades y de nuevas tecnologías. El ejemplo más patético acaba de escenificarlo reeditando el recorrido de los barbudos, en enero de 1959, de Santiago de Cuba a La Habana.

Solo me queda esperar que hayan sido muchos mis conciudadanos leyendo y escuchando los planteamientos aquí citados. No soy optimista porque dada la actualidad dramática que se está viviendo la última de las inquietudes en Francia es la cuestión cubana. Consten comoquiera este hito con el que comenzamos en París el año 2024.

1.         traducción al español del autor

2.         La lutte, Cuba après l’effondrement de l’URSS. Vincent Block. Éditions Vendémiaire, 2018

3.         Vieillir sous la révolution cubaine. Blandine Destremau. Éditions de l’IHEAL, 2021

Temas similares…

Alejandro de Humboldt en Cuba

Alejandro de Humboldt en Cuba

Considerado “el segundo descubridor de Cuba”, el naturalista y explorador prusiano Alejandro de Humboldt (1769-1859)...

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish