Viena 1938-1941: Campo de pruebas para el holocausto judío

Written by

31 de octubre de 2021

Viena (Austria), 30 oct (EFE).- (Imagen: Alejandro Giménez) La Shoá, el holocausto judío, comenzó en Viena. No sólo porque Adolf Hitler naciera en Austria, sino porque el antisemitismo de los vieneses inspiró a los propios nazis alemanes y porque aquí se diseñó y probó el modelo de deportación que se usó para el extermino de los judíos en Europa.

La apertura de la muestra «El modelo vienés de la radicalización. Austria y la Shoá» en Viena coincide con el 80 aniversario del comienzo, en octubre de 1941, de las deportaciones de judíos para ser exterminados por los nazis.
 
En Viena se conjugaron el histórico antisemistismo en la sociedad austríaca, la existencia de un movimiento pangermanista y la furia de los nazis austríacos, que habían sido perseguidos por el régimen fascista anterior a la anexión.
 
Cuando el 12 marzo de 1938 Austria fue anexionada, en medio del entusiasmo generalizado de la población, por la Alemania nazi, Viena era, con unos 200.000, la ciudad del III Reich con más habitantes judíos, incluso por encima de Berlín.
 
Unas horas después, todo el peso de las medidas antisemitas que se había ido aplicando progresivamente en Alemania en los últimos cinco años cayó de una vez sobre los judíos austríacos.
 
En febrero de 1941 se organizaron los primeros transportes de los apenas 60.000 judíos que quedaban en Viena hacia pequeñas localidades en Polonia y, tras la invasión de la Unión Soviética en verano de 1941, comenzaron las deportaciones para el exterminio.
 
La muestra, que se expone hasta diciembre en la Plaza de los Héroes de Viena, recuerda la capacidad para la radicalización de una sociedad contra el diferente para que no se olvide ni se repita nunca más.

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish