Una campaña electoral con promesas inviables y mal organizada en Irán

Written by

17 de junio de 2021

**RESTRICTIONS: NO Access Israel Media/Persian Language TV Stations Outside Iran/Strictly No Access BBC Persian/VOA Persian/Manoto-1 TV/Iran International**
 
Teherán (Irán), 16 jun (EFE).- (Imagen: Artemis Razmipour) Los candidatos presidenciales de Irán han intentado atraer este viernes a las urnas a los decepcionados ciudadanos con promesas astronómicas, durante una campaña electoral limitada por la covid-19, principalmente televisada y caótica en su organización.
CONTIENE IMÁGENES CEDIDAS POR IRIB.

Los candidatos presidenciales de Irán han intentado atraer este miércoles a las urnas a los decepcionados ciudadanos con promesas astronómicas, durante una campaña electoral limitada por la covid-19, principalmente televisada y caótica en su organización.
 
Con el fin de ganar votos y conscientes de que los ciudadanos atraviesan serios problemas económicos, los aspirantes a la Presidencia se han dedicado a prometer ayudas en muchos casos aparentemente inviables.
 
El clérigo ultraconservador y actual jefe del Poder Judicial, Ebrahim Raisí, que es el favorito, prometió un plan de construcción anual de un millón de viviendas a precios reducidos con el objetivo de animar a los jóvenes a contraer matrimonio.
 
Además de las promesas económicas, los candidatos han abogado durante la campaña por eliminar ciertas restricciones, en un país donde imperan estrictos códigos de vestimenta islámica para las mujeres, está prohibido el alcohol y muchas redes sociales están bloqueadas.
Así, el candidato moderado y exgobernador del Banco Central, Abdolnaser Hematí, prometió «eliminar las restricciones sociales impuestas a los jóvenes y las mujeres», criticando la intervención del sistema en la vida privada de la población y la censura en la música y el arte.
 
Una evidente frialdad ha dominado el ambiente electoral en estas presidenciales debido a la apatía de los ciudadanos y a que los protocolos sanitarios para controlar la pandemia de la covid-19 impidieron actos multitudinarios.
 
Los debates televisivos no tuvieron tanta audiencia como en rondas pasadas. En esta ocasión, incluso en muchas tiendas los televisores estaban apagados y uno de los comerciantes dijo que prefería «no perder el tiempo escuchando mentiras».

Temas similares…

0 comentarios

Enviar un comentario

EnglishSpanish