“3 PATINES” – “CHICHARITO” Y GUILLERMO ÁLVAREZ GUEDES

Written by Esteban Fernández

20 de febrero de 2024

Me orinaba de la risa con “Sindulfo Vinagreta y Unga de Vaca” en “Zig Zag” y me pasaba la vida buscando la versión en español de la famosa “Reader’s Digest” para leer la sección “La Risa remedio infalible”.

Desde luego, no fueron “Selecciones” ni “Zig Zag” los que más me divirtieron sino un par de cubanos que me hicieron reír a mandíbula batiente.

Mis ídolos que lograron descuajaringarme de la risa se llamaron Leopoldo Fernández y Alberto Garrido (Vaya, “Pototo” y “Chicharito”) No, no hicieron ningún milagro, simplemente lograron hacerme desternillar de la risa y eso, en mi modo de ver las cosas, merecen sendos altares en mi iglesia de la cubanía.

Y todos mis compatriotas debemos rendirles honores al español Cástor Vispo quien nos otorgó Zig Zag y La Tremenda Corte.

En tercer lugar, Guillermo Álvarez Guedes me hizo lanzar 100 carcajadas desde que yo era chiquitico y lo veía haciendo de “borracho” cada miércoles en el Cabaret Regalías.

Y Dios bendiga y tenga cerca a Federico Piñero (el “gallego Sopeira”) por la felicidad que me causaba cuando ganaba el Almendares y hacía tocar la gaita a Julián. Gloria eterna a Rolando Ochoa y a Jesús Alvariño.

Luis Etchegoyen con todos sus personajes me llenaban de alegría: Tino Dentino, Cuquita Sabrosura, Arbogasto Pomarrosa y la inolvidable Mamacusa.

El argentino Pepe Biondi invariablemente me provocaba una risotada cada vez que decía: “¿Dónde me pongo, donde me pongo?”

¡Cuanto me reí con Violeta Vergara “Pelusa”, Lilia Lazo “Popa”, Tito Hernández “Prematura”, y la gran Mimí Cal con su “Luz María Nananina, aquí cómo todos los días”.

Y no crean que de 1959 en lo adelante la persecución castrista me amargó la vida, de eso nada, me burlaba de las marchas de milicianos por el pueblo y decía: “Allá van comiendo mierda y rompiendo zapatos”…

Me mofaba de la constante amargura de Fidel y lo llamaba “Bola de Churre”, tiraba a coña la estrafalaria y cantinflesca figura del Che con su botas sucias desabrochadas, y choteaba la pajarería de Raúl con su cola de caballo.

Temas similares…

NUESTROS HERMANOS

La isla sagrada dio más negros geniales que el continente africano en pleno. Gloria eterna al más guapo de todos...

La resignación

Estaba sentado frente a mí, dubitativo y silencioso. De pronto me miró con tristeza y dijo despaciosamente: “¡Estoy...

0 comentarios

Enviar un comentario